Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15 12 2005 Nacional 19 Los accidentes sin cinturón de seguridad producen el triple de víctimas mortales 300 conductores fallecen cada año por no usarlo e incurrir a la vez en exceso de velocidad B. T. MADRID. La insistencia en la importancia del cinturón de seguridad y en que se respeten las limitaciones de velocidad nunca es lo suficientemente reiterativa. Un informe encargado por la aseguradora Línea Directa al Instituto de Tráfico y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (Intras) demuestra que la combinación de no usar ese dispositivo de seguridad y pisar el acelerador es un cóctel letal sobre el asfalto. El estudio analiza los siniestros ocurridos en las carreteras españolas entre 2000 y 2004 y concluye que 1.482 conductores (casi 300 cada año) han fallecido en accidentes en los que confluían las dos infracciones. Números significativos si tenemos en cuenta que, según datos de la DGT, en 2004 murieron en España un total de 4.741 personas en accidente de tráfico, de las que 1.349 eran los conductores de los vehículos. Lo que significa que casi la cuarta parte de ellos no respetó esas dos normas básicas (cinturón y límite de velocidad) Pero el estudio del Intras no se centra en analizar esa proporción, sino en demostrar que la unión de los dos factores multiplica la mortalidad y agrava de forma espectacular las secuelas de un accidente. Concluye que en siniestros de características similares el porcentaje de fallecidos se multiplica por 3,5 cuando el usuario (conductor u ocupantes) no lleva cinturón de seguridad, y por 4,5 cuando, además, quien va al volante sobrepasa la velocidad establecida. La velocidad por sí sola duplica el índice de fallecidos en accidente. Perfil más frecuente del siniestro mortal Cuándo. Se producen sobre todo en agosto y diciembre, en festivos y durante la noche. Dónde. Suelen ser en carreteras convencionales por colisiones frontales o fronto- laterales o en autopistas y autovías por salida de la vía. Estas últimas, las colisiones frontales o frontolaterales y los atropellos explican el 82,7 por ciento de los accidentes mortales. Cómo. Tienen lugar con tráfico fluido. Averías. A menudo se detecta un mal estado previo del vehículo o una avería mecánica. Clima. Concurre la circunstancia de mal tiempo. Trazado. Casi el 40 por ciento de los accidentes mortales se registra en curvas, y los más graves de ellos se producen en curvas suaves o en curvas acentuadas perfectamente anunciadas y señalizadas. Pero el denominado índice de gravedad (número de muertos por cada 100 accidentes) es superior en las curvas suaves. Velocidad. En un 37,3 por ciento de los accidentes mortales se registró una infracción de velocidad. La suma multiplica. La unión de dos factores (exceso de velocidad y no usar el cinturón de seguridad) multiplica por 4,5 el número de muertos en un accidente de tráfico. De los 1.349 conductores fallecidos en 2004, casi la cuarta parte incurría en las dos infracciones a la vez. sorprendentemente, entre 2000 y 2005 han resultado más letales que las curvas fuertes no señalizadas. El peor factor climático es la niebla, que ocasiona 12 fallecidos por cada cien accidentes. Un exceso masculino Otro dato de interés es que los hombres protagonizan una gran mayoría de los siniestros en los que el exceso de velocidad es determinante: el número de conductores varones fallecidos como consecuencia de una infracción de velocidad cada 100.000 permisos es ocho veces superior al de las mujeres. Asimismo, el informe recoge que las autovías y autopistas, pese a su mayor seguridad, aún registran una quinta parte de los accidentes con víctimas mortales, un 20,6 por ciento. Dentro de ese análisis cualitativo en el que incide el Intras también resulta significativo que el mayor número de siniestros mortales se producen en agosto y diciembre, por la lógica del incremento en el número de desplazamientos en esas fechas, factor unido en esta época del año a las malas condiciones climáticas. Los tramos de carreteras de mayor riesgo son, según se refleja en esta investigación realizada a partir de la base de datos de la DGT, las curvas suaves y las curvas fuertes señalizadas y con límite de velocidad establecido;