Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 Los sábados de ABC SÁBADO 10 12 2005 ABC DISEÑO Y FORMA Butaca orejera de Artema, atribuida a Santiago Garriga. Un trabajo de 1954 Silla de hierro para el instituto Eduardo Torroja. Es de Darro, 1959 Sillón de rejilla, en madera de nogal, diseño de Carlos Picardo para Darro, en 1959 Una exposición en el COAM de piezas diseñadas en el Madrid de los años 50 rescata la vanguardia de aquella época Vuelven los muebles de los 50 POR PATRICIA ESPINOSA DE LOS MONTEROS Lámpara de Miguel Fisac, de 1957, sobre una mesa de Artema en madera laminada de 1954 ncuenta años después de los 50, podemos añorar a James Dean, bailar Rock and Roll, recuperar los seiscientos y qué decir de la tele, más viva que nunca. Pero del diseño de aquellos años nos acordamos tan sólo al descubrir anuncios antiguos y los decorados de algunas películas. Y, sin embargo, Madrid fue puntera en este campo, destacando efímeramente. Durante unos días podemos contemplar todavía, en las salas del COAM (Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid) una muestra de aquella revolución, fruto del trabajo y de las inquietudes de un buen grupo de amigos a los que ahora se les rinde un justo tributo. Fueron arquitectos, diseñadores, empresarios e interioristas que, sin contar con el fuerte respaldo industrial de Valencia o Cataluña, trabajaron en aquellos diez años, si no juntos, sí al unísono, para dar otro aire más cosmopolita a los interiores públicos y privados. Viajaban y conectaban con lo último, con lo más nuevo y lo volcaban en dibujos magistrales a vuelapluma, (la fotografía era cara) y los publicaban en libros como Interiores de Hoy de L. Feduchi, y en revistas como Hogar y Arquitectura que no se deberían olvidar. Además de sus líneas novedosas, destacaba la utilización de materiales entonces punteros. A falta de maderas nórdicas claras, Miguel Fisac utilizaba los decapés; los Feduchi, el cordón de plástico; Artema, los laminados de madera conformados; y los de Darro, materiales tradicionales como el lino y técnicas artesanales que de otra manera se habrían perdido. El promotor de esta muestra, Pedro Feduchi, ha querido rendir un homenaje a su abuelo, a su padre. y a todo el grupo de artistas que agitaron con fuerza creadora los interiores de la ciudad. Para ello han Ci