Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9 12 2005 Sociedad 49 Ciencia Crecen las sospechas de que el experimento coreano de clonación terapéutica fue un fraude La Universidad de Pittsburg investiga ahora a algunos de sus colaboradores b Las cuestiones éticas dejan aho- ra paso a irregularidades en los datos presentados inicialmente, algunas de ellas reconocidas ya por el propio Woo Suk Hwang J. M. N. MADRID. El escándalo de los embriones clónicos continúa. Ahora es la Universidad norteamericana de Pittsburg la que ha abierto una investigación para comprobar si algunos de sus científicos, que colaboraron con Woo Suk Hwang en sus investigaciones sobre clonación humana, también cometieron irregularidades éticas como las reconocidas por el propio Hwang hace un mes. La investigación afecta especialmente a Gerald Schatten, de la citada universidad, que colaboró con el surcoreano durante veinte meses y hasta el mismo momento en que Hwang admitió que los óvulos que usó en sus trabajos no procedían de donantes anónimas, como dijo al principio, sino de personal femenino de su propio laboratorio. Woo Suk Hwang en su lecho del Hospital de Seúl, donde permanece ingresado Hwang recibió la visita del ministro coreano de Ciencia y Tecnología, Oh Myung. El mandatario, que no escatimó elogios hacia el investigador y sus trabajos (también fue el primero en conseguir un perro clónico el pasado mes de agosto) intentó así demostrar el apoyo del gobierno de Seúl al investigador. En ambientes científicos, sin embargo, se ha llegado a pensar que todo el asunto de los embriones humanos clonados no es más que un gigantesco fraude a punto de destaparse. AFP Apoyo del Gobierno Esta confesión, que costó a Hwang su puesto en la Universidad de Seúl, también sumió al investigador en una profunda depresión, a causa de la cual tuvo que ser hospitalizado el pasado miércoles. Ayer, y como muestra de afecto al que hasta hace pocas semanas era considerado como un héroe nacional en Corea del Sur, Woo Suk El mes pasado, el propio Hwang corrigió algunos de los datos que previamente había publicado Science Por ejemplo, reconoció que sólo tres de las once líneas celulares que dijo haber obtenido pasaron las pruebas pertinentes, y no todas ellas, como publicó en un principio en la revista científica. Y también admitió que algunas de las imágenes de células que envió no correspondían en realidad a clones de esas células obtenidas por él, sino que se trataba de simples duplicados...