Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MARTES 13 12 2005 ABC Internacional Londres asegura que el margen para negociar el presupuesto de la Unión es escaso La Comisión Europea, Madrid, Berlín y París insisten en una mayor reducción del cheque b Las cancillerías europeas espe- ran ahora la nueva propuesta presupuestaria del Reino Unido, que podría hacerse pública mañana, tras el rechazo masivo a la primera MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. El titular de Asuntos Exteriores del Reino Unido y presidente de turno del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la UE, Jack Straw, advirtió ayer de que el margen para negociar el presupuesto es escaso y aseguró que no se puede lograr un acuerdo a cualquier precio El canciller británico hizo estas afirmaciones a pocos días del comienzo de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, cuyo punto fuerte es el presupuesto europeo para 2007- 2013, encallado en la actualidad tras la propuesta presentada por Londres la semana pasada, que provocó el rechazo de veintitrés países miembros. La situación que se vivió ayer en la cita del Consejo de Ministros de Exteriores europeo fue tan delicada que al tema presupuestario se le dedicaron tan sólo ocho segundos de una reunión que duró varias horas. Straw tomó la palabra y explicó que pondría sobre la mesa, probablemente mañana, una nueva propuesta sobre las cuentas de la UE, y precisó que, al respecto, estaba abierto a escuchar las intervenciones de los ministros sobre la materia, pero los cancilleres optaron por esperar a tener el nuevo proyecto de Londres para expresar su opinión. El meollo del desacuerdo estriba en que Londres ha diseñado un presupuesto que limita los recursos de Europa al 1,03 por ciento del Producto Interior Bruto, frente al 1,06 que propuso la presidencia luxemburguesa. El recorte, de alrededor de 25.000 millones de euros, se aplicaría sobre todo a los diez países de la adhesión, al desarrollo rural, a las ayudas agrícolas a Bulgaria y a Rumanía, así como al capítulo administrativo. Pero, además de este recorte general del presupuesto, Londres propuso mantener su cheque (mecanismo de compensación del que se beneficia desde 1984 y por el que cada año recibe de Bruselas alrededor de 5.000 millones de euros por carecer de ayudas agrícolas) hasta 2013, aunque con un aumen- to de 8.000 millones de euros menor que el que le hubiera correspondido en virtud de la propia mecánica del cheque Londres exige para ir más allá una reforma global de las políticas de gasto europeas, sobre todo las relacionadas con la agricultura. Francia, uno de los veintitrés países que han criticado el plan de Blair, aseguró ayer a través de su ministro de Exteriores, Philippe Douste- Blazy, que cualquier acuerdo exige que Londres reduzca más su cheque, hasta los 14.000 millones de euros, de modo que contribuya también a financiar los fondos necesarios para los diez países de la ampliación. Blair, maratón de bilaterales El primer ministro británico, Tony Blair, mantendrá hasta el mismo día del comienzo de la cumbre, prevista para el jueves y viernes próximos en Bruselas, numerosas reuniones bilaterales y contactos telefónicos con las principales capitales europeas al más alto nivel para intentar cerrar un acuerdo y que la cita no acabe en fracaso, como ya ocurrió en junio en Luxemburgo. Por parte española el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, recalcó ayer la necesidad de que Londres haga una propuesta seria, cosa que no ha hecho todavía al tiempo que pidió un mejor tratamiento para nuestro país en ayudas regionales, el reconocimiento del principio de la cohesión en Straw besa a su homóloga austriaca, Ursula Plassnik, en el Consejo de ayer en Bruselas Moratinos demanda a Tony Blair que haga una nueva propuesta seria, cosa que no ha hecho todavía Durao Barroso clama por que no se fomenten las divisiones entre los nuevos miembros de la Unión y los antiguos el reparto de los fondos para la investigación científica y mayores reducciones en el cheque Desde la Comisión Europea, su presidente, José Manuel Durao Barroso, envió ayer una carta a Blair en la que le explicaba, entre otras cosas, que sólo un recorte suplementario y permanente de su cheque puede hacer posible el acuerdo, en alusión a que la reducción de 8.000 millones de euros que ofreció el Reino Unido, además de escasa, es sólo temporal (hasta 2013) Barroso pidió además a Londres que aumente la dotación global de las cuen- Francia pide que la UE congele las futuras ampliaciones ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. La cuestión llevaba más de dos años dando vueltas en la atmósfera de las instituciones comunitarias, pero en el Consejo de Ministros de ayer se puso ya una primera piedra para levantar un muro con pretensiones de marcar las fronteras de Europa. Las nuevas ampliaciones ya comprometidas van a seguir un camino más tortuoso y exigente que las que se han producido hasta ahora, y en los próximos seis meses se pretende abrir el debate formal sobre los límites territoriales de Europa. El jarro de agua fría le ha caído a la pequeña Macedonia, un país al que se le prometió que si hacía todas las reformas políticas que se le aconsejaban tendría abiertas las puertas de la UE. Así lo ha hecho, y la Comisión Europea ha certificado que las condiciones han sido cumplidas, por lo que recomienda a los países miembros que accedan a concederle el estatuto de país candidato. Sin embargo, ayer Francia abanderó a un grupo de países que pidieron abiertamente que se pare el proceso de nuevas ampliaciones, al menos hasta que las opiniones públicas de ciertos países se muestren menos hostiles a esta idea. El ministro Miguel Ángel Moratinos dijo que España apoya que se conceda el estatuto que ha pedido Macedonia, pero anticipó que las condiciones de las negociaciones serán endurecidas. Todos los ministros hemos aceptado el debate que creemos necesario, pero al mismo tiempo no podemos dejar de enviar un mensaje claro de apoyo a Macedonia Su colega francés, Philippe DousteBlazy, dijo que había que evitar que la construcción europea parezca una huida hacia adelante La perspectiva de llegar a ser miembros de la UE se ha revelado como la fuerza más formidable para consolidar la estabilidad y las reformas en una región como los Balcanes Occidentales.