Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 Economía SÁBADO 10 12 2005 ABC Sony despedirá a 80 trabajadores de sus oficinas de Barcelona J. C. V. BARCELONA. Sony planteó ayer 80 despidos en sus oficinas centrales, situadas en Barcelona, en medio de la negociación de nuevas medidas de flexibilidad, según informaron fuentes sindicales a Efe. Representantes de la dirección confirmaron ayer la decisión al comité de empresa, después de que trascendiera que la empresa Moa, especializada en recolocaciones, busca una salida a 80 empleados de los servicios centrales de Sony. La dirección de la multinacional nipona aspiraba ayer a concretar la bolsa de flexibilidad laboral que proponía a los representantes sindicales, bolsa que tendría 200 horas, lo que supone 28,5 días al año, una cantidad muy similar a los 30 días de Seat, pero la filtración del despido de 80 personas provocó la suspensión de las conversaciones. El secretario general del comité de empresa, Noel Climent, declinó dar detalles de la reunión y se limitó a lamentar que se puedan plantear 80 despidos de personal fijo cuando hay unas 600 personas que trabajan en oficinas, de las que 260 son personal temporal La SEPI podrá recibir fondos de los presupuestos públicos y captarlos en el mercado El Gobierno remite a las Cortes un proyecto de ley que modifica los mecanismos de financiación b Contará con el apoyo de la Admi- Deutsche Bank, CSFB y UBS toman posiciones en O2 junto a Telefónica ABC MADRID. Telefónica ha aprovechado el último mes y medio para tomar posiciones en O2 y convertirse en el quinto accionista de la operadora británica, con un 4,97 a precios inferiores de los de la opa. Pero la operadora no es la única que está incrementando su participación, ya que Deutsche Bank, Credit Suisse First Boston (CSFB) y UBS han protagonizado una escalada que ha llevado a los tres bancos a superar el 7 en O2, informa Ep. De este modo, y gracias a la legislación británica, que permite la adquisición de títulos de una compañía opada, el actual panorama de accionistas del grupo difiere sensiblemente del que había cuando se anunció la operación, el pasado 31 de octubre. La toma de posiciones ha sido tal que, desde el anuncio de la opa la participación de CSFB ha alcanzado el 7,02 desde el 3,35 registrado a 10 de noviembre, la de UBS ha llegado al 7,04 desde el 3,31 que notificó a 4 de noviembre, y Deutsche Bank se ha situado como principal accionista, con un 7,10 desde el 3,05 que controlaba el 9 de noviembre. nistración para proyectos de reconversión, reestructuración o modernización cuyos costes sean inasumibles por el grupo público ABC MADRID. El Consejo de Ministros aprobó ayer el envío a las Cortes de un proyecto de ley que modifica los mecanismos de financiación de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y que permitirá al grupo público recibir aportaciones de los Presupuestos del Estado y captar fondos en el mercado. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, explicó que el proyecto respeta la legislación comunitaria y que su objetivo es mejorar los instrumentos de financiación de la SEPI. El proyecto de ley modificará la Ley de Creación de Determinadas Entidades de Derecho Público, aprobada el 10 de enero de 1996 y actualmente en vigor. Hemos definido un modelo más dinámico para captar fondos, que permite acudir a los Presupuestos cuando el interés del conjunto de los ciudadanos así lo exija explicó Fernández de la Vega. Hasta ahora, el Estado no podía asumir directamente la amortización de la deuda histórica del INI (Instituto Nacional de Industria) la financiación de ajustes previos a los procesos de privatización o las aportaciones a empresas deficitarias. Cuando se apruebe este proyecto será posible financiar con cargo a los Presupuestos Generales algunas operaciones de empresas de la SEPI que no es posible abordar con los instrumentos de financiación actuales. De esta forma, se contará con el apoyo directo de la Administración para determinados proyectos de reconversión, reestructuración o modernización cuyos costes son inasumibles por las compañías del grupo público.