Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional JORNADA ELECTORAL EN CHILE LUNES 12 12 2005 ABC Bachelet vence en las presidenciales, que disputará en segunda vuelta el 15 de enero Piñera será el candidato de una derecha dividida, tras imponerse a Lavín en cerrada pugna b Ricardo Lagos se despide como uno de los presidentes más queridos de la historia de su país, con el sorprendente apoyo de tres cuartas partes de la población CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL SANTIAGO. La candidata socialista, Michelle Bachelet, de 54 años, ganó ayer holgadamente las elecciones presidenciales en Chile, pero no logró el respaldo suficiente para evitar una segunda vuelta, el próximo 15 de enero, en la que competirá con el derechista Sebastián Piñera para decidir el futuro presidente, o presidenta, del país para los próximos cuatro años. Al cierre de esta edición, con el 82,44 por ciento de las mesas escrutadas, Bachelet lograba un 45,7 por ciento frente a un 25,6 de Piñera- -candidato de la derecha moderada de Renovación Nacional- El segundo hombre de la derecha- -la Unión Democrática Independiente (UDI) más extremista- Joaquín Lavín, se quedaba en un 23,3 por ciento, mientras que el izquierdista Tomás Hirsch llegaba al 5,2 apenas y comprometía su apoyo a Bachelet en segunda vuelta. Conforme a un compromiso previo entre los dos candidatos derechistas, Lavín apoyará a Piñera, el más votado. A la espera de los datos definitivos, la primera lectura era que el resultado de Bachelet, pese a vencer, es el peor en la historia de la Concertación izquierdista. Tanto Patricio Aylwin como Eduardo Frei lograron la Presidencia en primera vuelta al superar la mitad más uno de los votos; mientras que Lagos, frente a Lavín, obtuvo un 48 por ciento en 1999, porcentaje no alcanzado ayer por Bachelet. La aritmética anticipa que la suma de los votos de la derecha daría la victoria a Piñera frente a Bachelet el próximo 15 de enero, pero no si los votantes de Hirsch apoyan a la candidata socialista. El resultado será apretado, con ligera ventaja para Bachelet. Ricardo Lagos, el presidente saliente, fue aclamado ayer en Santiago de Chile como si del gran triunfador se tratase Hoy es el día en que cada hombre, cada mujer, valemos lo mismo: un voto Bachelet admitió: Vamos a la segunda vuelta, pero somos mayoría Sebastián Piñera, el empresario al que la Prensa italiana compara con Berlusconi, siguió el ejemplo de Lagos, respetó la cola para votar y anticipó: Los finalistas somos Michelle y yo al tiempo que lanzaba a su rival una invitación a dos debates En este escenario, y con Pinochet bajo arresto domiciliario y sin ir a votar, ayer se deshojaba también la margarita sobre la futura composición del Par- EFE El ex dictador Augusto Pinochet no pudo ejercer el voto, al permanecer bajo arresto domiciliario Por vez primera, todos los miembros del Senado chileno son elegidos directamente en las urnas Lágrimas de Lagos La imagen del día era la de Ricardo Lagos. El presidente, que deja su mandato con un apoyo de en torno al 75 por ciento, fue recibido en el colegio electoral con una atronadora ovación. En democracia, cada cuatro años, todos somos iguales, todos valemos lo mismo, y con un lápiz y un papel dibujamos el país que queremos reflexionó. Embargado por la emoción y sin poder contener alguna lágrima, interpretó el clamor popular: El pueblo comprendió hacia dónde queríamos ir. Conducir un país es saber a dónde vamos Su ex ministra y candidata de la Concertación de partidos de centro izquierda, se expresó en términos similares: lamento, donde se renuevan la Cámara de Diputados y la mitad del Senado. Por primera vez en la democracia chilena la totalidad de los senadores habrán sido elegidos en las urnas. Entre las rémoras de la época de Pinochet (1973- 90) con las que ha tenido que convivir Chile destacaba una Constitución heredada, en la que sobresalían las figuras de los senadores vitalicios y los designados. Los primeros eran escaños ocupados por ex presidentes, y los segundos, elegidos a dedo por el dictador, las Fuerzas Armadas y otras instituciones. Esta prerrogativa, vigente durante 16 años, entregaba el 20 por ciento de la Cámara Alta a cargos no elegidos por el pueblo. La reforma constitucional emprendida durante el Gobierno de Ricardo Lagos ha puesto punto y final a esta situación y ha cambiado la fisonomía del Senado. Aprobada con el apoyo de la derecha, el pasado mes de septiembre, el hemiciclo quedó reducido de 48 a 38 escaños. Sin embargo, las modificaciones no han conseguido terminar con el denostado sistema binominal que consiste en que la primera lista debe doblar a la siguiente para quedarse con los dos senadores en liza en la región correspondiente. En el caso de la Cámara Baja, la elección de los 120 diputados sigue el mismo mecanismo que deja, de manera permanente, en tablas las discusiones clave.