Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MIÉRCOLES 14 12 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil LA CONTRARREFORMA E CIU: EL TRIGO Y LA PAJA DEL ESTATUTO A intervención de Artur Mas en el Foro ABC deja en el ambiente unas cuantas certezas y no pocas incertidumbres en mitad del confuso paisaje político. El juego dialéctico propio del nacionalismo moderado sonaba más creíble cuando venía envuelto en la retórica florida de Jordi Pujol que en el mensaje, menos sutil, pero tal vez más directo, que transmite el actual presidente de CiU. No es fácil convencer a nadie de que España va a resultar favorecida con el nuevo modelo territorial, salvo a los más ingenuos o a los más cínicos. El líder convergente dejó muy claro que no está dispuesto a rebajar el precio que tendrá que pagar Zapatero para salir- como sea -de su aventura sin rumbo conocido. A cambio de algunas palabras amables acerca del supuesto coraje del presidente del Gobierno, Mas reiteró la posición de absoluta firmeza de su grupo ante la negociación en curso. Para el PSOE y para el conjunto de la nación española siempre será mejor librarse del chantaje que practica ERC, pero con ello no se resuelven todos los problemas. Un eventual pacto con CiU no va a salir gratis ni a los socialistas ni- -lo que es mucho más importante- -a la nación española, porque se trata de una formación que juega la doble baza de alcanzar todo el poder en Barcelona y la máxima influencia en Madrid, aunque quizá su punto débil sea la percepción en muchos de sus dirigentes de un exceso de ansiedad, propio de quienes no están acostumbrados a practicar una travesía del desierto que se antoja ya demasiado larga. Al fin y al cabo, es una formación que no renuncia a un papel preponderante a corto plazo y que, de acuerdo con la vieja táctica pujolista, no cierra ninguna puerta al futuro. Resulta llamativa la insistencia de Mas de distinguir en el texto estatutario entre el grano y la paja Nación tiene que ser nación y aparecer así en el articulado. Los eufemismos no le gustan: no sirven entidad nacional ni comunidad nacional En una curiosa subasta conceptual, llega a precisar que nacionalidad -en el sentido del artículo 2 de la Constitución- -le parece más y mejor que cualquiera de esas ocurrencias socialistas. Las competencias para Cataluña, con suficiente blinda- L je y multiplicadas por varias cifras, forman parte también del núcleo duro del proyecto. Lo mismo ocurre con la relación bilateral entre el Estado y la Generalitat, lo cual hace perfectamente inútil la reforma de los órganos estatales de representación territorial (incluyendo, por supuesto, al Senado) La financiación, como es natural, figura también entre las prioridades absolutas. Aquí se juega, pues, la baza fundamental y no parece sencillo que el presidente del Gobierno encuentre una fórmula que consiga satisfacer a todos a la vez: los intereses del PSC, de los otros socios del tripartito y de CiU confluyen hasta cierto punto, pero no son idénticos. Pactar además un texto que obtenga el aval por los barones territoriales y los sectores españolistas del PSOE supone a día de hoy algo parecido a buscar la cuadratura del círculo. Sin embargo, aunque los protagonistas se guardan de descartar esa posibilidad, es muy poco probable la retirada del Estatuto. Ello supondría, por razones obvias, la ruptura material del proyecto político de Zapatero para esta legislatura, así como la disolución anticipada del Parlamento catalán, para dar paso a una incierta confrontación electoral. Tal vez los protagonistas piensen que es menos aventurado jugar con las cartas actuales. Hay algo más. El líder de CiU, con tono moderado pero con nitidez en el contenido, hablaba ayer de cosoberanía en el marco de una supuesta crisis universal del Estado nacional clásico. Por ahora, la apuesta consiste en forzar más allá de la lógica la interpretación jurídica para conjugar el artículo 2 de la Constitución con el reconocimiento de la nación catalana. Pero es muy significativo que ya no se renuncia- -aunque se sabe ahora mismo imposible- -a la reforma esencial de la Constitución. Es, sobre todo, preocupante que la palabra soberanía aunque sea bajo eufemismos y mixturas conceptuales, empiece a no ser ajena al vocabulario político de una coalición nacionalista menos radical, pero no por ello menos nacionalista. Desde este punto de vista, pretender que el Estatuto no conlleva una reforma encubierta de la Constitución es una falacia cada vez más difícil de sostener en términos jurídicos y políticos. L PP se lanza al contraataque y, aprovechando el margen que la LOE concede a las Comunidades, aplicará normas propias de Educación en todas las Autonomías donde gobierna. De este modo, dos millones y medio de alumnos estudiarán una historia y una geografía comunes. El compromiso alcanzado entre los consejeros de Educación populares incluye la obligatoriedad de establecer exámenes en septiembre durante la ESO. Se trata, en suma, de utilizar el propio marco legal para poner en marcha una suerte de sistema educativo paralelo al impulsado por el Gobierno y cubrir las carencias de la LOE, algo así como una contrarreforma de la propia reforma. Estrategia de hondo calado, diseñada por Ana Pastor, que el PSOE, cogido con el pie cambiado, se apresuró ayer a calificar de insumisión Ana Pastor CHEMA BARROSO EL FONDO DEL MAR R UNA MUERTE ODIOSA A ejecución mediante inyección letal de Stanley Tookie Williams, en la prisión de San Quintín, no ha sido una más del millar largo de penas capitales consumadas en Estados Unidos desde su reimplantación en 1976. La muerte de este preso ha reflejado en su grado más intenso la irracionalidad de la pena capital y su incompatibilidad con un sistema punitivo digno de llamarse civilizado. Las sociedades modernas- -basadas en leyes penales que buscan la proporcionalidad entre los delitos y las penas y el equilibrio entre castigo y, en la medida en que es posible, la resocialización del delincuente- -no pueden aceptar la muerte como sanción. Menos aún en un caso en que la rehabilitación del condenado a muerte estaba verificada de manera objetiva. Williams escribió varios libros contra la violencia, destinados a niños y jóvenes, y su caso se convirtió en una bandera del movimiento abolicionista. Pero, al margen de estos datos, siempre susceptibles de excesos apologistas, incluso para quienes aún defienden la pena capital, la ejecución de Williams habría de resultar inútil e injus- EFLOTAR el Prestige puede salirle muy caro a España. Los intentos del PSOE de debilitar la imagen de Rajoy a cuenta del hundimiento del buque podrían producir un gravoso efecto bumerán y dañar las cuentas del Estado: la interesada exhibición de unas cintas que el juez de Corcubión no admitió como prueba pueden jugar en contra de los intereses de España. En medio de la compleja batalla legal por la cuantía de las indemnizaciones, la estrategia del PSOE no aporta nada nuevo a la investigación- -la declaración del ex director general de la Marina Mercante ante el juez no contradice en absoluto el contenido de esas cintas- pero puede ser utilizada por los abogados de las compañías aseguradoras del petrolero siniestrado. Caro e interesado viaje al fondo del mar. L tificada, al haberse producido veinticuatro años después de cometidos los crímenes por los que fue condenado, tiempo suficiente para anular cualquier efecto retributivo sobre Williams y disuasorio para otros potenciales criminales. Los delitos imputados a Williams fueron abominables y no rinde beneficio alguno a la causa abolicionista hacer abstracción de sus víctimas, pero una muerte odiosa como la ejecutada en San Quintín, más cercana a la venganza que a la justicia, en nada repara el daño sufrido. La opinión pública de Estados Unidos sigue siendo mayoritariamente partidaria de la pena capital, aunque las estadísticas demuestran de forma implacable que no es eficaz para la reducción de la criminalidad y diversos informes han desvelado graves errores en los juicios condenatorios, así como una tendencia racista en la imposición de esta pena. Es cierto que se han dado pasos restrictivos, pero la pena de muerte sigue siendo un grave obstáculo para una plena identificación de valores éticos, jurídicos y sociales entre Estados Unidos y Europa. BAJOS VUELOS L A reciente gira europea de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, sirvió a la Administración norteamericana para comprobar de primera mano el malestar diplomático generado por los vuelos secretos de la CIA, cargados de presos y con destino, igualmente secreto, a cárceles clandestinas. Ayer fue el Consejo de Europa el que denunció con dureza una actividad realizada sin respeto a los estándares legales y al margen de cualquier procedimiento jurídico en palabras del redactor del informe, el suizo Dick Marty. La fortaleza moral de Europa trata de mantenerse a salvo de los bajos vuelos de unas líneas aéreas ilegales.