Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11 12 2005 29 Mohamed el- Baradei y la AIEA, premios Nobel de la Paz por su labor en contra de la proliferación nuclear Catástrofe en Nigeria al estrellarse un avión en Harcourt y morir 103 de sus ocupantes, la mayoría estudiantes José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión, ha sido uno de los más críticos con el presupuesto presentado por Tony Blair REUTERS El cheque británico, la clave Una mayor reducción de la planteada facilitaría la negociación b La propuesta presupuestaria ha dado algo a cada uno de los países que vetaron el acuerdo en junio, como Holanda o Suecia, pero se ha olvidado de España M. NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. Casi una semana después de que el Reino Unido, en calidad de presidente semestral de la UE, presentara su propuesta presupuestaria para el periodo 2007- 2013, la opinión unánime es que lograr el acuerdo en los próximos días pasa necesariamente por que Londres acepte una reducción mayor de su cheque el mecanismo de compensación de que goza desde 1984 y por el que cada año recibe una media de 5.000 millones de euros de las arcas comunitarias. La mayoría de los países, a exepción de Malta, han expresado esta semana su decepción por el hecho de que Londres sólo acepta reducir este cheque en 8.000 millones a lo largo de todo el periodo, con lo que en la práctica no contribuiría nada a la ampliación europea, de la que ha sido gran defensor. Dentro de las críticas generalizadas que ha recibido la propuesta de Blair, Francia le ha puesto números a las concesiones que debe hacer el Reino Unido si quiere un acuerdo y le pide que reduzca su cheque en 14.000 millones de euros. Además, otro de los reproches es que el recorte que está dispuesto a asumir Londres, los 8.000 millones de euros mencionados, sería sólo hasta 2013 y después volvería a sus crecimientos previstos. Una de las claves es que el cheque se paga en su mayor parte, en un 66 por los países que más se benefician de la política agrícola (España, Italia y Francia) por lo que sus aumentos, o una disminución que no sea sustancial, es un ataque directo contra los saldos netos de estos tres países con Bruselas. España contribuye con unos 700 millones de euros por periodo presupuestario y, si no se modifica, pasará a pagar unos 1.000 millones de euros. Londres, además de anunciar que tiene intención de mantener el cheque diseñó una propuesta presupuestaria que en total recorta el prespuesto en 25.000 millones de euros hasta los 846.754 millones (el 1,06 del PIB de la UE) lo que supone un guiño a los países contribuyentes netos, dos de los cuales vetaron el acuerdo de junio, Suecia y Holanda, para los que, además, Londres ha previsto unas partidas extra de varios cientos de millones de euros. España, por su parte, uno de los países que también vetó en junio, tiene aparentemente pocas posibilidades de éxito en esta negociación. Para empe- zar no se garantiza que pueda ser receptor neto de fondos durante todo el periodo, es decir, hasta el año 2013, una de las principales reclamaciones del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Además, en fondos de cohesión, los 11.000 millones de euros que recibió en el anterior periodo presupuestario (entre los años 2000 y 2006) se quedarán en tan sólo 2.800, después de la prórroga conseguida en junio de la presidencia luxemburguesa de la UE, que la británica ha decidido mantener. España, saldo fantasma En conjunto, España recibió 48.715 millones de euros de Bruselas entre los años 2000 y 2006 y la perspectiva es que el saldo se quede ahora, según la última propuesta, en una cantidad que oscilaría entre los 3.738 y los 6.000 millones de euros, dependiendo de las fuentes, ya que el Gobierno español se ha ocupado de no aclarar el saldo neto que le arrojaba la propuesta luxemburguesa, y se ha limitado a decir que la presentada esta semana por Blair lo empeora en 1.000 millones de euros, aunque sin concretar la magnitud exacta del citado saldo.