Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid MIÉRCOLES 14 12 2005 ABC Los autobuses de Llorente estarán en servicio hoy y mañana para dar una tregua a los viajeros La huelga y el cierre de tres líneas de Cercanías por obras del AVE incomunicaron ayer el noroeste M. CONTRERAS M. D. GARCÍA MADRID. Los conductores de la empresa Llorente decidieron ayer dar una tregua a los furiosos usuarios y decidieron desconvocar su huelga durante dos días, hoy y mañana. El respiro llega después de una jornada en la que los autobuses no dieron servicio. De hecho, ni siquiera se avisó con un mí- nimo de antelación a los usuarios, que durante la mañana tuvieron que buscarse la vida para poder llegar a sus destinos. El enfado volvió a ser la nota dominante entre los sufridos viajeros, aunque en último término dejó paso a la resignación. La desconvocatoria se plantea como una especie de tregua que permita a los sindicatos y a la empresa negociar una desconvocatoria total sin tensiones. Empresa y trabajadores llegaron a esta decisión gracia a la mediación de la Consejería de Transportes, que ha tenido casi que obligar a ambas partes a entenderse, ante la tensión y la crispación que ha ido adquiriendo el conflicto desde el pasado lunes. Tras los últimos incidentes, ayer los pasajeros volvieron a acumularse en las marquesinas en espera de unos autobuses que no llegaron. Esta vez no hubo incidentes graves, pero sí presencia policial en los intercambiadores de Moncloa y Aluche. Por si fuera poco para los usuarios del transporte público en la zona noroeste, no hubo servicio de Cercanías en los tramos Chamartín- Colmenar Viejo y ChamartínAlcobendas. El servicio de trenes se canceló, a las 6,30 de la mañana, sin previo aviso. El motivo fue una demora en los trabajos que realiza el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) para construir la línea de alta velocidad a Valladolid. La intención era realizar el desmontaje de un puente para ensancharlo y permitir dos vías de Cercanías y otras dos para el AVE, durante la noche. No fue posible porque al comenzar los trabajos se consideró conveniente utilizar, como refuerzo, una segunda grúa que tendría que invadir parte de la calzada de la carretera de Colmenar, donde se registraron retenciones de hasta 39 kilómetros. Hasta casi las 10 de la mañana no fue posible poner un servicio de lanzadera de autobuses para enlazar por carretera las estaciones de Cantoblanco y Fuencarral, mientras que los trenes no funcionaron hasta mediada la tarde. Motín de los viajeros El desarrollo de la huelga de los autobuses de Llorente se complicó al principio de la semana con un motín de usuarios en el intercambiador de Moncloa y en Aluche, hartos de soportar una huelga sobre la cual no parecía sobrevolar ninguna solución. Después de más de un mes y medio de constantes esperas e incumplimientos sistemáticos de los servicios mínimos, los nervios saltaron y los usuarios bloquearon los accesos a los autobuses. Se sucedieron los insultos e incluso las agresiones contra los conductores. Tras este enfrentamiento, se improvisó desde la empresa, sin previo aviso, una suspensión total del servicio. La huelga convocada el pasado 2 de noviembre sólo incluía paros parciales, tres días a la La empresa Llorente no cumplió ayer con los servicios mínimos por no haber autobuses en condiciones Sólo la mediación de la Comunidad ha permitido que las dos partes se sientan para solucionar el conflicto