Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Madrid EL DRAMA DE LA ANOREXIA SITUACIÓN EN LA COMUNIDAD VIERNES 9 12 2005 ABC (Viene de la página anterior) Un 3,4 por ciento de las adolescentes presenta, de forma simultánea, atracones, vómitos y dietas de 24 horas La población de riesgo más sensible no son los adolescentes, sino los más pequeños, de en torno a 9 años tes. Prefieren hacer régimen antes que tomar pastillas. De hecho, las encuestas realizadas demuestran que la utilización de laxantes, diuréticos o píldoras adelgazantes es menos frecuente, y sólo convence al 6,8 por ciento de las chicas y al 0,6 por ciento de los chicos. Las adolescentes son las que hacen combinados más peligrosos. Un 3,4 por ciento de ellas presenta, de forma simultánea, crisis de atracones, vómitos autoprovocados y restricciones alimentarias que se prolongan durante 24 horas. siguen siendo las más obsesionadas por el aspecto físico. Salud Pública afirma que en todas las conductas estudiadas es evidente el predominio femenino, sobre todo a medida que la conducta es más patológica o comprometida con la pérdida de peso para lograr la imagen deseada. Basta citar dos ejemplos para conocer la dimensión del problema: la decisión de provocarse vómitos es diez veces mayor en las mujeres y es casi 17 veces mayor, también entre las chicas, si las náuseas se asocian con atracones de comida y jornadas completas sin comer. Un 40 por ciento se ve gorda Datos de informes anteriores señalaban que un 40 por ciento de las adolescentes se ven gordas y quieren perder peso. Así se manifestó en la presentación de la guía La anorexia nerviosa y la bulimia: un problema de todos elaborado por el doctor Gonzalo Morandé, jefe de la Unidad de Anorexia y Bulimia del Hospital del Niño Jesús, y la coordinadora de la Asociación Adaner, Carmen González, que atiende desde hace años a este colectivo. De ese 40 por ciento de jóvenes que se ven gordas, sólo un 10 por ciento tiene riesgo de padecer trastornos alimentarios. La población de riesgo más sensible, se decía entonces, no son los adolescentes sino los niños más pequeños, de en torno a 9 años. A esta edad se pueden crear las condiciones ideales para convertirse en candidato perfecto a padecer bulimia o anorexia en el futuro. Ingresos por trastornos alimenticios en 2003 576 ingresos El 89 fueron mujeres Principales motivos: anorexia nerviosa Estancia media: 20,9 días mínima: 1 día máxima: 203 días Estancia media para el resto de diagnósticos: 9,2 días Ingresos Ingresó dos o más veces en el año Los hombres también dejan de comer Sin embargo, esta decisión de no comer en todo el día va ganando adeptos entre los hombres. Afecta al 4 por ciento de ellos y la tendencia ha crecido nada menos que un 16 por ciento en los últimos seis años. Para comprender el por qué de todos estos trastornos, hay que detenerse en la percepción que estos adolescentes tienen de su propio cuerpo. En 2004, un 36,9 por ciento de las chicas madrileñas y un 16,7 por ciento de los chicos se percibían con sobrepeso u obesidad. Afortunadamente, esta impresión parece que va cambiando en el caso de las mujeres, que se ven menos gordas ahora que hace seis años. En ese tiempo, la percepción de sobrepeso en su caso ha descendido- -según Salud Pública- -un 3,8 por ciento. Pese a este cambio de actitud, ellas 29,7 %70,3 Ingresó una vez en el año El papel de los padres Las razones, según los expertos, son el excesivo consumo de televisión, que les marca una serie de estereotipos, el aumento de su sensibilidad crítica y su carácter influenciable. Afortunadamente, los padres juegan un papel cada vez más importante en el diagnóstico de la enfermedad, y eso se aprecia en el tiempo que transcurre desde que comienzan los primeros síntomas hasta que se acude a la consulta. El entorno presiona más que antes al enfermo para que visite a un profesional. Comportamiento de los escolares de 15 y 16 años (1999- 2004) Hace dietas 35,4 Chicas 7,3 Chicos Toma laxantes, diuréticos o píldoras adelgazantes Su estancia en los hospitales duplica a la media habitual y alcanza los 21 días Para conocer la carga hospitalaria que estos trastornos generan, no hace falta más que echar un vistazo a los ingresos en los centros sanitarios madrileños. Salud Pública ha tomado como referencia los datos de 2003, año en el que se produjeron cerca de 576 entradas de pacientes con trastornos en la conducta alimentaria. Al número de afectados se suman, además, los largos periodos de ingreso, mucho más altos que en otras patologías. Según Sanidad, los desarreglos en las comidas provocan una estancia media en los hospitales de 20,9 días, una cifra más de dos veces superior a la registrada en el resto de diagnósticos y que se sitúa en 9,2 días. Para algunos, la estancia no pasa de un día. Para otros, se puede prolongar más de doscientos, tal y como figura en los registros de algún hospital madrileño. Según los datos de Salud Pública, la anorexia nerviosa es la que demora más las altas médicas- -más de 22 días de estancia media- frente a la bulimia, que apenas alcanza los quince días de estancia en el centro. Para algunos afectados, esa visita al hospital no será la última. De hecho, casi un 30 por ciento de los pacientes volvió a ingresar dos o más veces en el mismo año. Además, los problemas alimentarios tienen una alta relación con otros trastornos mentales y en menor medida con enfermedades del aparato digestivo y de la nutrición o del metabolismo. 6,7 Chicas 0,6 Chicos Una de cada diez chicas se provoca el vómito En los últimos 6 años ha descendido en un 3,8 %l a percepción de sobrepeso y obesidad en las mujeres y han subido un 16 %l as restricciones alimentarias (24 horas sin comer) en los hombres Infografía ABC