Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 Deportes MIÉRCOLES 14 12 2005 ABC El Atlético se ahoga sin esquema, sin once y con otro fracaso de fichajes La plantilla desconfía ante el mar de dudas de Bianchi, que ahora ensaya un 4- 3- 1- 2 sin bandas TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. Bianchi se reunió ayer con la plantilla más de una hora para analizar los errores que han colocado al Atlético a un punto de sus peores números históricos al cabo de quince jornadas de Liga, en las cifras que en el año 2000 le llevaron al descenso. Los problemas son demasiados. La carencia de un sistema definido, el desconocimiento del fútbol español por parte del entrenador, el fracaso de los fichajes, la falta de un goleador, la incapacidad para sujetar los resultados y la debilidad defensiva forman un cúmulo de suspensos que no se tapan sólo con la desconcentración y el agarrotamiento con el marcador a favor que han expuesto el técnico y sus jugadores. La inexistencia de un sistema adecuado a los jugadores es el primer problema, que se consolida, unido, a la bisoñez que el veterano Bianchi evidencia en la Liga española. Amante del 4- 3- 1- 2 con tres medios centro, el argentino ha tardado cuatro meses en imponer su ideal- -ante el Alavés, con Ibagaza de media punta- -porque los fichajes de Petrov y de Maxi le obligaban a presentar un 4- 4- 2 clásico. El esquema 4- 3- 1- 2 sólo lo había utilizado cuando el búlgaro y el serbio no fueron titulares, en Riazor (1- 0) y en Balaídos (2- 1) así como en las eliminatorias de Copa. Pero ni siquiera ahora, tras los malos resultados, lo ha aplicado de verdad. Si jugara con tres medios centro no habría extremos y repetiría el error de Luxemburgo en el Real Madrid. Frente al Alavés situó a Maxi en esa tripleta central y el argentino se adelantó y penetró por la derecha. Además, la suplencia de Petrov, aunque no esté en forma, desveló otra caries: la banda izquierda se quedó coja. Ibagaza aporta ahora, en ese 4- 3- 1- 2 desnaturalizado, el fútbol que el equipo no tenía, pero Bianchi no posee jugadores para hacer ese sistema. Ha quedado demostrado que una línea con Luccin, Zahínos y Gabi no es la solución. El fútbol español no es el argentino y si Bianchi anula las bandas, el equipo volverá a los pases largos sobre Torres como fórmula. El sistema continúa siendo una asignatura pendiente y la plantilla desconfía ante el mar de dudas que ahoga a su superior. Una indefinición que ha llevado al Atlético a fracasar también en el Calderón. Dos victorias, cuatro igualadas y dos derrotas significan la peor estadística desde la campaña 68- 69. Ferrando, a estas alturas, sumaba siete triunfos y dos empates en el Manzanares. Bianchi no acaba de encontrar su sitio en el banquillo del Atlético ha contagiado a Torres, que le copia la cifra. Maxi marcó quince en el Español como media punta y en el Atlético, escorado a una banda, lleva tres. Es otro litigio relacionado con el sistema, porque Maxi podría ser el media punta del 4- 3- 1- 2. Galletti se escuda en que ha jugado doscientos minutos. El balance de la inversión es penoso y vuelve a repetir curso la asignatura del goleador. Quince goles en quince jornadas es el peor bagaje de la historia rojiblanca. El colmo es la poca eficiencia defensiva. La zaga y la portería eran baluartes y ahora sufren fisuras por la intendencia. El equipo ha perdido once puntos por no saber sujetar los resultados, diez de ellos en remates de cabeza. En este balance de pérdidas también es culpable Bianchi. La novatada que paga en España se confirma con su falta de picardía. Para triunfar hay que luchar con las armas de los modestos cuando las tuyas no funcionan. El Atlético ha visto escaparse siete puntos en los minutos finales de cuatro partidos y en tres de ellos no había realizado los tres cambios. En Bilbao sólo ejecutó uno. Ni sabe perder tiempo ni cortar el ritmo al rival. Demasiados fallos de un técnico que continúa porque su despido tiene dos millones de picardías. IGNACIO GIL Los errores más graves Once puntos desperdiciados. El Atlético no sabe controlar los partidos. Ha desaprovechado los puntos de cinco encuentros en los que ganaba provisionalmente. Ante la Real Sociedad vencía 0- 2 y perdió 3- 2. Villarreal, Español, Athletic y Alavés le empataron a un gol después de ir perdiendo. El Español y el Villarreal lo consiguieron en el Calderón. Siete puntos perdidos al final. Capdevila (Deportivo, 1- 0 en Riazor) Kovacevic (Real Sociedad) Forlán (Villarreal) y Orbaiz (Athletic) marcaron en el tiempo extraordinario. Diez puntos perdidos de cabeza. Nihat (el 2- 2- de la Real Sociedad) Forlán (Villarreal) Jarque (Español) Orbaiz (Athletic) y Sarriegui (Alavés) desvelaron la falta de concentración y de capacidad defensiva del Atlético. Y Bianchi parece un novato. El técnico pudo salvar varios puntos si hubiera realizado las tres sustituciones para perder tiempo al final. No las agotó frente a la Real Sociedad (perdió 3- 2 en el tiempo extra) al Villarreal (1- 1 en el extra) y al Athletic (1- 1 en el extra) El técnico no sabe salvar puntos El entrenador, de todos modos, no es el único culpable. Enrique Cerezo aprobó una inversión de 18 millones de euros en fichajes y la decepción que suponen Petrov, Kezman, Maxi y Galletti duele más que el dinero. Se contrató a Kezman para solucionar la crisis histórica del gol, nacida desde que se marcharon Vieri y Hasselbaink, y el serbio suma cuatro tantos. Lo malo es que El club pagó 18 millones por Petrov, Kezman Maxi y Galletti, pero su nulo rendimiento ha situado al equipo en la mediocridad, en cifras del descenso y con el peor balance goleador