Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 13 12 2005 Deportes 93 No es fácil sobrevivir a dos años sin competir después de haber saboreado las mieles del triunfo. Alberto García, como antaño lo hiciera Julio Rey, lo ha conseguido con su medalla de plata en el Europeo de campo a través Hay vida después del infierno TEXTO MANUEL FRÍAS FOTO EFE IGNACIO GIL Agenda antes del Mundial 1 marzo. España- Argentina en Ginebra. 22 mayo. La selección se concentra en Las Rozas. 27 mayo. Partido amistoso en Valladolid. 29 mayo. La selección se concentra en La Calderona (Valencia) 2 junio. Partido amistoso en Elche. 7 junio. Partido amistoso en Islandia. 8 junio. España llega a Alemania. dialito de Clubes y Del Horno, que perdió el avión en Londres- Participó en el aperitivo y en la comida con absoluta normalidad. Se marchó como llegó, mudo. Luego, Aragonés señaló que yo no pregunto a los jugadores por su condición religiosa o vinculación política o si es independentista. No pregunto nada. Sólo miro en la Federación las fichas que hay de jugadores seleccionables. He hablado con Oleguer de compromiso en el plano individual y en el colectivo. Y nunca ha dicho nada en contra de la roja. He conocido a jugadores que han defendido los colores de tres selecciones y en todas estaban muy comprometidos. Creo que el caso de Oleguer ya está finiquitado La defensa de Luis fue numantina, aunque le hubiese gustado que el jugador hablase con la prensa para expresar su deseo de jugar el Mundial y de paso desmontar cualquier teoría malintencionada. No lo hizo y se mantiene el morbo. MADRID. La vida cambió radicalmente para Alberto García el 29 de marzo de 2003, cuando un control antidopaje realizado en el Mundial de campo a través en Lausana (Suiza) detectó restos de EPO en su organismo. Fue un frenazo en seco a una progresión espectacular: cuarto (primer atleta no africano) en los 5.000 metros del Mundial de Edmonton (2001) campeón de Europa en 5.000 en Múnich (2002) subcampeón mundial en pista de 3.000 en Birmingham (2003) récord de España de 5.000 (13: 02.54, en 2001) y de Europa en pista cubierta de 3.000 (7: 32.98, en 2003) y 5.000 (13: 11.39, en 2003) Sin embargo, Alberto García encontró la motivación que necesitaba para superar estos dos años de vacío que tenía por delante. Primero, cuando su novia, Elena, le apuntó en un curso de selectividad de la Universidad Complutense para mayores de 25 años- -que aprobó- -para matricularse después en dos asignaturas de Medicina y poder hacer la carrera de fisioterapeuta. Muchos le ayudaron a tomar esa decisión. En aquella época le animé a que comenzase a estudiar y acertó en la decisión porque le ha ayudado mucho apunta el presidente de la Federación Española, José María Odriozola. la semifinal. La temporada pasada, cuando regresé a la competición, sólo pude competir dos meses. No fue una temporada normal. Pero ahora había preparado a conciencia este Europeo de cross porque quería ganar una medalla dijo García. Reconoce que esta medalla le ha hecho mucha ilusión, lo que choca con otras manifestaciones anteriores en el sentido de que no tengo que demostrar nada a nadie Tengo las ganas y la ambición de conseguir muchas medallas, como si fuera un atleta que empieza. Quiero dar satisfacciones a toda la gente que ha confiado en mí en este tiempo. Tengo 34 años, pero aún me queda tiempo por delante señala. El presidente de la Española, José María Odriozola, se mostró satisfecho por haber recuperado un atleta, que ha pasado con éxito por el desierto. Como Federación nos hemos visto obligados a cumplir las normas cuando dio positivo, pero siempre hemos mantenido una relación con él y cuando empezó a competir fue uno más Cenó y visionó la carrera con Lebid En este aspecto, Alberto García no ha notado ninguna diferencia de trato en su vuelta. En Tilburg, por ejemplo, he estado con el resto de los atletas igual que antes o mejor. Lebid me dijo que había sido su rival más duro y que éste ha sido el Europeo que más le ha costado ganar. Cenamos juntos y vimos la carrera por televisión, comentándola Quizá las mayores críticas en torno a él hayan estado entre los atletas españoles. En Tilburg, donde yo estuve, el ambiente fue fantástico en el grupo de los atletas españoles. Quizá hay en algún otro sector un cierto resquemor hacia su persona, como lo puede haber en cualquier colectivo, pero ha cumplido su sanción y no es justo estar recordando siempre el pasado matiza Odriozola. A ritmo africano en la Casa de Campo Fue el momento en el que habló también con Julio Rey, atleta sancionado igual que él con dos años y que luego volvió a la elite (subcampeón mundial de maratón en París 2003) Julio me llamó al principio y me abrió los ojos cuando peor me encontraba. Me dijo que me iba a quedar solo y que debía seguir entrenándome y estudiando Y todo ello sin dejar de entrenarse, en invierno y en verano, con la misma dureza que si estuviese en activo matiza el propio Alberto García, que siguió corriendo a ritmo africano en la Casa de Campo. Tengo las ganas y la ambición de conseguir muchas medallas, como si fuera un atleta que empieza Así hasta su vuelta, el 14 de junio de 2005- -cinco días después de haber cumplido su sanción de dos años- -en Rivas, donde fue octavo en la carrera de 2.000 metros. Poco después se ganó su pasaporte al Mundial de Helsinki en la Golden Gala de Roma, donde corrió los 5.000 metros en 13: 10.58, aunque en la capital finlandesa no pasó de Rafael Blanco: Lo hecho por Alberto tiene mucho mérito Rafael Blanco, director general de Deportes y presidente de la Comisión Nacional Antidopaje, mostró su satisfacción por la vuelta de Alberto García a la elite del atletismo europeo. Lo hecho por él tiene mucho mérito. Primero, porque es duro trabajar dos años sin competir; segundo, porque ha demostrado tener una capacidad de trabajo importante; y, en tercer lugar, y esto es un ejemplo para todos, porque ha demostrado que se puede brillar a gran nivel y competir sin necesidad de ayudas dijo. Añadió que en el CSD somos muy claros en nuestra política antidopaje y del tolerancia cero. Pero una vez que el deportista ha sido sancionado, hacemos lo posible para que vuelva a la competición activa una vez que cumpla su sanción. El deportista tiene todo el derecho a recibir todos los apoyos que sean necesarios para reinsertarse de la mejor manera que pueda En este sentido, recuerda con satisfacción otros casos, como el del atleta Julio Rey o el nadador David Meca, subcampeón y campeón del mundo, respectivamente, después de haber cumplido ambos una sanción de dos años por dopaje. Ahora tenemos el caso, por ejemplo, del piragüista Jovino González, que está a punto de cumplir su sanción y ya estamos contactando con su federación para que se reintegre en su club y en la selección de la manera más rápida posible Blanco calificó de normal el hecho de que se intensifiquen los controles sobre los atletas que puedan sembrar algún tipo de dudas, porque eso les da a ellos mismos más tranquilidad