Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11 12 2005 59 Sociedad La Organización Mundial del Comercio tiene en sus manos la esperanza de millones de pobres EE. UU. se involucra por fin, junto al resto del mundo, en la lucha contra la amenaza del cambio climático La Cumbre del clima de Montreal concluye con nuevos acuerdos para reducir las emisiones de gases b Satisfacción general en políticos y ecologistas tras cerrarse la XI Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático con la implicación de Estados Unidos en el problema ABC EFE MONTREAL. Todo acabó mejor de lo esperado. Ayer, justo ocho años después de que en Kioto (Japón) se pusiesen las bases para hacer frente a la amenaza del cambio climático, la comunidad política internacional acabó por unir sus esfuerzos, aparcar diferencias y presentar al mundo dos acuerdos: nuevos objetivos de reducción de emisiones más allá de Kioto (Kioto- 2) por parte de los países firmantes del protocolo en Japón y apertura de una mesa de diálogo- -sin objetivos concretos- -para cooperar en la reducción de emisiones de gases. Este es el mensaje provisional que queda tras concluir en Montreal la XI Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático, cuando tras dos semanas de negociaciones entre miles de delegados, en las últimas horas la delegación rusa empezase a plantear problemas a puntos ya acordados por los restantes países y bloquease ayer durante más de nueve horas, en la madrugada de Montreal, el acuerdo. Finalmente, a las seis de la madrugada en Montreal, el presidente de la conferencia, el ministro de Medio Ambiente canadiense, Stéphane Dion, dio el martillazo con el que se apresuró a sellar los dos principales acuerdos alcanzados en la ciudad canadiense. El primero se refiere al Protocolo de Kioto, el pacto firmado en 1997 por 156 países- -entre los que no se encuentran Estados Unidos y Australia- -y que establece que para el 2012, cuarenta naciones industrializadas tienen que reducir sus emisiones de gases causantes del efecto invernadero un 5,2 por ciento por debajo de los niveles El presidente de la Cumbre de la ONU, Stéphane Dion, satisfecho al dar por concluidas las dos semanas de sesiones alcanzados en 1990. El acuerdo conseguido en Montreal sobre el artículo 3, párrafo 9, del Protocolo de Kioto establece que los 156 países de Kioto deciden iniciar un proceso para considerar posteriores compromisos de las naciones que ya están obligadas a reducir sus emisiones para el 2012. El objetivo de los países industrializados y los países en vías de desarrollo es establecer un acuerdo, que algunos ya han empezado a llamar Kioto- 2, que entre en vigor a partir del 2012- -cuando expira Kioto- -y que obligue a las naciones a unas mayores reducciones de sus emisiones. El segundo acuerdo, y que para muchos tiene una mayor trascendencia, es una iniciativa para involucrar en la lucha contra el cambio climático a toda la comunidad internacional, inclui- EFE Opinión de los ecologistas WWF Adena: Es un gran avance. Los gobiernos han sentado las bases para negociar futuras reducciones de emisiones. El sentido común ha prevalecido y los ministros están listos para hablar de nuevas reducciones de emisiones Greenpeace: El Protocolo de Kioto es más fuerte hoy que hace dos semanas. Esta reunión ha sido histórica, pues ha reconocido la urgencia de la amenaza que el cambio climático supone para los pueblos más pobres del mundo, y finalmente para todos nosotros Ecologistas en Acción: Satisfacción por el acuerdo de mínimos aunque éste se produjo demasiado tarde como para avanzar suficientemente en acuerdos que ayuden a paliar los efectos del cambio climático dos aquellos países que no se adhirieron al Protocolo de Kioto. Aunque sólo implica el inicio de un diálogo para la cooperación a largo plazo -y no establece objetivos concretos de reducción de emisiones- la Unión Europea, Canadá y Japón han conseguido que sea aceptado por Estados Unidos. El presidente de EE. UU. George Bush, considera que su país no puede someterse a reducciones obligatorias de emisiones de gases porque impactaría de forma negativa en el crecimiento económico. El presidente de la reunión, el ministro canadiense Stéphane Dion, concluyó que el mundo se ha unido y juntos, paso a paso, vamos a ganar esta batalla. Vamos a reconciliar a la Humanidad con su planeta. Hemos logrado una hoja de ruta para el futuro