Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9 12 2005 Deportes 89 Luxemburgo se despide diciendo a los jugadores que los ve yendo a Cibeles Florentino: Hizo un buen trabajo, pero la afición quiere resultados JULIÁN ÁVILA MADRID. ¡Por fin se dejaron ver o escuchar a los protagonistas de la crisis blanca! El presidente del Real Madrid hizo sus primeras declaraciones después de la destitución de Luxemburgo en Los Emiratos Árabes- -donde se encuentra de puente -y señaló que nuestro entrenador había hecho un buen trabajo, nosotros respetamos mucho esa labor, pero los aficionados del club quieren resultados. En el Real Madrid no basta con ser segundo y nuestra única realidad es optar al título. El equipo debe hacerlo mucho mejor en las próximas semanas Por su parte, Vanderlei Luxemburgo acudió a Valdebebas para despedirse de los jugadores, de los medios de comunicación y de la afición. Acompañado por Emilio Butragueño y Arrigo Sacchi, se pasó por última vez por el vestuario para cerrar definitivamente su relación con los futbolistas. El vicepresidente tomó la palabra e hizo una breve introducción para justificar la marcha de Luxa- -Sacchi no abrió la boca- Después, el brasileño se dirigió a los jugadores por espacio de diez minutos. Les pidió que se entreguen en el trabajo con el nuevo entrenador y que sean tan profesionales como cuando él fue el entrenador. Repartió ánimos y les dijo que los ve en Cibeles en junio celebrando un título. Texto íntegro del comunicado hecho público por Vanderlei Luxemburgo para despedirse como entrenador del Real Madrid Buenas tardes. Siempre he respondido a vuestras preguntas, por lo que en esta ocasión os ruego que respetéis mi deseo de no admitir cuestiones cuando termine la lectura de este comunicado. En primer lugar, quiero agradecer al Real Madrid la oportunidad que me brindó de entrenar en Europa. En absoluto me arrepiento de haber aceptado este reto y después de conocer el club, a la afición y a la ciudad de Madrid, estoy alegre de haber tenido esta ocasión. He aprendido mucho aquí en todos los aspectos y esta experiencia es muy importante. Cuando llegué al Real Madrid traía conmigo un proyecto. Pensaba que en Europa se respetaban más los proyectos y que no dependían de un resultado. Nunca imaginé que perder un clásico pudiera crear tanta inestabilidad en una entidad de la importancia del Real Madrid, ni que cada noventa minutos se pusiera en entredicho el cargo de entrenador de este club. Sin embargo, son cosas que, aunque me decepcionan, me han servido para tomar nota del funcionamiento de esta grandísima entidad. En mi planificación estaban previstos los buenos y los malos momentos, como ha pasado con otros grandes clubes que luego ganaron campeonatos. Estábamos en una mala situación, pero yo sabía que acabaría con estas tres semanas en las que podríamos entrenar con todo el grupo. Estaba convencido de que el equipo iba a salir de esta situación y mi sorpresa ha llegado cuando me he dado cuenta de que un club tan grande no ha entendido estos detalles. Cuando hablaba de mi currículo y defendía mis ideas no era por arrogancia, sino para estimular a quienes no conocían mi historia a que la buscaran. En ella se demuestra que siempre salí de los malos momentos hacia las grandes conquistas. Esto iba a ocurrir también en el Madrid. Yo no quería vivir del pasado, sino de un presente en La Cibeles. Agradezco a los jugadores y empleados del club su dedicación y compromiso con nuestro trabajo. Siempre dije que ganaríamos la Liga y sigo convencido de que lo habríamos hecho porque el equipo iba a crecer. Estaba seguro de que en julio conseguiríamos por los menos uno de los títulos a los que optábamos y con esa confianza trabajamos durante los meses que hemos estado aquí. Sin embargo, nunca pensé que se cortaría la planificación de esta manera. También quiero dar las gracias a los aficionados del Real Madrid por las muestras de cariño que me han dado durante mi estancia en el club. Es cierto que en once meses se han silbado en el estadio dos de mis decisiones. Pero es un porcentaje muy pequeño para tanto cariño como he recibido durante este tiempo y por ello puedo decir que en todo momento me he sentido muy querido por unos seguidores a los que les deseo las mayores alegrías. Finalmente, agradezco a los medios de comunicación la comprensión que han mostrado hacia mi trabajo. A aquellos que me han criticado o elogiado mediante criterios periodísticos, sólo les puedo dar las gracias y mostrarles mi respeto y admiración. A los que han confundido el periodismo con la persecución, simplemente les deseo mucha suerte. Tengo tanto cariño por este gran club que no dejo de pensar que algún día podíamos volver a estar juntos. Hasta siempre, ¡Hala Madrid! Luxemburgo, junto a Butragueño, ayer en su comparecencia pública biese seguido estaban convencidos de haber logrado un título. Por último, acudió a la sala de prensa. Le acompañó Emilio Butragueño, pero incomprensiblemente no abrió la boca. Leyó un comunicado- -junto a estas líneas a la derecha- aderezado con bastante salsa picante y que traía preparado de casa. En escasos cinco minutos criticó la falta de confianza del club y dio un portazo a aquellas personas que según él le habían persegui- DANIEL G. LÓPEZ Abrazó a todos los jugadores Fue abrazando de manera emotiva uno a uno a los jugadores- -López Caro estuvo en su despacho- Y algunos tuvieron palabras reconfortantes para el técnico. Dijeron que Luxa no era el culpable de esta situación y que si hu- do con una crítica ácida y malintencionada. No admitió preguntas y se marchó por la misma puerta con la sonrisa nerviosa propia que se adopta en los momentos difíciles. Vanderlei Luxemburgo ya ha entregado el teléfono móvil y el vehículo de gran cilindrada al club. Tiene hechas las maletas y se marchará en breve a Brasil para pasar las vacaciones junto a su familia. Aquí ya no le retiene nada y ya piensa en entrenar en su país. Segundo ensayo de Caro sin Pablo García En el entrenamiento volvió a mostrar el equipo que jugará en Málaga J. A. MADRID. López Caro trabajó ayer con las cartas sobre la mesa y dejó bien claro el once que se enfrentará al Málaga el domingo en La Rosaleda. En la sesión de entrenamiento dividió a la plantilla por líneas, y diferenció con nitidez el presumible equipo titular. Se confirma que Pablo García es el primer damnificado de los futbolistas que venían habitualmente jugando con Luxemburgo y que Ronaldo, pese a que ayer se ejercitó al margen con un recuperador, estará en condiciones de viajar y de salir en el once inicial. En el primer bloque, la defensa y el 9 Míchel Salgado, Pavón, Helguera, Roberto Carlos y Soldado- -que hizo de Ronaldo- En el segundo, medios centro, extremos y media punta: Sergio Ramos y Guti; Robinho y Zidane; y Baptista. Y en el tercero, los suplentes. LAS ARENGAS DEL TÉCNICO Cada jugador debe hacerse fuerte en su zona y echar una mano sin perder mucho la posición Casillas, hay que sacar rápido. Y los extremos tienen que salir a tope, no al sesenta por ciento, cuando recuperemos el balón Los del centro que esperen para sacar el balón jugado si no es posible montar el contragolpe. No quiero más de dos pases en esa zona tan delicada, y hay que buscar las bandas Robi- -por Robinho- -no recules en la presión. Hay que tener como referencia la línea del medio del campo, pero nunca más atrás Por espacio de una hora y veinte minutos, López Caro ensayó con cada una de las líneas, de portería a portería, la salida del balón, las entradas por las bandas y los remates a puerta. También incidió mucho en la disposición táctica para acometer la presión al rival en el medio campo. A Robinho le corrigió en varias ocasiones porque perdía la posición con mucha facilidad. Se vio a un Juan Ramón López Caro metido en su papel, muy activo, dialogante y chillón A pesar de la baja temperatura, los futbolistas acabaron el entrenamiento empapados en sudor y buscando con celeridad el carrito de las bebidas isotónicas. El nivel de intensidad en los ensayos ha subido por lo menos un par de niveles con respecto a Luxa y hay jugadores que han cogido agujetas en los últimos días.