Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Espectáculos VIERNES 9 12 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO entrevista a ADRIEN BRODY actor Prefiero la fama y sus efectos a no tener nada El miércoles próximo se estrena en España King Kong una de las superproducciones más esperadas del año. Adrien Brody comparte protagonismo con Naomi Watts y con el gorila FABIAN W. WAINTAL LOS ÁNGELES. Adrien Brody se ha hecho famoso por besar apasionadamente a Halle Berry y Charlize Theron en la entrega de los Oscar. Pero esta vez no le ha quedado más remedio que renunciar a besar al protagonista de su nueva película, King Kong Tiene mal aliento comenta entre risas. En el Hotel Regency de Nueva York, a muy pocas manzanas del Empire State (con su perro chihuahua en vez de un gorila) habla sobre la superproducción más esperada de la temporada. Brody interpreta en King Kong a un intelectual escritor de Nueva York, creado por Peter Jackson en sustitución del marinero de la versión original. Antes de encontrarme con Jackson- -recuerda el actor- -volví a ver la película antigua, hasta me tomé el trabajo de apuntar algunas notas. Me había preparado para discutir lo que podían mejorar incluso en el caso de que no me dieran el papel. Pero insistieron en que querían contratarme a mí. Fue bastante increíble ¿Desde que besó a Halle Berry, la gente pretende verlo de la mano de la mujer más hermosa? -No sólo la mujer más hermosa, hay quien pretende que la bese o me besan a mí. Se volvió una broma interminable. El otro día ya me habían preguntado si había besado a King Kong como a Halle Berry y les contesté que ese beso está en la segunda parte. ¿Naomi Watts tuvo las mismas expectativas? -Naomi es amorosa. Obviamente tiene mucho talento y está radiante en la película. La relación que tiene con Kong es maravillosa, y lo mismo con mi personaje. No es fácil de lograr, porque no tuvimos demasiado tiempo para entablar una buena conexión entre nosotros. Y era muy necesario, nuestra lucha tenía que ser auténtica. Funcionó y fue emocionante verlo. ¿Le molestó competir con un gorila por el amor de una mujer? -Es una buena pregunta, pero debería ser la última, porque es el final de la película (vuelve a reír) El triángulo amoroso es bastante interesante, porque los tres somos bastante solitarios. Cuando he visto la película entera lo he comprendido mejor que en el rodaje. Y ahora entiendo más a King Kong. Es mi rival, pero al mismo tiempo comprendo lo que ve en Ann. Y también distingo la tragedia que vive. Es cariñoso, como todos los gorilas. Son amorosos. También es una relación diferente. Le diría que él representa la figura paterna en cierta forma. Creo que funciona. Ella no lo elige como amante, lo elige por encima de la brutalidad que lo afectó, sin demasiadas alternativas. -Peter Jackson comentó que la película original le cambió la vida y por eso se había decidido a hacer cine. ¿Hay alguna película que tuvo semejante impacto durante su infancia? -No lo sé. Todo fue muy natural para mí. Yo siempre fui actor, hasta cuando no trabajaba. No sabía como exponerlo. Y no quiero decir que me encantaba ser el centro de atención todo el tiempo, pero en esos momentos me sentía conectado. Tenía una imaginación bastante viva. No sé si estaba relacionada directamente con el cine en general, pero siempre me encantó y crecí disfrutando muchísimas películas. ¿Y no tiene ninguna favorita? -Cuando era joven, las películas de De Niro y Pacino era impresionantes. MENCIÓN ESPECIAL Aunque fue su interpretación de Wladyslaw Szpilman en El pianista la que hizo que el público le descubriera, Adrien Brody lleva desde finales de los años ochenta subido al carro de la interpretación. Desde que debutara en las series televisivas Home at last y Annie McGuire fue participando con pequeños papeles en distintas producciones, la mayoría de las cuales no han llegado a España. En marzo está previsto que venga a nuestro país para encarnar al torero Manolete en una película que narraría los últimos años del diestro. La mayoría del cine de los años 70, como Taxi driver lo disfruté millones de veces. Esas películas tuvieron un gran impacto en mí. La tragedia me fascina y por eso me atraen los personajes de ese estilo. Y no sólo quiero explorar conflictos, también desearía que ninguno los tuviera. -En King Kong bromean bastante con la profesión de los actores. ¿Es parte de la comedia o hay algo de crítica? -La película tiene cierto contenido subliminal sobre toda la gente que trabaja en el mundo del espectáculo. Jack dice: Soy productor, puedes confiar en mí Yo creo que hay algunos actores que son más obsesivos que otros. Es una trampa desafortunada porque en esta profesión venimos de la oscuridad, sin ser respetados. Es algo muy difícil de superar, hasta que se aprecia el trabajo, y hay quienes ni siquiera llegan a ese punto. Pero uno empieza a sentirse un poco importante cuando la gente le pregunta sobre política mundial. ¿Mi opinión vale más que la de otro porque soy famoso? El otro día, un periodista me preguntó si me había dejado llevar por la fama del Oscar, porque en aquella época aparecía en todos lados. Pero no. Solamente iba a los lugares que me importaba. Parecía que estaba en todos lados porque me sacaban fotos allá donde fuera. Durante la temporada del Oscar uno siempre sale, pero de pronto parecía que ese era mi estilo de vida, que me lo había creído. Solamente me crecí porque me estaban prestando más atención. Se precisa bastante autocontrol para sobrellevar un tema semejante. ¿Hoy lleva mejor la fama? -Ya no salgo tanto como antes. Tuve que cerrar la puerta por un tiempo porque era demasiado. Es muy extraño. De repente, todos quieren invitarme, pero también la emoción se pierde. Hay gente a la que le gusta, que ama los flashes y los llena en cierta forma, pero esa nunca fue mi intención. Nunca lo programé ni me resulta atractivo. Ahora tampoco me quejo, porque me parece algo increíble. Es un fenómeno y prefiero el reconocimiento y los efectos colaterales a no tener nada. Entre la atención que tanto acapara, llegaron a relacionarlo con Nicole Kidman y la actriz Keira Knightley. Pero Adrien desmiente aquellos rumores, confirmando la única relación estable que tiene con Michelle DuPont, con