Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 DOMINGO 11 12 2005 ABC Internacional La Unión Europea, al borde del precipicio político si no logra un acuerdo sobre el presupuesto Los países de la adhesión se plantean dar un sí a la oferta de Blair b El futuro institucional de la UE, Apuestas España. Asume que se está convirtiendo en un país rico, pero cree que lo justo sería no convertirse en contribuyente neto hasta 2013. Exige que la eliminación de ayudas sea gradual, para lo que pide una reducción sustancial del cheque británico Reino Unido. Busca un compromiso para todos, pero con plenas garantías para su cheque que sólo canjearía por la eliminación de la Política Agrícola Común (PAC) Lo que, por el momento, parece la cuadratura del círculo. Francia. Arremete contra el cheque británico, pero se niega a negociar la PAC. Da a entender que prefiere esperar a la próxima presidencia austríaca, pero podría aceptar un acuerdo si queda intacta la PAC. Alemania. Quiere un acuerdo para que la UE salga de la crisis, pero defiende con ahínco sus intereses nacionales y exige reducir su contribución. Nuevos socios. Necesitan el dinero ya. Así que podrían aceptar una reducción de los fondos a cambio de libertad para gastarlos como quieran. así como la ampliación, están en el aire después del rechazo franco- holandés a la Constitución europea y la negativa británica a contribuir a la Europa ampliada MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. La Unión Europea empieza mañana una semana crucial, ya que si no logra un acuerdo sobre el presupuesto para el periodo 2007- 2013, conocido como Perspectivas Financieras, ahondará más la crisis política en la que se encuentra inmersa desde el rechazo franco- holandés a la Constitución europea hace unos meses. La realidad es que el primer ministro británico, Tony Blair, ha abierto la caja de los truenos con su propuesta financiera porque en ella introduce varios elementos que son una bomba lanzada directamente contra la línea de flotación de los cimientos europeos. Una de ellas, por ejemplo, es que los 10 nuevos países europeos que se adhirie- La hoja de ruta de Zapatero G. L. A. MADRID. El objetivo último del Gobierno ante el Consejo Europeo del día 15 es que España siga siendo beneficiario neto de los fondos europeos el mayor tiempo posible con dos prioridades una política de inmigración, con objetivos concretos y presupuesto suficiente para desarrollarlos y la innovación tecnológica, para integrarse lo más rápido posible en el grupo de países de referencia en este campo. Para lograrlo, defenderá la aprobación de un presupuesto suficiente que permita afrontar los objetivos que se fijen; equitativo en el reparto del coste de la ampliación entre los Estados miembros, y que la merma de recepción de fondos para nuestro país sea gradual en el tiempo y no se produzca de forma abrupta Estas pautas se recogen en un documento de uso interno del PSOE, en el que se esbozan también los discursos para justificar la estrategia negociadora del Gobierno y defenderse de las críticas del PP. Así, se destaca que Zapatero ya ha conseguido dos importantes logros que Aznar no pudo o no quiso alcanzar Que se reconozca el problema español en la negociación y que se aplique a España transitoriedad en la salida del Fondo de Cohesión, lo que ocurre por primera vez en la UE Al mismo tiempo, se subraya que la principal dificultad de la negociación para España es, en estos momentos, su aportación al cheque británico situación que se achaca a la mala herencia que Aznar dejó Así, se argumenta que, en el año 2000, España aumentó su contribución en un 47 por ciento, pasando de pagar el 9,7 por al ciento al 14,3, mientras que Alemania, Países Bajos, Suecia y Austria consiguieron una rebaja de un 75 por ciento en sus aportaciones Añade que Alemania negoció, además, una cláusula que limitaba la libre movilidad de los trabajadores de los nuevos miembros durante un periodo transitorio y Francia logró un acuerdo en materia agrícola mientras que cuando, en febrero de 2004, se ve que España pierde el fondo de cohesión, Aznar justifica esa pérdida y no hace nada por evitarlo Aznar se resignó a la pérdida de fondos y se dedicó a justificarla subraya la hoja de ruta del PSOE. ron en mayo de este año puedan tener normas distintas para gastar los fondos europeos, lo que implicaría una desigualdad de trato respecto a los antiguos 15 países de la Unión Europea, que siempre han tenido la misma normativa y no una versión más laxa, que es lo que propone Blair ahora para los países de la adhesión a cambio, eso sí, de recortarle los fondos. Sin embargo, dada la necesidad de financiación que tienen estos países, se plantean dar un sí a Blair. Otro de los puntos que están en suspenso es la ampliación, ya de por sí tocada desde que franceses y holandeses rechazaran rontundamente la Constitución europea, entre otras razones, por este asunto. Ahora, el problema es que la propuesta de Londres elude aportar fondos para la ampliación ya realizada. Un precedente que siembra de serias dudas procesos futuros de esta naturaleza en relación, por ejemplo, con Croacia o Turquía, que son los países con los que la Comisión Europea ya está negociando en la actualidad. En el ámbito estrictamente económico, la ausencia de acuerdo sobre el presupuesto, aunque el Parlamento Europeo pueda aprobar las cuentas para 2007, supone una parálisis política ya que Bruselas trabaja a varios años vista en cuanto a distribución de fondos y a diferentes políticas se refiere, como es el caso de la acción exterior o la invesión en tecnología, entre otras. Fuentes del Parlamento Europeo, por su parte, aseguran que Blair, en el fondo, lo que ha hecho es seguir las directrices de la euroescéptica opinión pública de su país, en el sentido de sembrar el desacuerdo político en la Unión de modo que parezca, como él pretende, que sólo son posibles los acuerdos económicos, es decir, resucitar la vieja Europa de los mercaderes sin ninguna ambición política. La Presidencia británica no ha avanzado ni un milímetro sobre la Constitución europea Todos los líderes de la Unión coinciden en la gran importancia de que se logre un acuerdo sobre el presupuesto Esta tesis está apoyada en el hecho de que la Presidencia británica de la UE no ha hecho ningún avance en estos seis meses en el asunto que más incertidumbre plantea sobre el futuro de Europa, es decir, en la Constitución Europea. Cuestión que forzosamente será abordada en junio del próximo año, momento fijado para que la UE reflexione sobre qué hacer con ese problema pendiente. Sin embargo, y a pesar de este sombrío panorama, todos los líderes europeos se han desgañitado esta semana en declaraciones asegurando que el acuerdo sobre el presupuesto será difícil pero posible, en un ansia declarada de que Europa no ahonde más en su crisis. Francia y Alemania, por su parte, dos de los grandes pesos pesados de la UE, se reunieron esta misma semana para coordinar su posición ante la decisiva cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la próxima semana en Bruselas. A pesar de que sus posiciones de partida son distintas, una se beneficia mucho de los fondos agrícolas y otra es contribuyente neto, coincidieron también en asegurar la necesida de un acuerdo que, a día de hoy, parece muy difícil.