Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15 12 2005 Opinión 5 MEDITACIONES LA CASUALIDAD E NTRE los abogados condecorados en el último Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio de Justicia, con la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort está Eugenio Gay Montalvo, ex presidente del Consejo General de la Abogacía, ex abogado de la diócesis de Barcelona y actual magistrado del Tribunal Constitucional a propuesta del PSOE. Los más conspicuos analistas del arte de la suspicacia señalan que la condecoración, fruto seguramente de méritos fácilmente objetivables, ocurre en vísperas de que su voto pueda ser decisivo en el recurso de inconstitucionalidad interpuesto contra la Ley del matrimonio homosexual. Decisivo en el sentido que ustedes sospechan. Pero seguro que se trata de una simple casualidad. MARCO AURELIO LEER Y PENSAR ¿QUÉ SALDRÁ DE EL MITO DEL MARCO COMÚN... DE KARL POPPER Paidós Barcelona, 2005 288 páginas 10 euros HONG KONG? La inesperada oferta daba la razón a Brasil, pero le privaba, al tiempo, de un gran argumento (Canadá puede hacer un recorte similar en el trigo, Uruguay en el arroz) En otro punto Johanns dio en el clavo: la estrategia peor, dijo, es la que ignora la realidad y dice que todo va bien. El secretario sabe que las ayudas norteamericanas al algodón, trigo, maíz, soja y arroz son no sólo injustas, sino insostenibles. El que diga que nuestro programa es respetado en el mundo no sabe lo que dice: hemos reunido mucha información a lo largo de este año Japón, entre tanto, habla lo justo y da pasos prácticos: 10.000 millones de dólares a fondo perdido, divididos en tres años, para promover las exportaciones de los países más pobres. La racanería de muchos gobiernos nacionales y su sumisión al corto plazo pueden llevar al fracaso de Hong Kong. Pero hay también hombres de larga visión: el ministro brasileño Celso Amorim o el ministro indio Kamal Nath. Quizá debiera encabezar la lista Pascal Lamy, director general de la Organización, francés de calidad, enfrentado a Jacques Chirac. Un buen golpe de Lamy: recibió en Hong Kong, el lunes, en el mitin de Oxfam, el manifiesto de 17 millones de firmas. Quizá Lamy, Amorim y otros como ellos puedan conseguir la liberalización progresiva del comercio agrícola. Habrá que liberalizar también, en diez años, los regímenes jurídicos de circulación de personas; la comercialización de medicamentos genéricos contra la malaria, el sida y la tuberculosis; y una cierta internacionalización de las garantías jurídicas a los inversores exteriores, sin los que será difícil vencer la pobreza extrema. Hablamos, claro, del comercio sometido a leyes. Hay un gran comercio delictivo, tráfico de armas o diamantes, señores respetables que han sido ministros... Pero éste es el lado sombrío de la historia. Sobre comercio y desarrollo se han escrito largos tratados. Aunque haya un doble punto que retener: donde hay comercio no hay guerra, donde hay guerra no hay comercio. Desde hace diez o más siglos, venecianos y holandeses han dado no pocas lecciones prácticas en la materia. El choque de culturas y la moda Reeditar a un clásico es algo más que una empresa oportuna; constituye un empeño necesario y siempre provechoso. En esta ocasión, ha sido felizmente recuperado un conjunto de ensayos del gran filósofo Karl Popper, publicados en 1994 (aunque el material proviene de unas conferencias fechadas en 1986) que ponen de relieve la plena actualidad de su pensamiento, inspirado en el racionalismo crítico. Ser actual se opone, comúnmente, a estar de moda. Pues bien, en las ciencias, se ha impuesto la moda de reglamentarse por el conocimiento especializado y la autoridad de los expertos. Este modo de proceder tan bárbaro nos retrotrae al ámbito del mito, el cual vulnera la regla del saber racional y el principio de la libertad, los valores más grandes que puede ofrecernos la vida. El ensayo que da título al libro describe, por ejemplo, cómo prosperan bajo aquel espectro criaturas muy fantásticas, como el irracionalismo, el relativismo y el mito del marco común A ellas opone el autor una tesis clásica: nuestra civilización occidental es resultado del choque o confrontación de diferentes culturas. Sostener lo contrario está hoy, no obstante, en boga entre algunos comités de expertos. FERNANDO R. GENOVÉS A cumbre de la Organización Mundial del Comercio, que se cerrará el domingo en Hong Kong, avanza como puede, o sea mal. Quienes tienen alguna experiencia piden que los reunidos no se levanten de la mesa, el próximo domingo, sin acuerdos precisos, sobre todo en materia de liberalización agrícola y circulación de personas. Es decir, no me ayude por favor: retire las subvenciones. Algo es sabido, la liberalización del comercio hace crecer la producción de todos, especialmente de los países pobres. Se ha escrito que la agricultura representa solo el 3 por ciento del PIB mundial. Pero los problemas no se definen únicamente por su magnitud bruta. La calidad define también el significado de cada asunto y fija su lugar en el orden de precedencia. Grandes países como Brasil o India defienden una posición contra el dumping en precios agrarios practicado por la Unión Europea, Estados Unidos o Japón. Los países indusDARÍO trializados subvencionan a sus proVALCÁRCEL ductores de alimentos y taponan así el despegue de los países pobres, cuyos agricultores no pueden pagar los aranceles impuestos por los países ricos. Si las barreras comerciales de hoy cayeran totalmente, el PIB mundial crecería 800.000 millones, algo así como el total del PIB español. Alcanzar en Hong Kong un 20 por ciento de esa cifra sería un triunfo. El comisario de Comercio europeo, Peter Mandelson, acaba de describir los enfrentamientos previos a la cumbre como un forcejeo a brazo partido en busca de mercados. Si el debate agrícola no abre paso a otros debates, señaló Mandelson, iremos de cabeza al fracaso. Horas antes, el conservador pero muy realista secretario de Agricultura norteamericano, Mike Johanns, lanzaba su mensaje: quizás en muchos años no volvamos a tener una oportunidad como ésta, vino a decir. Saquemos adelante la ronda de Doha: nos jugamos mucho. El secretario Johanns propuso un recorte de subsidios del 90 por ciento para el algodón norteamericano. L