Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14 12 2005 Internacional 31 NUEVA CRISIS EN LA UNIÓN EUROPEA Blair sostiene que el acuerdo pasa por revisar la política de gasto en 2008 Francia insiste en que el cheque del Reino Unido es inaceptable MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. Necesitamos un compromiso firme de que habrá una revisión a medio plazo del presupuesto, porque si no, no habrá acuerdo Con estas palabras explicaba ayer el portavoz de Tony Blair una de las, aparentemente, condiciones sine qua non que pone Londres para el acuerdo de los Veinticinco en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que comienza mañana en Bruselas, cuyo plato fuerte es el presupuesto para el periodo 2007- 2013, encallado tras el fracaso de junio. Las palabras del portavoz del premier británico, que no incluyen mención alguna al principal escollo para el acuerdo como es la reducción de su cheque se suman a las pronunciadas el lunes por el ministro de Exteriores, Jack Straw, que pronunció frases como el margen es escaso o no se puede lograr un acuerdo a cualquier precio al referirse a la negociación presupuestaria europea. Así las cosas, y a la espera de conocer los detalles de la nueva propuesta sobre el presupuesto que hoy hará pública la presidencia británica en Bruselas, desde Francia su primer ministro, Dominique de Villepin, reiteró ayer que la propuesta británica es inaceptable pero que estaba dispuesto a negociar No hay ninguna razón para que el Reino Unido no participe, como todos nosotros, en la ampliación de la UE añadió De Villepin. El el Reino Unido, en calidad de presidente semestral de la UE, presentó la semana pasada una propuesta de presupuesto que fijaba un compromiso de gasto de 846.754 millones de euros para el periodo 2007- 2013, lo que supone una reducción de un 2,8 por ciento en relación con la propuesta de la anterior presidencia luxemburguesa que, a su vez, representaba también una disminución de un 12,3 por ciento en relación con la diseñada por la Comisión Europea para poder a llevar a cabo sus políticas. bros ya que, entre otras cosas, llegaría sólo hasta 2013 y supondría que el Reino Unido no aporta ni un solo euro a la ampliación, de la que ha sido uno de los principales impulsores. España, por su parte, ha rechazado también la propuesta británica, a pesar de incluir la prórroga de los 2.800 millones de euros que consiguió arrancar a la presidencia luxemburguesa, porque no le garantiza no ser contribuyente neto a las arcas comunitarias hasta 2014. Sea cual sea la propuesta de Londres, España perderá saldo neto con la UE, ya que entre los años 2000 y 2006 recibió 48.000 millones, cantidad que podría quedar ahora entre 3.700 y 5.000. Tony Blair EPA Diez países afectados Este recorte general del gasto, equivalente a 25.000 millones de euros respecto a la propuesta de Luxemburgo, afectaría sobre todo a los diez países de la adhesión, que tendrían 14.000 millones de euros menos en fondos de cohesión, al Desarrollo Rural, que recibiría 7.000 millones de euros menos, así como a las ayudas agrícolas a Rumanía y Bulgaria y al capítulo administrativo, que tendrían 2.000 y 1.000 millones de euros menos respectivamente. Además, Londres se avino a recortar algo el crecimiento previsto para su cheque (mecanismo de compensación por el que cada año recibe de Bruselas alrededor de 5.000 millones de euros) Sin embargo, esta concesión, cifrada en 8.000 millones de euros para todo el periodo, ha sido juzgada como escasa por 23 de los 25 países miem-