Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11 12 2005 Internacional 33 Al menos 103 muertos al estrellarse un avión en Nigeria, la mayoría estudiantes El aparato se incendió al aterrizar en medio de una fuerte lluvia b Cae en combate el guía espiritual de los islamistas chechenos ABC PARÍS. El guía espiritual de los combatientes islámicos en Chechenia, el saudí Abu Omar as- Seif ha muerto en combate contra las fuerzas rusas de ocupación según un comunicado difundido ayer por la página web oficial de los muyahidines (combatientes) chechenos. El jeque Mohamed ben Abdalá ben Seif al- Jaber al- Buaynayn alTemimi, alias Abu Omar as- Seif, guía espiritual de los muyahidines en Chechenia, ha caído como un mártir combatiendo contra los rusos, los enemigos de Alá As- Seif, originario de Al- Qassim (Arabia Saudí) era el responsable de la Chura (Consejo) Militar y se había unido a la guerrilla independentista chechena hace diez años, durante los que promulgó varias fatuas o edictos religiosos llamando a los musulmanes a la guerra santa. Moscú había puesto precio a su cabeza y era autor de numerosas grabaciones de vídeo en el mismo sentido, como la titulada Irak y la invasión de los cruzados difundidas a través de internet con gran éxito en círculos radicales islámicos. La compañía privada Sosoliso Airline, propietaria de la aeronave, que cubre seis rutas en Nigeria, ganó en 2004 el premio a la mejor empresa de aviación nacional ABC ABUJA. Un total de 103 personas, según la Dirección de Aviación Civil nigeriana, murieron ayer en un accidente aéreo que tuvo lugar en el aeropuerto de Port Harcourt, una de las ciudades con mayor riqueza petrolífera del país, situada en el delta del Níger. Fuentes de Sosoliso Airline, compañía propietaria del aparato siniestrado, un DC- 9, señalaron que la aeronave viajaba con 110 personas a bordo entre pasajeros y tripulación y confirmaron la cifra de muertos. Añadieron que siete personas lograron salvarse. Por su parte, Sam Adurogoboye, portavoz de la Dirección de la Aviación Civil nigeriana, añadió que el accidente se produjo a las 14.08 horas (la misma hora en España) y que afectó al vuelo 1145 de la compañía Sosoliso Según informaciones de la agencia británica Reuters, en el avión siniestrado viajaban 65 muchachos, estudiantes de enseñanza secundaria en un instituto de la capital nigeriana, Abuja. La agencia citaba el testimonio de una mujer, al parecer madre de uno de los jóvenes, que esperaba en el aeropuerto de Port Harcourt la llegada de su hijo. La mujer señaló que había llamado por teléfono a Abuja y que en el colegio le habían confirmado que, efectivamente, los estudiantes viajaban a bordo. Moratinos, en Abuja El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que se hallaba ayer en Abuja, no resultó afectado por el accidente, pues salió hacia Níger antes de que este tuviera lugar. Moratinos ha comprometido en Nigeria un millón de euros para los próximos tres años a la Comunidad Económica de los Estados Africanos del Oeste (Cedeao) en una reunión con el secretario ejecutivo de la organización, Mohamed Ibn Chambas, en Abuja, sede de la organización. Testigos presenciales citados por la agencia Afp describieron el accidente como terrorífico Según el relato, el aparato se convirtió en una bola de fuego en el momento de aterrizar (otras versiones señalan que estalló estando aún en el aire) y todo se llenó de cuerpos ardiendo, muchos de ellos más allá de todo posible reconocimiento. Un funcionario de la Autoridad Portuaria de Nigeria dijo que el avión estalló justo al impactar con la pista del aeropuerto y que en ese momento había una lluvia muy fuerte. Un reportero local, que retransmitía desde el aeropuerto, dijo que había en el suelo multitud de cuerpos desperdigados y abrasados bajo los restos del avión pero que los equipos de salvamento están haciendo un trabajo excelente Las autoridades han cerrado el aeropuerto de Port Harcourt para llevar a cabo una investigación. El responsable de una asesoría de seguridad que trabaja en el aeropuerto de Port Harcourt, declaró que: Parece claro que el avión fue alcanzado por chispas eléctricas (rayos) a unos 40 ó 50 metros del suelo, ardió el carburante y estalló el aparato. Varios directivos del aeropuerto confirmaron la aparición de llamas cuando se estrelló.