Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14 12 2005 Economía 97 El PIB chino es un 20 mayor de lo que se pensaba El primer censo económico elaborado en China, iniciado por el Gobierno a finales de 2004, ha puesto de manifiesto que el PIB del país es de 300.000 millones de dólares, un 20 más alto de lo que se suponía. China hasta ahora maneja la cifra de 1,65 billones de dólares de Producto Interior Bruto (PIB) en 2004, lo que coloca al país en el séptimo lugar mundial, pero el nuevo descubrimiento podría aumentar el PIB hasta casi 2 billones. Los resultados del censo no han sido todavía hechos públicos oficialmente, pero, según los analistas, obligarán a revisar ésa y otras cifras manejadas por la influyente Oficina Nacional de Estadísticas. De acuerdo con estos expertos, la diferencia entre el PIB real y el oficial se debe a que durante muchos años China ha subestimado la producción real del sector servicios, que según datos estatales equivale a un 29 de la economía nacional. mercio erradicará la pobreza, su sucesor al frente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, estimó que si los acuerdos de Doha tienen éxito, los países en vías de desarrollo serán los más favorecidos, ya que se llevarán 181.000 millones de euros en beneficios globales Pero su opinión no es compartida por los miles de activistas antiglobalización que ayer recorrieron las calles de Hong Kong al grito de Abajo con la OMC o La OMC a la basura En una colorista procesión reivindicativa decenas de colectivos y ONG reclamaron un comercio más justo para facilitar el desarrollo de los países pobres. Aunque predominó el ambiente festivo durante toda la marcha, que recorrió unas calles cuyos comercios estaban protegidos por planchas de madera o hierro, al final se registraron algunos incidentes. Los más graves fueron protagonizados por un grupo radical de 1.500 campesinos surcoreanos que se enfrentaron con la Policía. Manifestantes surcoreanos se enfrentan a la Policía a las puertas del centro donde la OMC empezó ayer su cumbre REUTERS La OMC comienza su cumbre en medio de masivas protestas antiglobalización La Policía toma Hong Kong para evitar incidentes en las manifestaciones b El director de la organización hace un llamamiento para llegar a un acuerdo sobre los subsidios agrícolas, que bloquean la liberalización de otros mercados PABLO M. DÍEZ. ENVIADO ESPECIAL HONG KONG. En una ciudad tomada por 9.000 agentes de policía y bajo fuertes medidas de seguridad, ayer comenzó en Hong Kong la sexta cumbre ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) Mientras 6.000 delegados procedentes de 149 países debatían la liberalización de los mercados para fomentar el desarrollo en las naciones más atrasadas, un número similar de activistas antiglobalización se manifestaban por las calles protestando contra la OMC y las reglas del comercio internacional. Como ya viene siendo habitual en este tipo de eventos, los masivos actos protagonizados por dichos colectivos ponen de manifiesto las grandes desigualdades entre ricos y pobres al colarse en la agenda oficial. Algo más o menos parecido a lo que hicieron ayer 15 campesinos surcoreanos que reventaron la sesión de apertura tras penetrar en el fortín en que se ha convertido el centro de convenciones de la antigua colonia británica. Una vez desalojados, el director general de la OMC, Pascal Lamy, pidió audacia a los países participantes para avanzar en los acuerdos previstos en la Ronda de Doha suprimiendo las medidas proteccionistas. Recurriendo a un viejo proverbio chino y en un discurso en el que utilizó el inglés, el fran- cés y el español, Lamy manifestó que si no entras en la guarida del tigre, ¿cómo vas a cazar a su cachorro? por lo que apostó por tomar riesgos, incluso políticos, porque evitarlos no nos llevará a ninguna parte Lamy hizo un llamamiento para superar el bloqueo de las negociaciones entre las potencias industriales y los países en vías de desarrollo. Ambas partes permanecen enfrentadas desde la Conferencia de Cancún (2003) por los elevados subsidios agrícolas y tarifas aduaneras existentes en los países más avanzados, que entorpecen el cre- cimiento de los Estados menos desarrollados. Amparándose en la falta de acuerdo en esta materia, las naciones pobres se resisten a abrir sus mercados de servicios, como los transportes, bancos y seguros, a las compañías de las primeras potencias mundiales. No en vano, y según explicó el anterior presidente del Banco Mundial, James Wolfensohn, los países de la OCDE, gastan más de 210.000 millones de euros en subsidios agrícolas, seis veces su presupuesto en ayudas al Tercer Mundo Por su parte, y esgrimiendo el discurso de que sólo el libre co- Los países ricos aumentarán sus ayudas al desarrollo para evitar el fracaso de la reunión P. M. D. ENVIADO ESPECIAL HONG KONG. La primera jornada de la cumbre de la OMC puso ayer de manifiesto las profundas diferencias que separan a los países ricos y pobres en su objetivo común de liberalizar las relaciones económicas internacionales para fomentar el desarrollo de las naciones menos avanzadas. Aunque los Estados miembros asumieron dicho compromiso hace cuatro años, cuando comenzó la Ronda de Doha, las reticencias de las potencias industrializadas a reducir sus subsidios agrícolas amenazan seriamente al éxito de este encuentro. Con Estados Unidos y la UE reba- jando las propuestas efectuadas por los países en vías de desarrollo, todo parece indicar que no habrá avances significativos al final de la reunión. Para evitar un fracaso tan estrepitoso como el de la Conferencia de Cancún (2003) los países más avanzados ya planean presentar un paquete de ayudas destinadas a fomentar el comercio en las naciones pobres. La UE anunció ayer que destinará 1.000 millones de euros en asistencia relacionada con el comercio a partir de 2010. Dicha partida supone un considerable incremento con respecto a los 400 millones de euros que se habían previsto este año, por lo que se suman así a los otros 1.000 millones de euros que los Veinticinco dedicarán a esta materia desde 2007. Por su parte, Japón, otra de las potencias criticadas por sus elevadas ayudas al sector agrícola, también decidió recientemente emplear más de 6.000 millones de euros en tales fondos. Más difícil parece conciliar a los países ricos y pobres en la supresión de las medidas proteccionistas vigentes en el actual comercio mundial. Por eso el ministro hindú de Agricultura, Kamal Nath, no dudó en acusar directamente a la UE de distorsionar el mercado por no bajar sus aranceles más del 60 y sus subsidios más del 70 A pesar de estas presiones, el comisario de Comercio, Peter Mandelson, volvió a insistir en que se hagan avances significativos en todos los sectores, y no sólo en la agricultura en clara alusión a la apertura de los mercados de servicios en los países en vías de desarrollo.