Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 14 12 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. ¿PERDIMOS EL NORTE O LA BRÚJULA? E niños aprendimos que el centro de la Tierra es un océano de hierro, a una temperatura semejante a la de la superficie del Sol y que, por eso, nuestro planeta se comporta como un imán gigantesco. A poco que hayamos hojeado una enciclopedia estaremos informados de que el Polo magnético del hemisferio Norte se encuentra a unos 1.800 kilómetros del polo Norte geoLUIS IGNACIO gráfico, razón PARADA por la cual una brújula no apunta exactamente hacia el Norte geográfico. Hace siglo y medio, James Ross localizó por primera vez el polo magnético Norte. Setenta años después, Roald Amundsen descubrió que se había movido 50 kilómetros. Desde entonces ha seguido moviéndose a una velocidad de 10 kilómetros por año. Pero últimamente ese movimiento se ha acelerando hasta los 40. Los expertos han calculado que, a lo largo de la Historia geológica, la polaridad de la Tierra se ha alternado por completo y el polo Norte y el Sur han intercambiado sus puestos aproximadamente una vez cada 300.000 años. Ayer hemos sabido que el polo Norte magnético se está moviendo tan rápido que en menos de 50 años podría desplazarse desde Alaska, donde está en la actualidad, hasta Siberia. También ayer, qué casualidad, hemos sabido que todos los alumnos de las Autonomías donde gobierna el PP estudiarán una Historia y una Geografía comunes. Y que eso ocurrirá si el polémico proyecto de la Ley Orgánica de Educación sale adelante. A ese compromiso han llegado los consejeros del PP que gestionan la enseñanza de dos millones y medio de niños para impulsar la escuela pública, establecer pasarelas de paso a la Formación Profesional y lograr que el Bachillerato prepare a los jóvenes para la inserción en el mundo laboral. Han leído bien. Es una prueba de que la polaridad política se está desplazando, como la de la Tierra. No sabemos si hemos perdido el Norte o la brújula. Hoy el magnetismo de la izquierda y de la derecha son distintas a las de hace medio siglo. ¿Llegará el día en que sean intercambiables? D Carta al alcalde de Salamanca Los que firmamos esta carta, nietos y bisnietos de Miguel de Unamuno y Jugo, queremos expresarle nuestro creciente malestar, escándalo, sorpresa e indignación por la utilización por parte de ese Ayuntamiento (y la formación política que lo apoya) en su campaña contra la devolución a Cataluña de los archivos de la guerra, de la famosa frase de Unamuno venceréis pero no convenceréis La manipulación de la verdad histórica que ello representa es evidente. Ustedes saben que esa frase fue dirigida a los militares golpistas de 1936, al Ejército franquista que robó esos papeles en Barcelona y se los llevó a Salamanca. No podemos aceptar que utilicen en su campaña la figura de Unamuno. ¡Ah, cómo se estremecería en su tumba si les oyera, y cómo atronaría su voz, nunca acallada, condenándoles! Pero ya que ello no es posible, tenemos nosotros, sus descendientes, que intentar suplirle haciéndonos oír. ¡Por respeto a la verdad y a su figura, exigimos que retiren de todos sus carteles, folletos, etcétera, relacionados con su campaña, no sólo el nombre de Unamuno, sino la frase misma, tan ligada a él que la asociación con su nombre es automática! Miguel de Unamuno Adarraga, Concha de Unamuno Pérez, Mercedes de Unamuno Adarraga, Josefina de Unamuno Pérez, Carmen de Unamuno Adarraga, María Teresa de Unamuno Adarraga, Pablo de Unamuno Pérez, Concha de Unamuno Adarraga y treinta y cinco bisnietos de Unamuno. Madrid. Un asesinato que no parará el camino del Líbano hacia la libertad El viernes 26 de mayo de este año, a las doce de la mañana, quienes firmamos esta carta nos reunimos en Beirut con Gibran Tueni, diputado y director del periódico An Nahar asesinado este lunes en la capital libanesa con una bomba activada al paso de su vehículo. Ahora, al ver su foto en los medios de comunicación y leer indignados la noticia del brutal atentado que le ha costado la vida, nos viene a la memoria aquel encuentro: un grupo de políticos, periodistas y empresarios, comprometidos con el avance democrático y la independencia de su país, nos recibía en tanto que responsables de la observación electoral de la Unión Europea, en vísperas de los comicios legislativos, en una sala blindada, de la que sólo se podía salir o entrar a través de un complicado procedimiento de seguridad. Sus palabras nos convencieron de que tanto en ese despacho acorazado, cerca de la plaza de Los Mártires, donde comenzó el impresionante movimiento popular tras el asesinato de Rafik Hariri, como en la calle, la ciudadanía libanesa estaba decidida a recuperar su libertad. Cuando el 19 de junio certificamos en nombre de la UE que, más allá de las carencias de la ley vigente, las elecciones habían sido limpias y abrían una nueva etapa de esperanza para el Líbano, sabíamos que el camino no sería sencillo, sino todo lo contrario. La muerte de Tueni, precedida por otros crímenes terroristas similares, no podrá parar un proceso de libertad e independencia que la Unión, con fuerza y determinación, apoya y que, en buena medida, depende de que la Comisión de Investigación de la ONU encuentre a los culpables de todos los desmanes que, como europeos, españoles y mediterráneos, sentimos que nos golpean directamente. El último de ellos, la pérdida de un hombre íntegro que sabía que, con sus ideas, se jugaba la vida a diario. El devenir político quiso que fuéramos dos españoles los europeos más implicados en aquellos comicios legislativos libaneses. Con esa autoridad, gritamos ¡basta! y añadimos ¡paz y democracia para el Líbano! Que los culpables y quienes les amparan sepan que sus crímenes no quedarán impunes y que el pueblo libanés cuenta con toda nuestra solidaridad. José Ignacio Salafranca y Carlos Carnero, eurodiputados del PP y del PSOE, jefe de la Misión de Observación Electoral de la UE y presidente de la delegación de observadores del Parlamento Europeo en las elecciones libanesas de mayo junio de 2005. Gobierno y oposición He tenido que frotarme enérgicamente los ojos una y otra vez, y leer igualmente varias veces las declaraciones de destacados miembros del PSOE, para darme cuanta de que no estaba soñando. El mundo al revés, es decir, el Gobierno haciendo oposición a la oposición. Increíble. Resucitando cosas del pasado, como el barco Prestige la guerra de Irak o el decir que Aznar ha dejado una herencia cero. Empezando por el tercer punto, cuando el Sr. Aznar se hizo cargo del Gobierno, no reuníamos ninguna de las condiciones aprobadas en la cumbre de Maastricht. Fue José María Aznar quien consiguió que España fuera de los pocos países que aprobó el reto para entrar en la moneda única y propiciar una Europa unida en lo económico y lo social. En cuanto al triste Prestige se ha hablado mucho del asunto, pero no ha habido nadie aún que diga qué hubiera hecho con el barco: quizás adentrarlo en el puerto de La Coruña, Vigo o Ferrol, únicos que podrían albergarlo dado el calado del barco. ¿Es eso lo que hubieran hecho? ¿Se imaginan el desastre que esto hubiera representado para cualquiera de estas ciudades y su entorno? Si de Irak se trata, hay que decir que EE. UU. con el apoyo de Gran Bretaña, Portugal y España- -la cual no participó en batalla alguna- -intervino en este país, que entonces representaba un peligro cierto para todos los países de su entorno. Sin olvidar que hubo tres resoluciones de las Naciones Unidas al respecto. La última, después de la retirada del Ejercito español. José L. Valverde. Madrid. Nacionalismos El nacionalismo gallego tiene una zona de influencia a la que quiere ampliar su dominio territorial, comprendiendo diversos municipios de Castilla- León y Asturias. Este movimiento se suma a la clásica petición de incorporar Navarra a las Vascongadas, algo que, según Otegi, es irrenunciable. A ello se añade el enclave del Condado de Treviño o municipos cántabros fronterizos. Además tenemos la idea de los países catalanes, cuya esfera de influencia incluiría Valencia y Baleares y la franja de Poniente en Aragón. Si algo tienen en común estos casos es que no se pide opinión a los demás. Los nacionalismos, desde su óptica, lo ven de una manera clara e indiscutible. El futbolista internacional Oleguer defendía esto como un hecho cultural. Llegados a este punto de insensatez, podríamos defender la anexión de Austria apelando a la cultura germánica; los países del Telón de Acero, apelando a la cultura paneslávica. O en esa línea, podríamos pedir el virreinato de México o el de Nueva Granada. Javier Martínez Soto. Madrid.