Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión LUNES 12 12 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil SUELDO PARITARIO E PRUDENTE CONSEJO DE ESTADO UNQUE el presidente de Gobierno parece empeñado en vivir al día, es evidente que siempre llega el momento de adoptar decisiones. Zapatero trató de ganar tiempo al enviar hace meses al Consejo de Estado su propuesta de reforma constitucional. Cerca ya de cumplirse el plazo, la información que hoy publica ABC revela que el alto órgano consultivo parece dispuesto a emitir un dictamen poco comprometido con la reforma. Así pues, será el Gobierno el que tenga que mojarse en la decisión de presentar o no dicho proyecto ante el Congreso, sabiendo que no cuenta a día de hoy con los apoyos imprescindibles para su aprobación. En el discurso de investidura, Rodríguez Zapatero hizo referencia a cuatro reformas específicas de la norma fundamental. Tres de ellas son susceptibles de ser encauzadas por la vía del artículo 167. En cambio, la modificación del artículo 57 para equiparar al varón y la mujer en el orden sucesorio de la Corona exige, sinexcusa posible, la puesta en marcha del mecanismo previsto por el artículo 168. La vigente Constitución es una norma de carácter rígido, de modo que establece requisitos complejos para su modificación. De ahí que no sea suficiente con la mayoría coyuntural que integran el PSOE y sus socios parlamentarios, sino que resulta obligado contar con el apoyo de la oposición. Cosa difícil, puesto que Rajoy ya ha dicho que no se dan en este contexto las condiciones necesarias para el consenso. El único punto de acuerdo- -la reforma de la sucesión a la Corona- -exige la disolución de las Cámaras y un referéndum final, obligatorio y vinculante. Una gran mayoría social comparte el contenido de dicha reforma, más aún tras el nacimiento de la Infanta Doña Leonor. Sin embargo, la más elemental prudencia obliga a buscar el momento propicio para no contaminar una modificación de tipo institucional con ningún género de debate partidista. Incluir esta reforma en el mismo paquete de la reforma territorial, podría ser aprovechado por opciones muy minoritarias para someter a la monarquía a indeseables tentaciones plebiscitarias. A su vez, la reforma del Senado- -sin duda, la de mayor sustancia política- -se plantea en el contexto más inoportuno. En pleno debate sobre el Estatuto catalán, con un Gobierno débil y complaciente ante sus socios radicales y mien- A tras algunos hablan de federalismo o Estado plurinacional, no tiene sentido discutir sobre la función de la Cámara Alta como foro de representación territorial en un modelo autonómico que muchos pretenden superar. Habrá que determinar primero la verdadera naturaleza de nuestro sistema territorial para decidir a continuación qué tipo de Senado se necesita. De lo contrario, estaríamos empezando la casa por el tejado. Tampoco acompañan las circunstancias a los otros dos puntos sujetos a dictamen. La mención nominativa de las Comunidades es menos inocente de lo que parece, puesto que podría ser utilizada para hablar de naciones (o comunidades nacionales u otros eufemismos) En cuanto a la Constitución europea, el no de Francia y Holanda deja en suspenso su ratificación y nada indica que el asunto vaya a desbloquearse a corto plazo. Así pues, el Consejo de Estado deja la pelota en manos del Gobierno. Cosa lógica, puesto que la petición de informe estaba mal planteada desde el principio, amén de que la heterogénea adscripción ideológica de las personalidades que componen este órgano ya hacía muy difícil el consenso ante el totum revolutum que le plantea Zapatero. El Consejo es un órgano de máximo prestigio jurídico, pero ni su tradición ni su composición hacen apropiado que actúe como un centro de estudios o como una consultoría la redacción de normas. Se trata de un cuerpo consultivo y, por tanto, debe pronunciarse sobre textos ya redactados. No es razonable utilizarlo para cumplir funciones de ingeniería constitucional De ahí que la probable opción del Consejo por un dictamen poco concreto sea el reflejo de su incomodidad ante la consulta. La verdadera reforma de la Constitución se sitúa hoy en el debate sobre el modelo territorial y no en los cuatro aspectos mencionados, que se amplían a cinco si se tiene en cuenta la reciente ocurrencia de Zapatero sobre el artículo 49. Da la impresión de que el Gobierno no podrá utilizar al Consejo de Estado como cobertura para una operación de maquillaje, mientras lleva a cabo, por vía estatutaria, la ruptura del modelo vigente. En materia de imagen, tendrá seguramente que conformarse con los 49 actos recién programados para dar un giro al manifiesto deterioro del Ejecutivo ante la opinión pública. N un estudio, el Ministerio que dirige Jordi Sevilla admite que en la Administración puede persistir algún comportamiento discriminatorio indirecto que dificulta la ocupación por mujeres de los puestos de trabajo de mayor responsabilidad y salario La conclusión es que el salario medio de las funcionarias de los Ministerios es un 18 por ciento menor que el de los funcionarios. La brecha supera el 30 por ciento en Exteriores, Justicia y Presidencia. Descontados los parámetros objetivos (horas de jornada, categoría, titulación y antigüedad) y a igualdad de condiciones, algunos estudios europeos señalan que las funcionarias cobran menos que los funcionarios. Y en el empleo privado la diferencia es aún mayor. Administraciones Públicas, impotente, confiesa no encontrar razón para que ocurra esto. Quizá ahora que admite que ocurre se decida a arreglarlo. Jordi Sevilla J. M. SERRANO SEAT, OTROS MALES A crisis de Seat podría arrastrar consigo a una cincuentena de proveedores, que emplean a cerca de 20.000 personas, si las perspectivas de producción de la compañía no aumentan traspasado el umbral de 2007. No se trata ya sólo de los 1.346 despidos previstos en el expediente de regulación de empleo presentado por la empresa, sino de una repercusión veinte veces mayor que puede dañar seriamente el tejido industrial catalán. Y ante la magnitud del problema que se avecina es necesario resaltar el precioso tiempo que ha perdido la Generalitat- -enfrascada en una no demanda social, como la reforma del Estatuto- -en darse cuenta y prevenir las consecuencias de esta crisis. Es en estas circunstancias, y no en las pomposas declaraciones del tripartito, donde se mide la altura de un Gobierno. L TRAGEDIA (Y DROGAS) EN LA CARRETERA L A cifra de accidentes y muertos en las carreteras durante este largo puente de las fiestas de la Constitución y la Inmaculada es escalofriante. Cerca de un centenar de personas han perdido la vida, a pesar de las intensas y continuas campañas de información y advertencia que se han venido realizando desde todas las administraciones públicas. Los expertos y asociaciones de conductores, a la vista de este negro saldo de las carreteras españolas, no coinciden plenamente en la determinación de las causas de una tragedia que parece estar instalada como un destino inevitable para decenas de ciudadanos. En todo caso, resulta indiscutible que hay una conjunción de factores subjetivos y objetivos, como el estado de las carreteras- -sobre todo, las de la red secundaria- -o la señalización de las mismas; pero, en última instancia, la mayoría de los accidentes serían evitables si los conductores actuaran con mayor diligencia, ajustando la velocidad del vehículo a las condiciones de la circulación y de la vía y manteniendo la concentración durante todo el trayecto. Sin duda, toda campaña de información es susceptible de mejorar sus contenidos y de aumentar su duración e intensidad, pero hoy en día todos los conductores están avisados de los riesgos de la velocidad excesiva- -y no sólo del exceso de velocidad- del consumo de alcohol y de las distracciones en los trayectos cortos. Sin embargo, a raíz de los datos ofrecidos ayer mismo por el Instituto Nacional de Toxicología, las autoridades tendrán que ampliar sus objetivos en la educación vial para atajar el consumo de drogas por los conductores. Según el citado instituto, el 5 por ciento de los fallecidos por accidente de tráfico en 2004 habían consumido previamente cocaína. Este porcentaje es el doble que hace cuatro años y contrasta con la reducción en un 10 por ciento del consumo de alcohol durante la conducción. Si la droga empieza a tomar el relevo al alcohol- -también ha aumentado el consumo de cannabis- la Administración tiene un motivo más para intensificar sus planes contra el consumo de estupefacientes, empezando por dotar a la Guardia Civil de medios para la detección de estas sustancias. No hay que caer en el error de creer que ese 5 por ciento es un dato poco significativo, porque, sin tener informes referidos a 2005, confirma una tendencia creciente que se debe abordar con la máxima urgencia. MENSAJE DE SENSATEZ U Santidad el Papa aprovechó estas vísperas de la Navidad para denunciar que el creciente consumismo altera la espiritualidad auténtica de estas fiestas, caracterizadas- -en la palabras de Benedicto XVI- -por el recogimiento, la sobriedad y una alegría íntima y no pública Acertada toma del pulso social por parte del pontífice romano, que no hace sino recoger lo que todas las familias (creyentes o no) notan, en forma de facturas, al finalizar la Navidad y encarar la cuesta de enero. Entendiendo que la actividad comercial es un motor esencial de las economías, parece sensato recordar el hondo poso espiritual de estas fiestas y la necesidad de preservarlo. S