Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LA CRISIS TERRITORIAL EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN LUNES 12 12 2005 ABC EUROPA COMO SÍNTOMA ay cosas que se ven de modo distinto desde la Oposición y desde el Gobierno. La buena situación de la economía durante el mandato del PP contrastaba con una elevada inflación- -que se fue moderando, aunque no lo suficiente- -que era vista por la Oposición como una lacra y por el Gobierno como una desagradable, pero lógica, consecuencia del fuerte índice de crecimiento. Es un argumento que ahora, tras perder las elecciones, no le sirve al PP y que el Gobierno trata de esgrimir con más fuerza aún que las medidas para contenerla. Lo más sensato que se ha oído decir al actual Gobierno sobre la crisis presupuestaria europea GERMÁN es que esa paradoja se reYANKE pite: que si ya se apuntaba mientras gobernaba el PP que deberíamos acostumbrarnos a ser contribuyentes netos de la Unión, porque nuestra economía ha mejorado sensiblemente y aún más comparativamente tras la ampliación, no se entiende que los ajustes que ahora se negocian tengan que atribuirse a una mala gestión. Para que la escena sea completa habría que añadir que ya entonces la situación se atribuía a una mala gestión, se contrastaba con el entendimiento entre Alemania y España en los tiempos de Felipe González y se subrayaba el antieuropeismo del PP. La expresión, que no era un argumento sino un puyazo, tomó cuerpo, tras el debate sobre la intervención aliada en Irak, y, al ganar las elecciones, se concretó en viajes, visitas, regalos de jamón y libros, sonrisas y abrazos hasta que el presidente Rodríguez Zapatero, en el Consejo Europeo del anterior semestre, reparó en que nada de eso servía a la hora de jugarse los cuartos. Y reparó en ello, como su ministro de Exteriores, bastante tarde. Tan tarde como ahora parece que se va dando cuenta de que hay que cambiar de estrategia, de que ya no vale atribuir la ausencia de déficit en España a la generosidad de Alemania. Convengamos en que las cosas son como son, al margen del rito con el que la Oposición trata de culpar al Gobierno y éste de defenderse. No estaría de más que unos y otros se enfrentaran a los hechos. Ningún sentido tiene que la Oposición, ahora, niegue una realidad con la que ya sabía que debería haberse enfrentado si el resultado de las elecciones de 2004 hubiera sido el previsto: no podremos por mucho tiempo seguir recibiendo unas ayudas que, en el contexto de la Unión, no nos corresponden, tendremos que modificar seriamente la política agrícola y ajustar la política económica- -y la presupuestaria- -a estos hechos inapelables. Y el Gobierno tendrá la triple responsabilidad de explicarlo a los ciudadanos, adecuar la política económica (encontrando en ella más razonables algunas de las propuestas de la Oposición que las de sus complacientes socios) y modular la acción exterior para que el trámite, que no puede evitarse, sea lo menos traumático posible. En esto último sí que hace falta un Gobierno más coherente, más influyente en el exterior, más serio. H El PP participará de forma intensa en el trámite del proyecto catalán Su estrategia dependerá de los límites del PSOE a la reforma sede de la calle Génova se discute sobre la conveniencia de presentar un texto alternativo basado en el Estatuto de 1979 con correcciones J. L. L. MADRID. Comienza a despejarse la incógnita sobre la participación del PP en la tramitación parlamentaria del Estatuto catalán. La dirección del principal partido de la oposición ha decidido que su actuación en la Comisión Constitucional del Congreso- -el órgano de la Cámara al que corresponde los primeros trabajos sobre la reforma estatutaria- -sea muy intensa y con un carácter absolutamente constructivo Los populares ya han dado pab En la sos en esa dirección. El primero en hacerlo fue el líder del partido, Mariano Rajoy, que el pasado martes- -durante la recepción conmemorativa del Día de la Constitución- -anunció en el Congreso la intención del PP de plantear propuestas sensatas y asumibles por todos dentro de su estrategia de combatir los elementos inconstitucionales que, según los populares, contiene el texto aprobado por el Parlamento catalán. Al día siguiente, el principal par- Los populares creen que el PSOE quiere ganar tiempo con su estrategia de prorrogar el plazo de enmiendas tido de la oposición siguió moviendo ficha. El portavoz del Grupo Popular en la Cámara Baja, Eduardo Zaplana (que previsiblemente llevará el peso de los trabajos de su partido en la Comisión Constitucional) anunció la intención del PP de pedir la comparecencia en el Congreso- -previa al trámite de enmiendas- -de todos los personajes públicos que tienen algo que decir sobre el Estatuto: los padres de la Carta Magna, expertos constitucionalistas, representantes sindicales, altos cargos y responsables de organismos públicos- -como el presidente del Consejo General del Poder Judicial, el gobernador del Banco de España y el Defensor del Pueblo- -que han criticado el proyecto. Ese mismo día, el presidente del PP catalán, Josep Piqué, señalaba en una entrevista concedida a Europa Press que la dirección nacional de su partido baraja presentar un texto alternativo basado en el Estatuto vigente, al que se añadirían adaptaciones y correcciones No son de la misma opinión destacados dirigentes populares, que creen que la presentación de un texto alternativo sería reconocer que el Estatuto del 1979 no sirve y debe ser reformado. En cualquier caso, tanto Piqué como otros miembros de la dirección del partido coinciden en que el PP no tomará una decisión definitiva sobre la estrategia que seguirá en la Comisión Constitucional hasta que los socialistas no hagan públicos los límites que impondrá al proyecto de reforma estatutaria. Sin vetos a las comparecencias En la sede de la calle Génova se trabaja con dos elementos básicos en este asunto: que el PP va ganando- -de momento- -la batalla de la imagen ante la opinión pública y que son los socialistas los que necesitan ganar tiempo en su estrategia de llegar a un acuerdo con sus socios del cuatripartito. Prueba de ello es que es el PSOE el grupo que ha pedido- -y lo seguirá haciendo hasta que llegue enero, mes inhábil en el Parlamento- -prórrogas en el plazo de presentación de enmiendas al proyecto. De momento, el único paso real que ha dado el PP es su exigencia de abrir una ronda de testimonios de expertos y altos cargos antes de comenzar con las enmiendas. Los populares se han comprometido a no oponerse a ninguna comparecencia pedida por otros grupos siempre y cuando no les veten las suyas. El PSOE, por ahora, se opone: el tiempo de los expertos ya ha pasado, alegan los socialistas. Soraya Sáenz, con Trillo y Camps, ayer en Valencia EDUARDO MANZANA Sáenz acusa a Zapatero de impulsar, con Galicia, el kit nacionalista completo M. C. VALENCIA. La secretaria de Política Autonómica del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, acusó ayer a Rodríguez Zapatero de impulsar en Cataluña el mismo kit nacionalista completo que ahora reclama el BNG. ¿Qué va a contestar ahora Zapatero al BNG? explicó la representante del PP que estuvo ayer en Valencia en una reunión con los ponentes de la reforma estatutaria valenciana. Sáenz de Santamaría consideró que llueve sobre mojado porque propuestas de anexión de otros territorios, de Justi- cia propia y de ruptura de la caja única se han repetido en otros estatutos como el catalán. Sobre esta reforma criticó que Zapatero trate artículos de tapadillo y advirtió que el PP defenderá la solidaridad entre los españoles pese a la deriva territorial de Zapatero