Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9 12 2005 Espectáculos 61 Creaciones informáticas Los efectos especiales son fundamentales en esta película. Para recrear el mundo irreal y dar vida a las criaturas increíbles que narra el libro se utilizaron diversas técnicas, y se mezclaron las imágenes reales con las creaciones informáticas, como se ve en esta secuencia Las crónicas de Narnia ambientada en la segunda guerra mundial. En el Londres de aquellos días cuatro jóvenes juegan al escondite en la casa de campo de un viejo profesor. Por casualidad encuentran un armario a través del cual llegan hasta un mundo fantástico y desconocido llamado Narnia. Se trata de un reino encantado, mágico, en el que los animales del bosque son capaces de hablar y las criaturas mitológicas vagan por las colinas. Narnia se encuentra bajo el hechizo de la Bruja Blanca, que ha condenado a estas tierras a un invierno sin fin. Los cuatro jóvenes, con la ayuda de un sabio león llamado Asian, intentarán liberar al reino de Narnia del helador hechizo. Adamson fue el elegido para llevar a la pantalla esta imagiÉsta es una nativa epopeya. Narhistoria, dice nia no es- -argumenta- -un simple proel director, imaginaque habla de ducto de lacuatro nición de los la traición, el ños, el lugar en el que se refugian sus menperdón o la tes para escapar de la lealtad segunda guerra mundial. Personalmente, creo que Narnia es un universo real alternativo. Hay muchos paralelismos con nuestro mundo, pero también hay muchas diferencias. Lo importante es que es real. Para nosotros- -sigue Adamson- -se trata de una historia que gira en torno a temas como la traición, el perdón y la lealtad. Es la historia de una familia que se siente impotente ante el terror de la segunda guerra mundial y que recupera el poder en Narnia. Es la historia de cuatro muchachos que se adentran en este mundo donde no sólo gozan de poder, sino que representan la solución última a la guerra que asola ese mundo. Y sólo logran triunfar manteniéndose unidos Para los productores, encontrar a los cuatro jóvenes era fundamental- lo que hace de esta historia algo único es que se trata de personas reales dice el productor Perry Moore- La directora de casting, Pippa Hall, viajó durante dos años por colegios y clubes de toda Inglaterra y grabó a más de dos mil niños. La elección recayó en William Moseley, Anna Popplewell, Skandar Keynes y Georgie Henley. El reparto se completa con intérpretes como Tilda Swinton (que encarna a la Bruja Blanca) James McAvoy, Jim Broadbent, James Cosmo y Kiran Shah. La guerra: otro modo de salir del armario EE. UU. 140 m. Director: Andrew Adamson Intérpretes: Tilda Swinton, Jim Broadbent E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Recubrir de cine la imaginativa literatura infantil ha sido, hasta hace muy poco, un trabajo hercúleo, un pulso al ingenio, a la fantasía, a la creatividad y a la manualidad. Las últimas técnicas digitales le han quitado, tal vez, pulso y manualidad, pero no fantasía ni ingenio: El señor de los anillos o Harry Potter son la cumbre de esa transformación del verbo en imagen, y ahora Las crónicas de Narnia consiguen ese nivel de calidad y precisión en la metamorfosis. El primer libro de la heptalogía de C. S. Lewis, el titulado El león, la bruja y el amario es un regalo que le ha caído al director Andrew Adamson; pero Andrew Adamson (los dos Shrek es también un regalo para el cuento del irlandés Lewis, con más poesía que Tolkien y más prosa que Rowling; un cuento que sería el del otro Lewis (Carroll) si se sustituye el espejo y su otro lado por un armario en cuyo vastísimo interior se halla la tierra de Narnia. Una increíble mezcla de realidad y surrealidad, de gente y de trazo digital, de animales y personas, de mensajes, indicaciones y contraindicaciones... Las crónicas de Narnia es una película que se bebe, que entra de un trago, pero que, si uno se toma un respiro, y saborea, encuentra en ella el germen de la sublevación, la simiente de lo incorrecto ahora pero eternamente humano: como El señor de los anillos como Harry Potter como tantas y tantas historias dirigidas a los niños, los personajes de esta película (cuatro niños) son estimulados a la lucha, a la guerra, a la pelea por la justicia y la libertad; y lo hacen en plena segunda guerra mundial y cuando son llevados por su madre lejos de la batalla, a un lugar seguro... Esta aparente adoración por lo bélico (y lo justo) esta temprana excitación a luchar contra el mal es el motor y la gasolina de nuestra historia y de nuestra memoria. Un cuento precioso y una película magnífica, pero que no casa con lo que nos vienen a decir en los telediarios. Damien Nguyen, Thi Kim Xuan y Bai Ling, en la película Un lugar maravilloso Las legañas del sueño americano (y de los otros) EE. UU. Noruega, 125 m. Director: Hans Petter Moland Intérpretes: Damien Nguyen, Bai Ling, Tim Roth, Nick Nolte FEDERICO MARÍN BELLÓN Existe una expresión vietnamita, bui doi (menos que el polvo) para designar a los hijos nativos de padres estadounidenses, presumiblemente soldados. El término no es más denigrante que la vida que arrastra nuestro protagonista, paria en un país de pobres, extranjero de sí mismo y de sus semejantes (sobre todo) allá donde va. Incluso cuando consigue escapar de la tierra que lo desprecia y llegar, tras una epopeya que en pantalla dura cerca de dos horas, al soñado paraíso americano, Damien Nguyen debe poner a prueba su tenaz resistencia a los golpes, forjada a fuerza de desgracias. Por si no tuviera suficiente carga, el muchacho comete un error tan viejo como enamorarse de una prostituta, Bai Ling. Los dos intérpretes citados, por cierto, actúan con tal convicción que pareciera que los han filmado sin su conocimiento. La excelente dirección de actores se extiende al lado occidental del reparto. Tanto Tim Roth como Nick Nolte dejan atrás algún exceso del pasado para encarnar con sobriedad dos papeles que se les podían haber ido de las manos al menor descuido. Producida por Terrence Ma- lick, la cinta acampa en la gruesa línea- -que el lector ponga el color que prefiera- -que separa a los seres humanos desde que nacen, fruto del azar geográfico y económico. El viaje del protagonista por las diversas malas tierras que le van tocando en suerte es tan largo que el dedo de la denuncia, aunque no sea ése el tono escogido por Hans Petter Moland, tiene tiempo de señalar vastos territorios: las pésimas condiciones de vida en Vietnam, el clasismo y machismo de su sociedad, los campos de refugiados en Saigón, el tráfico de personas por los siete mares, los talleres clandestinos de esclavos en el primer mundo, la lacra de la prostitución en todos los mares y todos los mundos... Paso adelante en Vietnam No es la mejor película jamás rodada sobre Vietnam y alrededores, por supuesto, pero al menos da un paso adelante respecto a lo ya visto tantas veces y no se queda encasquillada en escaramuzas más o menos conocidas. Nos enseña, además, que las guerras no terminan con firmas ni declaraciones y que determinadas heridas no terminan de cerrarse nunca. Sobre el maravilloso lugar al que se refiere el título, seguro que los personajes encarnados por Nick Nolte y Damien Nguyen tienen opiniones divergentes. Puede también que la búsqueda de El Dorado personal de cada uno siga siendo una utopía o que, como nos recordaba en Un lugar en el mundo Adolfo Aristarain, al final todos estamos en el mismo bando, con los que perdieron Seguro que esta vez Nguyen y Nolte se sienten en el mismo lado.