Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 JUEVES 15 12 2005 ABC Internacional España califica de positiva la oferta de Londres pese a lograr 500 millones menos que en junio Blair concede a nuestro país prorrogar los Fondos de Cohesión hasta 2013 Unido, como presidencia semestral de la UE, presenta su nueva propuesta, que reparte pequeños regalos a los descontentos pero preserva su cheque MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, calificó ayer de paso claramente positivo la nueva propuesta presupuestaria que puso ayer sobre la mesa la presidencia británica de la UE, y que comenzarán a debatir los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre que se abre hoy en Bruselas. Además, el jefe del Ejecutivo añadió que la negociación va bien aunque es necesario dar más pasos para que b El Reino haya un acuerdo final Fuentes diplomáticas españolas consideraron que, en efecto, la propuesta británica deberá ser mejorada para que resulte plenamente aceptable. El Reino Unido propuso para España 3.250 millones de euros como prórroga del Fondo de Cohesión hasta 2013 (tres años más de lo previsto) lo que supone una mejora de 450 millones respecto a la primera propuesta, presentada la semana pasada, así como 50 millones de euros adicionales para Ceuta y Melilla. A pesar de esta mejora, España sigue teniendo una pérdida de 500 millones de euros en su saldo neto con la UE con respecto a lo que le ofrecía la presidencia luxemburguesa en junio, y que recibió el veto de Zapatero. El nuevo texto mantiene además las ayudas de PAGAMOS LA AMPLIACIÓN MIGUEL ARIAS CAÑETE. Portavoz de Economía del Partido Popular 100 millones de euros para Canarias. En conjunto, el plan que presentó el Reino Unido eleva en 2.549 millones de euros el gasto total para todo el periodo (2007- 2013) al fijarlo en 849.303 millones de euros, equivalente al 1,03 por ciento del Producto Interior Bruto de la UE, pero inferior al 1 por ciento en 2013, tal y como habían pedido los países contribuyentes netos. A pesar de este ligero aumento, las cuentas de la Unión arrojan un descenso de un 3 por ciento respecto a la propuesta de Luxemburgo y de un 17 por ciento respecto a los planes de la Comisión. A pesar de que Londres ha atendido en parte las peticiones de aquéllos que le habían solicitado que aumentara el gasto global, ha mantenido inalterados los planes que había presentado sobre su cheque es decir, la disminución del mismo en sólo 8.000 millones de euros hasta el final del periodo presupuestario, con lo que seguirá sin contribuir a la ampliación de la Unión. El cheque a salvo De este modo el cheque británico pasará de los 5.000 millones de euros de media que tuvo entre los años 2000 y 2006 a 7.000 millones de euros en el próximo periodo, según se encargó de confirmar ayer el ministro británico de Exteriores, Jack Straw, a la opinión pública de su país. Para contrarrestar el mantenimiento de su cheque Londres ofreció ayer pequeñas compensaciones a los países que rechazaron el acuerdo de junio. En el caso de Holanda, por ejemplo, alivia su contribución a las arcas comunitarias en 850 millones de euros y en el de Suecia en 315 millones. Sin embargo, una de las lagunas de la propuesta británica es que no prevé ninguna compensación para Francia e Italia que, junto con España, pagan dos tercios del cheque Fuentes británicas explicaron ayer en Bruselas que la ventaja para estos dos países es que se recorta el gasto total del presupuesto, lo que se traduce en que tendrán que aportar menos dinero a las arcas comunitarias. Además, la presidencia de la UE intenta obtener el respaldo de los diez países de la adhesión, a los que la semana pasada les recortó en 14.000 millones los fondos, con unas ayudas específicas adicionales, así como un trato especial para Portugal y Grecia en ayudas regionales y de cohesión. Austria, Irlanda, Finlandia, Suecia y Portugal recibirían también ayudas extras garantizadas en desarrollo rural. a última propuesta de compromiso presentada por la presidencia británica en el debate sobre las perspectivas financieras de la UE para el período 2007- 13 sigue siendo muy perjudicial para España. En ella se ha mejorado muy poco la dotación financiera del fondo de cohesión y se ha hecho un gesto por las ciudades de Ceuta y Melilla. Pero España, con esta propuesta, va a seguir perdiendo más del 90 del saldo neto que tenía con la UE; las ciudades y comunidades autónomas españolas van a seguir perdiendo más del 50 de los fondos estructurales, el fondo de cohesión, que venían percibiendo de la UE. Y sobre todo, España seguirá siendo el país que más esfuerzos haga para pagar la ampliación. Si el coste de la ampliación, en estos momentos, se puede situar en cerca de 175.000 millones de euros para el período 2007- 13, España va a pagar cerca de 44.000 millones, mientras Alemania, con una renta per capita muy superior a la española, apenas pagará 26.000 millones de euros; Francia, 30.000; el Reino Unido no pagará absolutamente nada, y países contribuyentes netos como Suecia u Holanda... apenas pagarán 2.000 millones. A España se le obliga a hacer un esfuerzo financiero muy superior a su capacidad económica y es el país que más está perdiendo en estas negocia- L ciones. Desde que comenzó la negociación, el Gobierno español sigue perdiendo posiciones. Cuando se presentó la propuesta en la Comisión, España tenía un saldo neto de 5.000 millones; con la propuesta de Luxemburgo tenía un saldo de cerca de 4.600 millones, y en este momento seguimos todavía por debajo de la oferta hecha por la presidencia luxemburguesa en junio pasado. En estas circunstancias, el Gobierno español no podría aprobar la propuesta que ha hecho la presidencia británica. Ya hay países como Polonia que han manifestado su rechazo a la misma. Todavía no hemos oído del Gobierno español que tenga la misma opinión pero, en estas condiciones, las razones que impulsaron al Gobierno a vetar, en el caso de la propuesta luxemburguesa, siguen presentes encima de la mesa. No ha habido mejoras sustanciales y, mientras que otros países han negociado sus posiciones relativas y las han mejorado, España sigue con muy pocos y tímidos avances, que hacen que continúe como el país que va a hacer el esfuerzo financiero más importante para costear la ampliación, lo cual nunca había sucedido en la UE. En la historia de las relaciones comunitarias, nunca un solo país había sufragado el coste de la política comunitaria con un esfuerzo tan importante como el que va a hacer España. Londres insistió ayer de nuevo en que quiere una revisión de medio plazo en 2008, tanto de las políticas de gastos como de ingresos de la Unión Europea, en referencia a la Política Agrícola Común (PAC) blindada por Francia hasta el año 2013 en virtud de un acuerdo de la UE en 2002. El capítulo de investigación y desarrollo, por su parte, tal y como apuntó el primer ministro británico, Tony Blair, en su discurso de junio ante el Parlamento Europeo, aumenta en un 75 por ciento. En este contexto se abre ahora una complicada negociación en Bruselas entre los Veinticinco países miembros que, además, necesitarán el visto bueno del Parlamento Europeo.