Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 DOMINGO 11 12 2005 ABC Deportes LO QUE OPINA DE SUS ENTRENADORES... TOSHACK DEL BOSQUE QUEIROZ CAMACHO GARCÍA REMÓN LUXEMBURGO Fue el que me dio la oportunidad para debutar Desde el principio me dio confianza para seguir adelante Me hizo sentirme importante en el equipo Me conocía de la selección y ratificó mi madurez Me pedía opinión sobre muchas cosas del equipo Desde que llegó al equipo tuvo fe en mi personalidad IKER CASILLAS Portero del Real Madrid y de la selección española Valoro mi contrato porque he vivido en un piso de 60 metros Ya se ha convertido en un icono para el madridismo. Como tal visitó la redacción de ABC después de lograr en su renovación el trato económico que deseaba y se merecía TEXTO ENRIQUE ORTEGO y JULIÁN ÁVILA FOTO ÁNGEL DE ANTONIO ¿Cómo lleva lo de ser un icono mediático? -Bien. Ahora el fútbol se mueve mucho por los derroteros del marketing y te abre las puertas para hacer cosas en el mundo de la televisión y de los anuncios. ¡Y es bonito! -Acaba de renovar su contrato. ¿Hasta cuándo piensa seguir? -Acabo con 30 años y espero llegar a los 35, aunque tengo muy claro que no me voy a arrastrar por los campos de fútbol. Llegar a la barrera de los 35 sería muy importante y luego valorar si estoy capacitado para aguantar a un nivel aceptable. Son muchos partidos y muchos viajes y puede que a esas alturas de la vida el cuerpo pida un poco de tranquilidad. -Pero será difícil aguantar tanto tiempo en la élite. -Mantenerse en el Madrid es complicado. Hay que tener hambre, responsabilidad, sentimiento, ganas... ¿Ahora, después de firmar un seguro de vida, la gente puede pensar que se va a aburguesar? -Los que los digan no me conocen. Me considero un ganador. He vivido en una casa de sesenta metros cuadrados en Móstoles y eso me sirve para todo lo demás en la vida. Tienes que acordarte siempre de lo que tenías antes. Recuerdo que una vez a mi padre le pusieron una multa de tráfico de 20.000 pesetas y mis padres, como cualquier persona normal, lo pasaron mal para pagarla. Y de esto hace quince años. Hoy, por fortuna, una multa de esta cantidad no supone lo mismo para mi familia, pero valoras este tipo de cosas. ¿Ha cambiado mucho su papel en el Madrid o en la selección? -No. Soy el mismo de hace cinco años. Entonces era más joven y me tocaba aprender de los veteranos que tenía delante, como Hierro, Redondo o Sanchís. Y ahora me toca a mí enseñar a los que vienen desde abajo. -Se siente importante? -No lo sé. Sí sé que la gente de la calle me tiene cariño. ¿Recuerda su primer sueldo? -Sí. 15.000 pesetas en el Cadete B y fueron para ayudar en casa. ¿Quién es su mejor crítico? -Primero, yo; luego, mi hermano y mi padre, sobre todo mi padre. Es duro y exigente- ¿Y usted se calla? -Cuando era pequeño sí; ahora, no. ¿Cuál ha sido su mejor parada? -No hay una que recuerde por encima del resto. Quizás, una en Santander, ganamos 2- 3 con un gol de Zidane en el último minuto. Tiró Regueiro y despejé el balón a mano cambiada. ¿Y el gol más doloroso? -El de Elberg en la Copa de Europa contra el Bayern Múnich en semifinales. Fue una falta que lanzó desde fuera del área, el balón botó delante de mí y se coló en la portería. ¿Y la primera goleada? -La de Riazor ante el Deportivo. Allí me metieron cinco. Y otros cinco el Mallorca en el Bernabéu. ¿Duelen tanto las goleadas? -Si te meten unos golazos y ves que no puedes hacer nada se suaviza el dolor. Pero otra cosa es que de los cinco el portero tenga la culpa de tres o cuatro. ¿Cómo es posible que en 55 partidos con la selección no haya recibido más de dos goles un mismo día? -Porque el juego del Real Madrid es mucho más ofensivo. En la selección el bloque es más compacto, acuden jugadores que defienden mucho en sus equipos. Son compañeros que también están acostumbrados a convivir con el sufrimiento. ¿Superará la marca de partidos de Zubizarreta en la selección? -No me gustan las estadísticas. Está claro que si sigo en esta línea podría superarlo, pero es muy difícil mantenerse a gran nivel en un país que hay mucha competencia en la portería. ¿El mejor portero del mundo? -No existe. Existe el que mejor racha atraviesa en un momento concreto. ¿Con qué porteros haría el mejor? -Con Dida, Bufón y Cech. ¿Su partido? -El del debut en San Mamés. -Lleva más de doscientos en Primera y más de cincuenta en la selección y siempre dice el mismo. -Fue el día que empecé. Pasé de jugar en Tercera ante quinientos aficionados a hacerlo en San Mamés ante cincuenta mil, de que me vigilasen dos medios de comunicación a que estuviesen cincuenta pendiente de mí. ¿Cómo entró a un campo tan exigente como es el del Athletic? -A sabiendas de que todo el mundo me miraba y de que todas las cámaras me enfocaban. ¿Algún compañero se preocupó por usted para preparar ese partido? -Sí, Fernando Hierro. Compartí habitación con el entonces capitán y me dijo que estuviese muy tranquilo, que no me agobiase, que todo lo hiciese fácil y con naturalidad. ¿Ha cambiado mucho su vida deportiva desde entonces? -Claro que cambió. Hasta aquel día el fútbol era para mi un hobby En San Mamés vi una oportunidad para abrirme paso en este deporte. Si les soy sincero, en ese momento no pensé que ju-