Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 11 12 2005 ABC SIR JOHN ELLIOTT Historiador inglés España fue pionera en administrar territorios tan inmensos y tan remotos MADRID. A juicio de Sir John Elliott, son varias las grandes diferencias entre los imperios español y británico. Los españoles encuentran civilizaciones muy sofisticadas y poblaciones muy densas tanto en México como en Perú- -explica a ABC, mientras apura un zumo de naranja en el bar del hotel Palace- Los ingleses, en cambio, encuentran poblaciones bastante dispersas y no muy densas. También se suele olvidar la cronología de llegada, pues los españoles desembarcan en el continente un siglo antes que los ingleses, y en el XVI se produjeron cambios fundamentales en Europa, como la Reforma y la Contrarreforma -Al instalarse en América, ¿organizaron igual las colonias? -No. Hay que señalar algo muy significativo, y es que las colonias británicas contaron con asambleas e instituciones representativas, casi miniparlamentos, mientras que las Cortes de Castilla o de Aragón no lograron establecerse en los dominios americanos. Esto influye muchísimo en el sentido de que la presencia de la Corona era más remota en las colonias británicas, aunque hubiera gobernadores ingleses; en cambio, en el imperio español la Corona era el punto de referencia fundamental. Por eso las colonias españolas no estaban tan preparadas para la independencia como las británicas. -Al comparar el mundo hispánico con el anglosajón se habla de dos mentalidades. Max Weber dice, por ejemplo, que los católicos son patrimonialistas, que gobiernan sus países tal y como administran sus familias; mientras que los protestantes son instrumentalistas, y por ello están están mejor dotados para el desarrollo tecnológico y comercial. -Sin embargo, Hernán Cortés, gran conquistador, también era un gran empresario que instala ingenios de azúcar en sus tierras. El mundo español manifestaba cierto sentido de desarrollo en el XVI. Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, hablando de La Española (actual Santo Domingo) dice: Hemos mejorado mucho las cosas Sin embargo, ya en 1545 los españoles descubren minas de plata en Zacatecas, y luego en el Cerro de Potosí, un año más tarde, y eso lo cambia todo. Las sociedades que explotan grandes depósitos de minerales preciosos siguen trayectorias muy distintas. Los ingleses se sintieron muy decepcionados, al llegar a Virginia en 1607, por la ausencia de oro y plata. Al principio de la colonización, la mentalidad de los británicos no era muy distinta a la de los extremeños que siguieron a Cortés o a Pizarrro: querían hacerse ricos y regresar a casa con sus ganancias. El autor de El conde- duque de Olivares acaba de terminar una de sus obras más esperadas, una historia comparada de los imperios español y británico. Ahora adelanta a ABC su contenido, y además reflexiona sobre otros imperios actuales y por venir, Estados Unidos y China TEXTO: TULIO DEMICHELI FOTO: DANIEL G. LÓPEZ -Antes señalaba como diferencia que los españoles llegamos en el siglo XVI y ustedes en el XVII... -Claro. Cuando los ingleses desembarcan en Norteamérica los puntos de vista sobre desarrollo económico son muy distintos en Europa a los que se tenían un siglo antes. En el mundo hispánico, por ejemplo, los mercaderes perdían terreno frente a las necesidades financieras del Estado y ya se hablaba de la declinación y del atraso de España frente a los países del Norte. ¿A qué se debió ese atraso? -A muchos factores. Durante las primeras décadas del siglo XVII, los arbitristas de Castilla que proponían proyectos y esquemas: arbitrios para mejorar la administración del Imperio abogaban por el fomento del comercio y de la industria interna, pero las exigencias de la política exterior de la Dinastía y sus enormes demandas financieras para subvencionar los Tercios de Flandes y los otros ejércitos finalmente se impusieron. Durante los años 20 del mismo siglo, el condeduque de Olivares intentaba fomentar el comercio y la industria, y advertía que los holandeses estaban ganando la partida porque sabían construir canales y tener compañías comerciales. Tenemos que imitar a esos países decía. Pero la Corona vivía al día y no fue posible seguir una política racional de desarrollo. Después de los fracasos de mediados del XVII, cada década España quedaba más atrasada. Cuando llegan los Borbones en el siglo XVIII, intentan recuperar las políticas del conde- duque para dar impulso a la agricultura, el comercio y la industria, pero ya no se pudo. ¿Era la Administración tan incompetente como se piensa? -Desde el punto de vista de la gobernación, España fue pionera en la for- No haber tenido órganos de autogobierno dificultó la independencia de Hispanoamérica Imperios del mundo atlántico Sir John Elliott es una de las mayores autoridades en nuestra historia de los siglos XVII y XVIII y autor de títulos como El conde- duque de Olivares La España imperial, 1469- 1716 La Europa dividida, 1559- 1598 o La rebelión de los catalanes La versión inglesa de su nuevo libro ya está en prensa y, por eso, Elliott ahora está pensando un título en español que podría ser Imperios del mundo atlántico con el subtítulo España y Gran Bretaña en América, 1492- 1830 Taurus lo publicará la próxima primavera. El historiador inglés dice que no ha pretendido hacer grandes descubrimientos, porque hoy conocemos ambos mundos en sus grandes rasgos. Sin embargo, hasta ahora los historiadores a gran escala no los habían comparado y parece que hubieran estado compartimentados. Sólo los especialistas en ciencias políticas han trabajado esa línea Yo he querido explorar tanto las semejanzas como las diferencias y explicarlas por diversas vías- -continúa- Por ejemplo, los españoles, que tenían actitudes muy distintas ante la cohabitación, fundan Asunción porque los indios les ofrecen sus mujeres. Deciden quedarse, se mezclan y allí se forma una sociedad más mestiza que en ninguna otra parte. Una de mis ideas es que los ingleses, después de haber intentado dominar Irlanda, alimentaron un gran desprecio por sus habitantes y prohibieron, entre otras cosas, los matrimonios mixtos. A lo mejor, cuando llegaron a América pensaron que los indios eran otros irlandeses ma de administrar territorios tan inmensos y tan remotos. Don Antonio de Mendoza y Pacheco, que después de haber sido quince años virrey de la Nueva España, hasta 1550, fue destinado a Lima, se dice que dijo: El Gobierno del Perú es el mejor puesto que ofrece el Rey, pero su defecto es que está demasiado cerca de Madrid Era increíble cómo se gobernaron con eficacia durante tanto tiempo y a tantos miles de kilómetros del centro de la Monarquía Española- -que era una monarquía global- -tamaños dominios sin que hubiera rebeliones importantes. Claro que también tenía sus defectos. Para controlar a los burócratas, hay que nombrar más burócratas y al final la Administración se bloquea. Hasta ese momento, era muy eficaz en comparación con el resto de Europa. ¿Cómo estaban constituidas socialmente las colonias de ambos imperios? -Los ingleses encontraron pequeñas poblaciones indígenas que marginaron y expulsaron a los territorios interiores. Con la importación a gran escala de esclavos negros, las colonias del Caribe y las continentales del sur, y sólo hasta cierto punto las del norte, conforman una sociedad bipolar de blancos y negros, con cierta igualdad entre los blancos y una distancia enorme con los negros. La cohabitación entre blancos e indios es decisiva en el imperio español y enseguida la población mestiza es muy importante. Luego, estos mestizos se mezclan con los negros, cuyo número también era importante, hasta constituirse diversas categorías sociales dependiendo del color de la piel. Pero eso no quiere decir que esta sociedad compartimentada fuera estanca, sino que había muchas posibilidades de ascenso. Cuando vemos esos maravillosos cuadros de las castas en el siglo XVIII, a mí me parece que reflejan un intento de categorizar desde arriba los estamentos sociales cuando ya era imposible, porque había mucha fluidez. Luego, con la independencia, como los criollos dominan el poder y la Corona ya no está para controlarlos, los indios y mestizos sufren mucho más en el XIX que hasta entonces. -También los procesos de independencia son distintos. La Revolución Americana libera a las colonias del poder de la Corona y funda la democracia moderna, mientras que la hispanoamericana la traman los criollos conservadores contra los liberales y la Constitución de 1812, tras el vacío de poder de la invasión napoleónica que rompió el pacto de la Monarquía Hispánica. -Sí, pero existía un sentimiento muy fuerte de lealtad hacia la Corona en