Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 10 12 2005 Internacional 25 EL ISLAMISMO RENACE EN EGIPTO Los egipcios dudan de que los integristas, triunfadores morales de las elecciones parlamentarias, estén mostrando su verdadero rostro en la carrera por el poder La careta de los Hermanos Musulmanes LUIS DE VEGA. ENVIADO ESPECIAL EL CAIRO. Al premio Nobel de Literatura Nagib Mahfuz lo intentó pasar a cuchillo un islamista en 1994. Desde entonces, su casa de El Cairo está permanentemente vigilada por la Policía egipcia. Una década después, el escritor, que mañana cumplirá 93 años de edad, piensa que sería conveniente que los Hermanos Musulmanes se acostumbren al juego político Es mejor tener a los religiosos en el Parlamento que en la clandestinidad. La exclusión alimenta el fanatismo escribe en su columna semanal del semanario en lengua inglesa Al- Ahram (Las Pirámides) Así, tendrán que mostrar en público sus políticas y sus puntos de vista serán sujetos de debate precisa el novelista. Mahfuz toca el asunto más sensible que abordan estos días los egipcios, que acaban de celebrar elecciones legislativas y cuyo Parlamento va a contar, por primera vez, con casi un veinte por ciento de representantes islamistas a pesar de que oficialmente no cuentan con el respaldo de ningún partido político. Los Hermanos Musulmanes se han hecho con 88 de los 454 escaños después de haber presentado sólo 160 candidaturas. El oficialista Partido Nacional Democrático (PND) con 336 asientos, sigue sosteniendo de manera firme la sartén del poder, pero nunca había tenido enfrente una oposición de tal calibre. que el sistema está en crisis. El PND arrasa pese a las constantes acusaciones de corrupción y frente a él sólo destaca la Hermandad, que debe presentar a sus hombres como independientes porque, aunque tolerados, están ilegalizados desde hace medio siglo (1954) Este Parlamento no representa la realidad del país comenta a ABC Diaa Rashwan, del Centro de Estudios Estratégicos Al- Ahram. Los islamistas están demostrando que quieren entrar en el juego democrático, pero tienen que aclarar qué piensan acerca de determinadas cuestiones como los derechos de las mujeres o los (cristianos) coptos que representan un diez por ciento de la población, añade Rashwan. Quizá son este tipo de cuestiones las que muchos, como Mahfuz, tienen en mente y sobre las que quieren ver pronunciarse alto y claro a los islamistas. Y si es en la tribuna parlamentaria, mejor. Mensajes conciliadores Los Hermanos Musulmanes saben que tienen por delante un largo camino para lavar su imagen, y llevan meses lanzando a los cuatro vientos mensajes conciliadores. Pero muchos ciudadanos creen que esto no es más que una careta que oculta su verdadero rostro mientras dure la carrera hacia el poder. Además, ellos mismos no ocultan que son una fuerza confesional, lo que sigue siendo visto con miedo por una parte importante de los egipcios a pesar de todo el apoyo popular con el que han contado. Yo estoy contra su política. No sólo en lo que respecta a las mujeres explica la escritora de izquierdas Nawal Saadawi en declaraciones a Afp. Su política no es más que una táctica para llegar al poder El tiempo y las próximas elecciones lo dirán. Una campesina egipcia depositaba el miércoles su voto en Kuna (Delta del Nilo) AFP La oposición laica no remonta el vuelo L. DE VEGA EL CAIRO. Las esperanzas que habían puesto algunos egipcios en el grupo de partidos que conforman la oposición laica frente al oficialista Partido Nacional Democrático (PND) y a los Hermanos Musulmanes se han ido desinflando a lo largo de las tres rondas de las elecciones parlamentarias. Las migajas Los partidos laicos, por su parte, entre los que se encuentran algunas de las históricas formaciones políticas, y los independientes han recogido las migajas y sólo tendrán 18 representantes en la Cámara. Vistos estos resultados, los analistas políticos se refieren con frecuencia a Si en la extinta Cámara eran 7 entre 454 diputados, ahora serán 9 el total de sus representantes. El que estuvo considerado durante años como el buque insignia de la democracia a orillas del Nilo, el partido Wafd, sigue de capa caída y sólo cuenta con 5 escaños en la nueva Cámara. Más abajo aparece, con 2, el laborista Tagammu y, con uno, el Karama y el Ghad, del encarcelado Ayman Nur, que aunque quedó segundo en los comicios presidenciales no ha logrado ni salvar su asiento en las parlamentarias. Hoy, para más inri, volverá a ser presentado ante el juez por supuesta falsificación de documentos para obtener la legalización de su partido.