Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid JUEVES 15 12 2005 ABC SE DICE SE COMENTA EL EJEMPLO TRINIDAD Trinidad Jiménez se rodeó el martes pasado de periodistas, se subió en un autobús de la EMT y viajó desde Mayor a Gran Vía, pasando, según cuentan los cronistas de la Villa, por Tirso de Molina, Alcalá, Cibeles y Ferraz, para denunciar la caótica situación del tráfico del Madrid de Gallardón. Tras el baño de flashes y populismo, ya lejos de la cámaras, montó en el coche oficial que le condujo hasta el restaurante La Bodegona calle Buen Suceso esquina Álvarez de Mendizábal, y aparcó tranquilamente, carro, chófer y escolta, bajo una señal de carga y descarga durante el tiempo del almuerzo. Todo un ejemplo de civismo y movilidad en la semana de la inmovilidad ¿verdad Trinidad? LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es MADRID AL DÍA LA GUERRA IGNACIO RUIZ QUINTANO Empresa Llorente La huelga que hemos sufrido los usuarios de esta empresa desde el mes de octubre, ha llegado a límites indignantes. Después de que el pasado día 12 de diciembre no apareciera ningún autobús, ni siquiera los servicios mínimos, tengo que recordar que ha sido imposible contactar con la empresa para informarse y no tienen página web ni contestador automático. No sabemos el porqué de la huelga y la empresa ni informa ni se disculpa, aunque se haya desconvocado el paro. Por esta causa, y al no disponer de coche, he perdido algunos trabajos ocasionales y asistencia a clases obligatorias durante todas estas semanas de huelgas y retrasos ¿Qué pasará ahora con mi abono, que he pagado, y apenas he podido utilizar? Lourdes de Alba Giner IPC. Pero por otra parte, también aparece el señor Simancas exponiendo sus ingeniosas ideas acerca de las tarifas. Ya he oído de todo: desde la congelación de las tarifas, hasta la ampliación del Abono Joven hasta los 26 años. Todas ellas son medidas muy buenas, pero también son muy fáciles de aplicar cuando un partido se encuentra en la oposición. Habría que ver si, verdaderamente, una vez en el poder y viendo el coste económico que supondría para la Comunidad, Rafael Simancas llevaría a cabo estas medidas. Paloma Rango Una cárcel perdida Vuelvo a manifestar mi estupor ante la falta de iniciativa de las autoridades ante la antigua cárcel de Carabanchel, que se encuentra abandonada, y que podría tener muchos usos sociales si Ayuntamiento, Comunidad y Gobierno quisieran. Manuel Lorente PRADA Y LOS FARMACÉUTICOS Alfredo Prada acaba de recibir el título de Colegiado de Honor del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, por su apoyo a este colectivo. Todo un orgullo para el consejero de Justicia e Interior de la Comunidad, muy ligado al mundo de la Farmacia desde su más tierna infancia, ya que es hijo de farmacéutica y de médico. A vueltas con el abono Como todos los años por estas fechas, dos hechos se repiten sin que nadie ponga remedio. Por una parte, la anunciada subida de tarifas del transporte público de la Comunidad de Madrid, casi siempre- -o por lo menos, durante los últimos años- -por encima del EFE Peligro para los taxistas. Es vergonzoso que los taxistas tengan que tomar medidas de seguridad por su cuenta, porque no cuentan con ningún apoyo. Sólo cuando hay un asesinato, se pone el grito en el cielo. Al igual que en Bilbao, en Madrid los taxistas también corren mucho peligro. Tomás Sánchez DIMES Y DIRETES LA LEY DE CAPITALIDAD tamientos pierden, una vez más, a Ley de Capitalidad de el sitio en el debate político frenMadrid, asignatura pente a las Comunidades y en vigor diente que se arrastra desla Ley de Grandes Ciudades, la de hace 27 años, ya que se recoge Ley de Capitalidad suena a preen la Constitución, vuelve al primio de consolación. Barcelona, mer plano después de la aprobacon más sentido práctico, pactó ción del proyecto de ley de la CarIGNACIO en el anterior mandato municita Municipal de Barcelona por el DEL RÍO pal un texto que ya ha recibido el Consejo de Ministros. El alcalde apoyo de Zapatero y de la Generareclama, con buen criterio, que lidad. No hay que olvidar que el tripartise apruebe y se tramite parlamentariato se estrena en el salón de plenos del mente al mismo tiempo que el texto de Ayuntamiento de Barcelona. Barcelona. Volvemos de esta manera, La Carta Municipal de Barcelona tieaunque en un escenario democrático, a ne aroma de Ley de Capitalidad en la nalas Leyes Especiales de los años sesenta. ción catalana y es un paso más en el esceMadrid no ha tenido suerte en su Ley nario diseñado, que va desde lo municide Capitalidad, cuyo contenido no se ha pal pasando por lo autonómico a lo naexplicado bien, pues siempre ha latido cional. En el caso de Madrid, el momenla idea de privilegio, ni ha recibido nunto político devalúa el pronunciamiento ca el impulso del Gobierno de la Comuniconstitucional y el camino es inverso: dad, fuera del signo que fuera, que ha pasamos de la capitalidad del Estado a la mirado con desconfianza y celoso de sus condición de herencia del centralismo competencias los intentos municipales. nacional que hay que lapidar, porque esEn el actual escenario, donde los Ayun- L tamos en los funerales del modelo jacobino. La premura del Gobierno de Zapatero en aprobar la Carta de Barcelona demuestra que Madrid es una capitalidad preterida y además, que ni sabe de quién va a ser capital. El alcalde, por tanto, no sólo es justo y benéfico, como dice la Constitución de Cádiz, sino que piensa que Zapatero también lo es, lo que es ciertamente encomiable. Aunque si le echamos un poco de imaginación, ya sabe que Simancas está en ello con el programa Imagina Madrid podíamos empezar por el título de Madrid, capital de Las Castillas, ahora que el BNG ha puesto de moda la anexión de municipios, pues dada nuestra habitual chulería, nos comemos de un bocado a Castilla y León, Castilla- La Mancha y Santander, que fue nuestro puerto de mar. Y con un poco más de ambición nos proclamamos capital de las Españas de Ultramar, porque la de aquí esta en discusión. Y de rondón, nos quitamos de encima al delegado del Gobierno, que ha hecho mutis por el foro tras el procesamiento por las detenciones ilegales de los militantes del PP. Ignacio del Río Ex concejal de Urbanismo a guerra de España no es la guerra de Gila, que era un coñazo y ya va siendo hora de que se diga. La guerra de España es la guerra de Hobbes, pero con boina. (Pobre Hobbes, aspado de miedo ante el Leviatán a consecuencia del miedo que su madre había pasado cuando lo llevaba en el vientre ante la llegada de la Invencible) El español es lobo para el español. Y para seguir la guerra de España se recomienda la prensa de los años treinta: cuenta las mismas cosas que hoy, pero mucho mejor escritas. Ahora mismo- ahora mismo es una crónica de 1934- -el pueblo gallego tiene graves diferencias diplomáticas con el pueblo castellano. Se han cruzado conversaciones tirantes entre los gobernadores y los alcaldes, los diputados y los ministros, los concejales y los periodistas. Entonces, el jefe del pueblo catalán ha hecho la trascendental manifestación de que desea el triunfo de Galicia Es un quebrantamiento de la neutralidad. Resulta lamentable que no haya quien cultive entre nosotros, en el periodismo, lo que pudiéramos llamar, política nacional internacional. Cataluña, ¡se alía con Galicia! ¿Activa o sentimentalmente? ¿Le ha enviado un pelotón de escamots Esto es grave. Pero, ¿qué hace Burgos? ¿Moviliza? ¿Se conoce ya la actitud de Villanueva del Arzobispo? Y, en el caso de que estallase un conflicto, ¿se ha preocupado alguien de asegurar que Galicia continúe mandando sardinas a Madrid? Piénsese en el delegado del Gobierno, pues aquí queremos ver a aquellos gallos de marzo que cantaron escandalosos y aguerridos la gentil primavera de las Españas. En nombre de las características culturales Galicia podría anexionarse todos los restaurantes gallegos de Madrid, donde deben de quedar fuentes de pulpo a feira para algunos meses, pero ¿y sardinas? En Madrid hay miedo hobbesiano a los genios de la disgregación, que se esconden bajo los hongos de cada aldea. No- -contesta Camba- No hay cuidado de que el regionalismo gallego llegue a poner nunca en peligro la integridad de la patria. El regionalismo gallego no tiene razón de ser más que como una protesta contra esos andaluces que les llaman gallegos a aquellos que no los convidan L