Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional LUNES 12 12 2005 ABC HUGUETTE LABELLE Presidenta de Transparencia Internacional La corrupción esquilma el bolsillo de los ciudadanos y la propia democracia BERLÍN. La corrupción internacional ha sido hasta ahora un tabú dice Labelle. Pero que algo empieza a cambiar lo muestran la reciente celebración del Día Mundial Contra la Corrupción o la próxima entrada en vigor de una Convención de la ONU para luchar contra esa lacra. El último barómetro elaborado por Transparencia Internacional asegura que es crucial que los gobiernos comprendan que la lucha contra la corrupción es la clave para afianzar el desarrollo económico y combatir la pobreza ¿Porqué ha sonado la hora de la lucha contra la corrupción? -Vemos que cada vez más dirigentes en el mundo hacen campaña y son elegidos con programas anticorrupción: en Kenia, Nigeria, México, Chile... es un fenómeno global. Unos lo hacen para combatir la pobreza; los países desarrollados por mejorar servicios y empleo. Pero la exigencia de transparencia e integridad es el denominador común. -Se le concede cada vez más un valor político... -Si un partido gana con un programa anticorrupción, la gente espera cambios; si no llegan, ello arruina la fe en la política. Pero también hay frustración con los gobiernos que habilitan medidas, pues no se ve un cambio en la percepción, porque el elector ya está resabiado y tarda en conceder que haya cambios o que vayan a durar. Hay un desentendimiento, que hay que atajar con mejor comunicación. -Además de esquilmar, la corrupción mina la sociedad civil... -Cuando una madre percibe que funcionarios de su Estado ponen intereses propios por encima de la atención básica a su hijo, la esperanza cívica en el futuro se ve laminada. Los más pobres emplean hasta un cuarto de sus ingresos en sobornar, con lo que pagan dos veces por acceder a servicios como aduanas, sanidad o educación. Si no lo hacen, madres y niños mueren, o son analfabetos, condenados a seguir en la pobreza. Ante el sida es evidente que la corrupción es un asunto de vida o muerte. -Países ricos en recursos tienen las poblaciones más pobres, ¿de quién es la culpa? -El Gobierno tiene la primera responsabilidad, pues administra los recursos. Pero si hay multinacionales que explotan esos recursos, éstas comparten la responsabilidad, sobre todo si se llevan al exterior todo su capital. ¿Por qué no sobornar si otro puede llevarse el contrato? -Demostramos a las empresas que no pueden minar impunemente la moral de una sociedad; que cuanto más pa- La canadiense Labelle considera esencial que los gobiernos comprendan que la lucha por la transparencia es clave para combatir la pobreza y afianzar el desarrollo RAMIRO VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL Huguette Labelle, en la sede de Transparencia en Berlín guen, más ponen en peligro el futuro de sus inversiones. Hacen al país más inseguro política, empresarial y socialmente. La gente se sabe perdedora y se rebela. Al final la mala reputación de la empresa queda al descubierto. ¿Reputación no es un concepto de ricos en el Tercer Mundo? -No diga que integridad y confianza son privilegios de ricos. Yo he trabajado en 75 países, he hablado con sus dirigentes, empresarios y ONG y le aseguro que están muy preocupados por la corrupción, porque está erosionando la confianza y la energía de sus gentes. -Que EE. UU. prohibiera a sus empresas sobornar en el extranjero no contagió mucho a los europeos... -Sí, pero hoy, con la convención de la OCDE, una empresa puede ser procesada por corromper fuera. Y con la convención de la ONU, firmada ya por 137 P. SEVILLA CIORDIA países, cada vez más los gobiernos se dotan de medios legales. Trabajamos también con el sector privado, estableciendo principios empresariales de integridad y contra el soborno. ¿La globalización crea corrupción, o transparencia? -Puede parecer que es más fácil irse a corromper a otro país, pero al tiempo surgen instituciones multilaterales comprometidas, como la nuestra o la UE, la OCDE, la ONU o el Banco Mundial. En diez años se ha hecho mucho; antes, hablar de corrupción era tabú, y España ha mejorado en el barómetro hasta los 7 puntos sobre 10 (tenía 4,3) pero aún debe perseverar países de la UE permitían a sus empresas desgravarse por sobornar fuera. -En España, la UE supuso una explosión de tráfico de influencias, ¿es importable o va en la cultura? -Para bailar el tango hacen falta dos. Nadie está libre, pero un gobierno puede hacer ver que no está dispuesto a aceptar o pagar esas prácticas. Ahora: cuanta más oferta, más posibilidad y más tentación. Oferta y demanda se retroalimentan. Pero un gobierno puede limitarla siendo transparente con lo que paga, y la persecución de infractores es disuasoria para el ofertante. -España ha alcanzado la media europea en los últimos diez años... -España ha puntuado 7 sobre 10 en el barómetro (desde 4,3) Prueba de que se avanza cuando la sociedad y los medios de comunicación piden a su gobierno que el dinero sea bien gastado y exigen una atmósfera de limpieza que a todos beneficia. Pero aún debe tomarse mucho más en serio la convención de la OCDE, y bueno sería si más empresas asumieran nuestros principios empresariales contra el soborno ¿Ha afectado a la corrupción el mercado del Este? -La presión sobre los candidatos a entrar en la UE sirvió para aprobar normas anticorrupción, y quienes ingresaron son percibidos ahora como menos corruptos; pero, una vez dentro, el esfuerzo se ha ralentizado. Esto exige que la UE curse medidas propias para seguir avanzando, como la iniciativa para la transparencia de la comisaria Callas para la publicación de los receptores de fondos comunitarios. ¿Corrompe Bruselas? -Desde la caída de la Comisión Santer ha habido pocas irregularidades, sólo el caso de Eurostat o los riesgos de contabilidad revelados por Marte Andreasen. Peor es el uso de fondos agrícolas y estructurales, que es el grueso del gasto, en los que la Comisión no tiene supervisión y los gobiernos asumen la responsabilidad. Ahora bien, no pedimos más control, pues se ha llegado a tal rigidez que impide la eficiencia, sino un cambio en los procedimientos. ¿Haría negocios en Iberoamérica? Transparencia Internacional y otras organizaciones han contribuido a sensibilizar sobre la corrupción, y eso es perceptible en las nuevas campañas políticas, lo cual es un estímulo para que la gente siga demandando esfuerzos más concretos y también a largo plazo. Las elecciones en Chile, México, Brasil, Colombia y Perú son un buen momento para rendir cuentas sobre lo cumplido. En Chile, los candidatos electorales han tenido muy en cuenta nuestras sugerencias.