Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11 12 2005 13 El PP pide claridad, honradez y lealtad al Gobierno para que explique sus contactos con ETA Un doble choque en cadena en La Coruña eleva a 86 los muertos en carretera durante el puente El intenso movimiento de argelinos en el centro de Alicante, en conexión directa con el puerto de Orán, ha llevado a las Fuerzas de Seguridad a evaluar la zona como germen de colaboradores o eventuales células del terrorismo islámico El yihad atraca en Alicante TEXTO: I. BLASCO FOTO: JORDI ROMEU ALICANTE. Vida perenne en la calle, trasiego, idas y venidas por el casco viejo alicantino, conversaciones entrecortadas bajo una luz africana movimiento. Sentado en su chiscón de la calle principal del barrio magrebí Boualem Z. describe así las actividades de los muchos jóvenes norteafricanos que han convertido el centro de la ciudad en su área de negocio Son los potenciales peones del yihad Alicante concentra una parte enorme de la presencia argelina en España, lo que sin duda es atribuible a la conexión directa con el puerto oranés, una ruta marítima que, al utilizarse en muchos casos con fines ilícitos, ha llevado a los comerciantes de la ciudad a secundar una campaña antiferry apoyada por políticos locales. Los comerciantes están convencidos de que el vaivén naviero ha contribuido a perpetuar una hegemonía musulmana en el centro alicantino, a erigir un zoco imposible en pleno territorio de la UE. Sin contar los irregulares, de los casi 46.000 nacionales argelinos censados en todo el país, casi 7.000 residen en esta provincia. De ellos, al menos la mitad lo hacen en la capital. Boualem habla y habla mientras sobre su cabeza, colgado de una pared destartalada como todo el pequeño bazar que regenta, luce un retrato idealizado de Hayr al- Din, Barbarroja, el legendario pirata que tuvo su república propia en tierra argelina y cuyas andanzas en el litoral español testimonian las difíciles relaciones tendidas entre ambas orillas en el devenir de la historia. Boualem ha conversado decenas de veces con Said Bouchema, Salim Zerbouti, Khaled Bakel o Lyies Sihamida. Los cuatro están en prisión desde que el 29 de noviembre el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu aseguró que son miembros de una célula de apoyo al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) El comerciante los describe como buenos musulmanes que han equivocado el camino. Siempre con el teléfono móvil en la mano, de local en local, de aquí para allá, pero sin faltar un solo viernes a la mezquita La operación Saco de película Seis días antes de que los cuatro traspasaran el umbral de la cárcel, las calles del centro alicantino se confundieron con algo muy semejante a un estudio cinematográfico donde parecía rodarse una película de policías titulada operación Saco Una espectacular acción de la Guardia Civil en Alicante, Torrevieja, Murcia y Granada se cerraba con once detenidos después de que, en la capital alicantina, los agentes registraran a fondo un locutorio, una carnicería, una pastelería y varios domicilios- -alguno de ellos con vistas al patio de luces de la Comandancia local del Instituto Armado- -entre los aplausos nerviosos de unos vecinos renuentes a abandonar esta suerte de Orán en miniatura que delimitan la plaza de Gabriel Miró y la calle de San Francisco. Al margen de si el despliegue poli (Pasa a la página siguiente) Son muchos los argelinos que utilizan el ferry que une Alicante con Orán Controles en el barrio argelino El barrio argelino de Alicante ha experimentado una cierta transformación desde que el 11 de marzo de 2004 Madrid sufrió los terribles atentados por los que murieron 191 personas. En lo básico, el cambio se concreta en un aumento de los controles policiales en la zona. En los días inmediatamente posteriores a la comisión de la matanza en los trenes de la capital de España, muchos negocios localizados en el centro alicantino y regentados por magrebíes echaron el cierre dura una temporada, ante el temor de que un previsible incremento de la presión de las autoridades contribuyera a incomodar la marcha de los establecimientos, nutridos de forma casi exclusiva de la venta de mercancías a negociantes oraneses que luego las comercializan en su país. Del mismo modo que ocurrió a raíz del 11- M, tras la operación ordenada por la Audiencia Nacional el pasado 23 de noviembre han aumentado las identificaciones sobre argelinos en posible situación irregular y se han intensificado la vigilancia y los controles de llegada en los accesos portuarios de la línea marítima con Argelia.