Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional LUNES 12 12 2005 ABC Un doble crimen a manos de asesinos a sueldo ha evidenciado un problema enquistado en la comarca pontevedresa. El narcotráfico campa a sus anchas y suma más muertes La cruzada del padre Aldao por Arosa TEXTO: ÉRIKA MONTAÑÉS FOTOS: MIGUEL MUÑIZ CAMBADOS (PONTEVEDRA) La historia comienza en un pub, cuando a un joven de entre 12 y 16 años se le ofrece un gramo de perica cocaína Es frecuente que, después, se sitúe al resguardo de gente que lo maneja sin entrañas ni escrúpulo alguno, así que al final acaban en un molino con un tiro en la cabeza. A los 30, a los 25, a los 20 años... Cada vez más jóvenes El relato de un capitán de la Guardia Civil de la provincia de Pontevedra tiene muchos nombres y apellidos en la comarca de Arosa. Veintiocho en los últimos trece años, siete de ellos sólo en 2005, seis desde el pasado mes de septiembre, tres en la última semana... Todas estas muertes tuvieron un denominador común: los intereses del narcotráfico embarraron las relaciones entre grupos organizados y desembocaron en ajustes de cuentas recíprocos entre los clanes. La última de estas vendettas se produjo el pasado 3 de diciembre, cuando en un viejo molino, cobijado en un recóndito paraje de muy difícil acceso, aparecían los cadáveres de dos primos, Ricardo Feijóo Vázquez, de 31 años, y José Ángel Feijóo Abal, de 20, maniatados con un alambre de uso en viñedos, abatidos a tiros y calcinados. Nada más conocerse la identidad de las víctimas, todo el mundo en Cambados no dudó de que se trataba del íntimamente unido a esta familia mundo de la droga. Lo que poco más tarde se convirtió en un secreto a voces era que dos grupos mafiosos andaban a la gresca y uno de ellos habría contratado a cuatro sicarios extranjeros para secuestrar y torturar hasta la muerte a Cerco a la Sicilia gallega El pasado 3 de junio, el ministro del Interior respondía así a una pregunta formulada por la diputada socialista María José Porteiro sobre los medios de que dispone Galicia para encarar el crimen organizado: La Jefatura Superior de Policía de Galicia dispone de una Unidad de Droga y Crimen Organizado (Udyco) con tres secciones (Pontevedra, Vigo y La Coruña) dos Antenas (Villagarcía y Ribeira) y un Comisario Coordinador, con base en Pontevedra, dedicado en exclusiva a la lucha contra el tráfico de drogas. La Guardia Civil actúa en el marco del Plan de Actuación contra el Crimen Organizado (Pacco) Este semestre se constituirán las Unidades Territoriales de Inteligencia (UTI) criminal de La Coruña y Vigo. Se está proliferando en la investigación del blanqueo de capitales; se está mejorando la coordinación interna y se está trabajando conjuntamente con la Fiscalía Antidroga de Pontevedra y La Coruña. quien había prendido fuego a una planeadora (potentes lanchas preparadas para acercar a tierra un alijo de hasta cinco toneladas de cocaína) Ricardo Feijóo. Y el caso, por lo macabro, por lo rocambolesco, ha levantado una fogata repentina que algunos temen se difumine muy pronto. Y las cosas sigan como hasta ahora. Una de esas personas, la que sin duda se ha pronunciado estos días con mayor contundencia y firmeza, es el José Aldao denuncia que a la sociedad le duelan las muertes, pero no reacciona cura de la parroquia cambadesa, José Aldao. Tras cuatro décadas de sacerdocio, confiesa no entender por qué la sociedad lamenta las muertes de los muchachos, pero las tolera con su silencio. Y, es cierto, las preguntas formuladas a no pocas personas del municipio relacionadas con el submundo de la droga se quedan en el aire. En el sepelio de los dos jóvenes, Aldao intercalaba- como vengo haciendo habitualmente -invitaciones a que políticos, asociaciones y particulares dejen de consentir, con su hermetismo absoluto, estas muertes violentas. Y ponía el dedo en la llaga: Ricardo y Ángel no serán los últimos Pero Aldao no se queda en la denuncia. La casualidad quiso que el pasado 2 de diciembre, cuando los dos primos eran encañonados en casa de Ricardo Feijóo en presencia de la mujer de éste y secuestrados, en el corazón de la comarca arosana se estaba promoviendo un foro de debate sobre el tráfico de estupefacientes y su proliferación en la ría gallega. Estaba presente la cúpula judicial y policial, con el fiscal Antidroga Javier Zaragoza reclamando una magistratura especial en Arosa para luchar contra este cáncer. A su lado, el más reconocido fiscal italiano, Pietro Grasso, el enemigo de la mafia, se enteraba a la par que el primero de lo sucedido en mitad de una cena a sólo 12 kilómetros. Las comparaciones saltaban enseguida. Y el párroco se unió a ellas: Me decían que en Sicilia las amas de casa colgaron sábanas blancas de las ventanas. Nosotros tendríamos que hacer algo similar, si no con sábanas, sí con otras cosas Hay motivos para exponer nuestra repulsa con signos externos y llamativos; manifestémonos espetó. El negro sudario del narcotráfico No se puede explicar cómo los jóvenes de la familia Feijóo seguían metidos en un mundo que no les había traído más que desgracias. En los últimos años, sufrieron hasta tres muertes relacionadas con el narcotráfico. En julio de 2004 los Feijóo denunciaban la desaparición de un hermano de Ricardo, que había sido visto por última vez realizando un trayecto a bordo de una planeadora. Su cadáver era encontrado meses después en aguas canarias. El fallecimiento respondió a un ajuste de cuentas. El pub que regentaba Ricardo en Cambados era conocido en los círculos del inframundo de la droga y no han sido pocos los incidentes contabilizados en su interior por este motivo, hasta un asesinato brutal hace dos años. Se dice que el pequeño de sus primos coqueteaba con el negocio desde hace pocas semanas, pero la fatalidad quiso que el día en que cuatro sicarios fueron a buscar a su primo, él lo estuviese acompañando. Refuerzo policial y judicial De momento, el caso parece haber calado en el Gobierno central, que un semestre después de que el ministro del Interior, José Antonio Alonso, anunciase que su departamento estaba evaluando la posibilidad de establecer en Galicia un destacamento especializado en la lucha contra la delincuencia organizada, ha sido esta semana cuando finalmente se ha ratificado la dotación. No en vano, la comarca de Arosa ha pasado a ser, junto con la Costa del Sol, aquélla en la que más narcos residen y más casos de vendettas se registran en el país. La vía de entrada de alijos de droga que constituye la ría arosana es, también, refugio de cada vez mayor número de asesinos a sueldo, muchos de ellos procedentes de Colombia, país en el que mueren cada año unas El pub Pirata, que regentaba uno de los asesinados en Cambados, permanece cerrado desde el suceso