Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 Los sábados de ABC SÁBADO 10 12 2005 ABC JOYAS DE CARAMELO (Viene de la página anterior) a los escaparates de los grandes almacenes del orbe compartiendo espacio con el deslumbrante mundo de las piedras preciosas. Ideas sobre la marcha Todo empezó una tarde de hace poco más de dos años, cuando, preparando un pastel de bodas de una cliente, la familia de la novia le pidió los complementos de joyería para la novia. Y él los hizo con el dúctil y maleable material con que se elabora el caramelo. Christian Escribà diseñó los pendientes, el collar, la sortija, el broche, la pulsera y algún que otro bordado para la falda de aquella novia tan especial, una actriz del grupo de teatro Els Comediants. El traje era tan espectacular, que parecía bordado en cristal de Roca o de Murano. El entusiasmo fue mayor cuando a cada uno de los 120 invitados se les entregó una maravillosa sortija- joya de caramelo como recuerdo del enlace, en su cajita como si se tratase de una gran joya. Rosas, margaritas, lirios, bulbos, besos, corazones, agua, bolas de lana, estrellas, en cabujones, triángulos o cuadrados con las formas más asimétricas y los colores más atrevidos están colocadas sobre una base redonda de níquel bañado en plata, que hace de aro ajustable al dedo, donde encajar la joya, esa escultura en miniatura, pero espectacular. Formas que se consiguen porque la pasta de caramelo, una vez cocida a 160 grado, se estira, se moldea para plasmar los sueños en oro, plata, perlas, corales o jades. Trabajar el azúcar es muy parecido a trabajar el cristal y a veces cuesta distinguirlos, Por eso algunas joyas de caramelo parecen piedras preciosas de las de verdad, que no sólo se lucen, sino que se comen, se degustan lentamente. Tras la exótica boda, a Christian le quedaron unas bases de sortijas y decidió hacer unos corazones para San Valentín. Llegó San Jordi y el Dulces Navidades El mundo del caramelo va mucho más allá de las joyas. Se extiende a los acontecimientos y celebraciones de la vida, a pequeños actos cotidianos y a las celebraciones de las fiestas tradicionales. Por eso Christian Escribà ha querido sumarse a la decoración de la casa en estas fiestas creando los adornos dulces: un pequeño arbolito de caramelo en recuerdo del tradicional pino o abeto. Mide unos 15 centímetros de alto y es ideal para ponerlo encima de la mesa y al final de la cena de Nochebuena o de la comida Navidad que sean los niños quienes lo degusten como postre, porque al fin y al cabo es un dulce, es un caramelo. Un caramelo transparente, imitando el hielo que suele haber por estas fechas en medio mundo. Y es también un árbol- golosina (de lo más ecológico) muy resistente, por lo que puede durar en la mesa hasta el día de Reyes, la ocasión perfecta para que entre gozo y pena porque se acaban las fiestas y los regalos se lo coman los pequeños de la casa, Las sortijas también pueden colgarse de cada una de las ramas de este abeto como cadeau du table para cada una de las damas de la casa o ponerlas como cualquier otro paquete de regalo en el tradicional y verdadero árbol de Navidad. El adorno de caramelo también ha servido a Christian Escribà para recordar o involucrarse en otros acontecimientos. Hace poco, y con motivo del día mundial del sida, hizo en caramelo rojo un pequeño lazo para colocar en la solapa de las chaquetas de hombres y mujeres, un dulce recordatorio en solidaridad con los enfermos de esa amarga y cruel enfermedad que tantas vidas se está cobrando en todo el mundo. Anillos con las más variadas y divertidas formas, que van desde unos labios rojos, a un pedazo de tierra o una bola de lana motivo fue una sortija- rosa y así hasta hacer todos los años dos colecciones de unos 20 modelos diferentes siguiendo las tendencias de la moda. Salto a Harrods Un día que tenía las joyas expuestas en el escaparate de su pastelería pasó Yasmine Al Fayed, hija del dueño de los almacenes londinenses Harrods. No sólo se las llevó todas sino que le firmó un contrato para venderlas en los grandes almacenes. Después vinieron las parisinas Galerías Lafayette, donde los ani- Flores de llamativos colores y conchas con perla dentro