Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12 12 2005 Deportes 101 La navegación será clave para poder triunfar Tantas horas sobre la KTM, muchas veces levantado, exigen mucha concentración. Es un aspecto decisivo para no cometer un error garrafal. Marc Coma sabe cómo regatear al enemigo de la relajación, producto del cansancio: Intento mantenerme centrado en la navegación y en el objetivo final, sin distraerme, a pesar de que pasamos muchas horas encima de la moto. Aquí es donde más se nota la ayuda del trabajo psicológico que realizamos La psicología le permite driblar esa exigencia del triunfo que le rodea: Todo el equipo sabe que el Dakar es una carrera muy complicada y larga, en la que influyen muchos factores. Saldré a por todas y el objetivo es ganar la carrera, pero todos debemos estar muy fuertes, porque pueden pasar mil cosas La limitación de la utilización del GPS será uno de los problemas que el rally recupera en pro de su viejo romanticismo: Por eso habrá que poner mucha atención en la navegación. Será más importante que nunca Marc Coma ya tiene experiencia en el Dakar AFP MARC COMA Piloto de motos de Repsol Honda en el Dakar Mi principal rival es el desierto, no Despres o Esteve Su padre, Ricard Coma, piloto de motocross, le introdujo este veneno en la sangre. El enduro fue su preparación. Desde 1995 a 2001 fue uno de los grandes de la especialidad. Hace tres años debutó en el Dakar. Nani Roma fue su padrino El año pasado fue segundo. Hoy sólo aspira a ganarlo. TEXTO TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. Marc Coma (Aviá, Barcelona, 7- 10- 76) es la opción española más importante para triunfar en el Dakar, para suceder a Nani Roma en el historial. Sabe que esa es su única meta. Asume bien el reto. -Fue segundo y su único objetivo es ser el primero. ¿Cómo se soporta esa presión? -Bien. Toda mi vida he aspirado a ser campeón del mundo y este año he conseguido el Mundial de raids. Ya he logrado una de mis metas, pero desde hace tres años afronto el Dakar y sé que suceder a Nani Roma como ganador de esta prueba es mi nuevo objetivo. Tengo todo el apoyo de Repsol y de KTM para alcanzarlo. Conquistar el título de raids me da mucha moral, pero este rally es algo distinto. ¿En qué? -No luchas sólo contra tus rivales, sino contra una serie de circunstancias. Esta prueba es siempre una sorpresa, una carrera de la que nunca se sabe lo suficiente. Lo que sí es cierto es que el año pasado fue un punto de inflexión para mí, porque fui segundo y me sentí capacitado para intentar ganarlo. ¿Cyril Despres es su gran rival, su referente, o hay otros adversarios? -Esa es la cuestión. El Dakar es diferente y el primer enemigo no son Despres o Isidre Esteve, sino la propia carrera, el desierto. Después, mis principales rivales son el actual campeón, Despres, y mi ex compañero, Esteve. ¿Cómo se plantea el raid con Esteve como contrincante? ¿O por ser su compañero era el máximo adversario? -En efecto... Isidre cambia de colores, pero nunca ha dejado de ser rival... Tiene mucha experiencia y va a ser un hombre fuerte. Tengo una buena relación con él, es un gran piloto y sigue siendo adversario, como lo era antes... -Ahora es el líder del equipo Rep- Conquisté el Mundial de raids y se me considera favorito; no me presiona, el año pasado ya salí a ganar sol. Se le considera favorito ¿Supone demasiada responsabilidad? -Estoy orgulloso de que el aficionado te vea capacitado para ganar. Te da mucha confianza. El título de raids no es una culminación y vamos a intentar que sea un punto seguido para conquistar el Dakar. El pasado mes de enero también salí con el objetivo de la victoria, así que la situación no varía para mí. Llevo treinta mil kilómetros recorridos en África y estoy preparado. ¿Cómo define el Dakar? -Es el rally por excelencia, por la repercusión que tiene, por la enorme participación, por la gente que mueve... Los países que atravesamos y su recorrido, con desierto, dunas, trampas, de noche, de día... todo eso lo convierte en una carrera única y admirada, en la que todos los pilotos aspiran a participar algún día. -Los que compiten una vez en esta prueba quieren repetir. Engancha. ¿Qué veneno inyecta? -El desierto, África y la gente que te encuentras en el recorrido ofrecen un encanto difícil de explicar. La gente que lo ha sentido en directo lo puede comprender, pero es difícil de contar a quienes no han estado nunca. Siempre deseas volver. -Roma lo ganó después de mil tragedias. ¿Qué es lo mejor y lo peor que recuerda de esta competición? -Hay muchos buenos recuerdos, y de los malos prefiero no acordarme. Lo mejor es la humanidad que hay. Se trata de una carrera en la que la gente es solidaria. Al desierto se le debe entender. Creo que si lo entiendes y lo disfrutas, es un amigo. Pero si no lo entiendes, si no sabes calcular que allí hay una trampa o un hueco, te derrota. La experiencia de lo que has pasado y la intuición que desarrollas es clave. -Los pilotos de motos no podrán correr a más de 160 kilómetros por hora, o serán sancionados. ¿La nueva reglamentación es buena? -La organización ha tomado una dirección adecuada. Son medidas justas. Llevaremos menos peso en las motos. Con el límite de velocidad habrá que poner mucha intención. ¿Cómo calcularán para no pasarse de los 160 kilómetros por hora? -Llevaremos un medidor que nos indicará, que nos avisará cuando pasamos de 150. Lo importante es adaptarse a vigilar ese medidor para no pasarse. ¿Ser campeón mundial de raids le exige todavía más? -Trato de crecer como piloto, y el hecho de lograr el título es una prueba de que el camino y la línea de trabajo que llevamos es buena. El Dakar se afronta así con más confianza. No por ese título, sino por lo que ha costado lograrlo. Pienso que la exigencia es la misma y me la impongo yo.