Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional JUEVES 15 12 2005 ABC Buteflika, entre el rumor y el desmentido El presidente argelino está ingresado desde el 26 de noviembre en un hospital de París b El Gobierno dice que está lúcido y sigue con las riendas del poder. Es él quien decide y sigue gestionando los asuntos En la calle, la preocupación se dispara LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. No hay como el silencio para alimentar el chascarrillo popular. El Gobierno de Argelia lo sabe bien desde que el presidente Abdelaziz Buteflika fue ingresado el 26 de noviembre, hace casi tres semanas, en el hospital militar Vall de Grace de París. Desde entonces sólo se ha emitido un parte médico oficial. Fue el lunes de la semana pasada: el mandatario se recupera de una operación de úlcera de estómago. Pero ni por cantidad ni por calidad eso ha parecido suficiente para calmar las ansias de saber de la gente en la calle. Por eso, a ese parte médico oficial le han empezado a crecer añadidos y coletillas en forma de rumor. Rumores de esos que el pueblo va amoldando a sus sospechas, sus creencias, sus necesidades, sus miedos y sus manías y que los periodistas acaban viéndose obligados a contar aunque, en principio, poco se parezcan a la noticia pura y dura. Un argelino lee en la primera página de un periódico de ayer, en Argel, que Buteflika sigue gestionando los asuntos do del jefe del Estado es el presidente del Senado, en este caso Abdelkader Ben Salah, el que cubre la vacante. Pero ni Beljaden, ni el primer ministro, Ahmed Uyajia, ni el propio Ben Salah parecen por el momento dispuestos a dar un paso al frente en lo que a tomar las riendas de la república se refiere. El traslado urgente de Buteflika a París le obligó a ausentarse de la Cumbre Euromediterránea de Barcelona, a la que faltaron la mayoría de los líderes árabes aunque no todos estuvieran convalecientes como el argelino. De momento, su agenda está suspendida sine die Algunos incluso osan considerar un atrevimiento el hablar sólo de retomarla. Abdelaziz Buteflika se encuentra en su segundo periodo de cinco años como jefe de Estado de Argelia después de ser reelegido con el 84,5 por ciento de los votos en los comicios celebrados el 8 de abril de 2004. Esas presidenciales se celebraron en un tono más aperturista y menos crispado que las de 1999, pero el porcentaje final del ganador hizo que algunos analistas pusieran en tela de juicio la limpieza de las votaciones. AP Envenenado, como Arafat Butef (como se le conoce popularmente) ha sido envenenado como lo fueron anteriormente Bumedián (uno de sus antecesores) y Yaser Arafat publica el semanario Jeune Afrique, reflejando esos corrillos a pie de calle que tanto proliferan entre los argelinos. La revista se refiere también a los rumores de la muerte del jefe del Estado que saltaron a la palestra el pasado 8 de diciembre y que obtuvieron la callada oficial por respuesta. Frente a estos miedos y ansias populares el ministro de Estado, Abdelaziz Beljaden, se vio obligado a romper el silencio oficial el martes. El presidente no ha roto su contacto con las actividades del país. Es él quien decide y sigue gestionando los asuntos explicó este antiguo ministro de Exteriores y cercano colaborador de Buteflika. Según algunos medios franceses lo que en realidad ha llevado al presidente a París es un cáncer que le está devorando el aparato digestivo. Beljaden se mostró enfadado por lo que considera rumores tendenciosos sobre la salud presidencial que está ayudando a difundir la Prensa. La actividad gubernamental sigue de forma normal. La actividad de los ministros, dentro y fuera del país, continúa normalmente. Los consejos de Gobierno y los consejos interministeriales se celebran con normalidad dijo. Pero nada añadió sobre cómo evoluciona el paciente, que es lo que el pueblo realmente reclama. Respecto a su regreso, el ministro de Estado sólo dijo a preguntas de los periodistas que no tenemos fecha precisa. Son los médicos los que deciden Según la Constitución, en caso de fallecimiento o impedimento prolonga- El país se recupera de la sangrienta guerra civil que ha causado más de 150.000 muertos desde que el Frente Islámico de Salvación fuera apartado del poder por los militares, cuando la mayoría le respaldaba en las elecciones de 1990. Buteflika ha diseñado una Carta por la Paz y la Reconciliación Nacional, una especie de ley de perdón que se aprobó en septiembre por referéndum. Según el diario L Expressión, hasta 2.000 presos, casi todos inculpados por delitos de terrorismo y con penas de entre tres y diez años de cárcel, podrían verse beneficiados. Marruecos impone penas de entre siete meses y dos años a los activistas saharauis L. DE VEGA RABAT. Fueron 24 horas de sesión. Desde las diez de la mañana del martes a las diez de la mañana del miércoles. Así se ponía fin al más importante proceso judicial abierto por Marruecos contra activistas saharauis. Entre los catorce encausados hay una mujer, Aminatu Haidar (condenada a siete meses) y seis hombres, Alí Salem Tamek (ocho meses) Brahim Noumría, Larbi Messaud, Hussein Lidri, Mohamed Mutawakil (diez meses cada uno) y Hmad Hammad (dos años) considerados por Rabat como la cúpula de la Intifada saharaui Todos se encuentran en prisión preventiva en la cárcel Negra de El Aiún y no reconocen al tribunal por formar parte de las autoridades de Rabat, que ocupan desde hace 30 años el Sa- tra los agentes que le causaron una fractura en el pie. La declaración de Ahmidán ante la Policía es una de las pocas que la acusación presentó firmada por el acusado, algo que, según la defensa, se hizo bajo tortura Las demás se presentaron en el juicio sin firmar por los encausados. hara Occidental. El que tendría que estar siendo aquí juzgado es el director de la Policía dijo Noumría. La pena más dura, tres años, recayó sobre el joven Mohamed Tahlil, que se mostró el más beligerante en todas las sesiones. Tahlil provocó ayer nuevamente su expulsión de la sala cuando el juez se disponía a anunciar su pena, según han relatado a ABC algunos testigos. En nombre del Rey... dijo el magistrado en el momento en que el joven le corrigió diciendo: No, del Rey, no, en nombre de Mohamed Abdelaziz presidente saharaui y líder del Frente Polisario. Otros cinco de los acusados recibieron sentencias de dos años de cárcel. La menor de las penas, seis meses, recayó sobre Ahmidán el Ouali. Su padre ha presentado dos denuncias con- Ni detalles, ni lugares, ni testigos La defensa se quejó además de que no se presentaron testigos y de que en los informes policiales que sirvieron como prueba condenatoria no aparecían detalles como el día o los lugares en los que habían ocurrido los hechos. Los abogados llegaron a dar nombres de agentes supuestamente implicados en la represión de las manifestaciones. El caso es que, con los precedentes que hay por anteriores procesos contra saharauis, los familiares y conocidos de los prisioneros esperaban sentencias aún mayores. Los abogados defensores recurrirán las sentencias. La que consideran más injusta es la de Hammad, que en julio pasado fue detenido en la Casa de España de El Aiún.