Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Sociedad DOMINGO 11 12 2005 ABC Ilusionado porque salga no fumadores La clientela de Chez Evaristo abarca todas las edades, con una amplia presencia de familias, especialmente las mañanas de los días festivos. Es un bar de pinchos comenta el propietario, para quien sería ilusionante que el resultado de la votación fuera mayoría de no fumadores La causa de esa opción es que adora a los niños y le gustaría seguir contando con su presencia en el bar. Me encantan los críos y siempre juego con ellos, en el bar y donde sea. Son mi debilidad La mayoría de la clientela es de Pamplona, aunque en los puentes, como el reciente de la Constitución y el de la Inmaculada, recibe a un gran número de personas llegadas de Cataluña, Madrid y Valencia. Por su parte, en el verano, además del cliente llegado de cualquier punto de España, atiende a muchos franceses, ingleses y holandeses, especialmente durante los Sanfermines. Pese a que le gustaría que saliera No su impresión es que saldrá Sí a tenor de los comentarios que oye a la gente. La mayoría parece que vota fumadores. De salir ese resultado, Chez Evaristo perderá un 35 por ciento de su clientela Un cliente de un bar de Pamplona deposita su voto en la urna RUBÉN GARCÍA Bares y restaurantes abren consultas sobre el tabaco por toda España Fumadores o no fumadores esa es la cuestión para muchos locales b El propietario de un bar pamplo- nés, situado en la conocida calle Estafeta, ha decidido solucionar el conflicto por votación popular. El día 22 se conocerá el desenlace BEGOÑA LÓPEZ PAMPLONA. ¿Cómo quieres que sea tu bar? Chez Evaristo. Ayúdanos a decidir entre fumadores y no fumadores y participa en el sorteo de un jamón ibérico de bellota Es un ejemplo de lo que empieza a suceder en España. Y es como José Luis Biurrun, de 68 años de edad y propietario de Chez Evaristo, pretende dirimir el conflicto que se le plantea en su establecimiento con la entrada en vigor de la nueva ley contra el tabaco. Emplazado en una de las calles más conocidas del mundo, Estafeta, con una barra de piedra y decoración sanferminera, -carteles antiguos de fiestas y recuerdo del internacional encierro- Chez Evaristo es un bar de unos 80 metros cuadrados, en el que trabajan nueve personas. Su negocio tiene dos partes bien diferenciadas: los pinchos, en un horario con presencia mayoritaria de familias y muchos niños, y las copas, por la tarde- noche, con clientes que son parejas o cuadrillas. José Luis Biurrun ha instalado urnas a la entrada del bar para que sean los propios clientes quienes decidan si se podrá o no fumar en el establecimiento. Ante el dilema que me provocó tener que decidir por mí mismo esta cuestión, no me pareció oportuno tomar yo la decisión y pensé que tenían que ser los propios clientes quienes decidieran cómo querían que fuera su bar: si de fumadores o no fumadores manifiesta Biurrun. Por ser un establecimiento de menos de 100 metros cuadrados- -no se cuenta la barra- la ley establece que será de libre elección el fumar o no. Eso sí, matizó Biurrun, lo que se decida, eso será lo válido. La idea es novedosa, pero casi al mismo tiempo por toda España otros locales han empezado a hacer lo propio. La cuestión es dar gusto a los incondicionales, no perder clientela y que todos se sientan cómodos. Consultas a clientes habituales empiezan a ser una costumbre en bares y restaurantes de todo el país, aunque, en este caso concreto, se han desbordado todas las expectativas, no sólo por la afluencia de parroquianos a las urnas, sino también por la repercusión mediática. A los clientes les ha parecido una gran idea Cava, croquetas y sorteo de un jamón José Luis instaló el pasado 22 de noviembre la primera de las urnas y colocó junto a ellas las papeletas de voto, que contienen dos casillas con las dos opciones y una pequeña explicación. Hasta la fecha ha llenado ya dos urnas y los clientes están depositando sus votos en la tercera. En total, más de 4.000 papeletas depositadas. El plazo para votar se extiende hasta el 22 de diciembre. Posiblemente, indicó Biurrun, a las seis de la tarde de ese día se abrirán las urnas para proceder al recuento de votos. Eso sí- -añadió- -el resultado será vinculante y el recuento se hará en presencia de un notario Para hacer la espera más amena, José Luis ha pensado obsequiar a todo el que se acerque por el bar con una copa de cava y un aperitivo, posiblemente croquetas. El propietario sorteará un jamón proveniente de Badajoz entre los votantes. Es un incentivo para que votasen, aunque no está siendo necesario. Los clientes han demostrado que sin el incentivo hubiesen votado igual Tomás tiene 39 años, está casado y es padre de una niña. Su esposa y él fuman mientras la niña toma un pincho de jamón y queso y anda poniendo en aprietos a sus padres preguntando que para qué son las urnas y qué pasa si sale que se puede fumar. Se les incorpora a la mesa otra pareja con un bebé. Les parece acertada la decisión de Biurrun de que sean los clientes quienes decidan y afirman que ellos han votado también. Tomás está a favor del Sí, mientras que la niña ha votado por su madre que No. Si sale que Sí, ya sabemos que con la niña no podremos venir Tres jóvenes proponen una solución salomónica: poder fumar por la noche y no en horario de pinchos Alrededor de otra mesa están sentados tres jóvenes de 30 años: Alberto, Miguel y David. Consideran que cada uno debe hacer lo que le parezca, pero estiman la idea de votar interesante. Nosotros somos nada o poco fumadores, pero creemos que desde el punto de vista del hostelero es más interesante que dejen fumar No obstante, son conscientes de que no podrían entrar a este bar con sus amigos fumadores. También plantean otra solución más salomónica: que se pueda fumar por la noche y en horario de pinchos que no se fume. Pero esto no es posible, indicó el propietario, ya que la decisión tiene que ser una u otra, no medias tintas Mónica Casado y Jordi Más viven en Pamplona y nada más entrar al bar se acercaron a la urna a votar. Afirman ser clientes habituales de Chez Evaristo porque tienen buenos pinchos Son fumadores y partidarios de que se permita fumar. Entendemos que en los bares es normal, porque se reúne la gente a jugar la partida, a ver el fútbol, congrega a varias generaciones Ven la idea de poder decidir con buenos ojos, pero dan un paso más: es también un gancho comercial de cara a las Navidades Al otro lado de la barra trabaja Edurne desde hace dos años. Considera la votación lo más lógico que se podía haber hecho ya que los clientes son quienes hacen el bar y disfrutan el local Su deseo para el día del recuento es que salga no fumadores, aunque siendo realista saldrá lo contrario, porque este no deja de ser un local de ocio