Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional VIERNES 9 12 2005 ABC Los Jueces Lores rechazan las pruebas obtenidas bajo tortura E. J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Los Jueces Lores, la máxima instancia judicial del Reino Unido, se pronunciaron ayer en contra de que las cortes británicas admitan pruebas obtenidas bajo tortura en otros países. El dictamen, aprobado por unanimidad, revoca una sentencia previa del Tribunal de Apelación, que aceptaba ese tipo de pruebas siempre que las autoridades británicas no hubieran participado directamente en los interrogatorios celebrados en el extranjero. La decisión obligará al Gobierno a revisar la situación de los detenidos por terrorismo contra los que puedan haberse utilizado pruebas obtenidas por medios ilícitos en otros países. De todos modos, el ministro del Interior, Charles Clarke, ha advertido que en ningún caso se ha utilizado información de la que se tuviera constancia de que procedía de torturas y se mostró convencido de que no habrá modificación de la situación de los actuales detenidos por terrorismo. El dictamen de los Jueces Lores atiende el recurso presentado por ocho de un grupo de diez sospechosos que estuvieron detenidos sin cargos en virtud de las leyes antiterroristas. Hace justo un año, el mismo tribunal decretó su liberación por considerar que su permanencia en prisión violaba los derechos humanos y después el Gobierno aprobó nuevas medidas por las que parte de esos sospechosos han sido sometidos a una estricta restricción de movimientos. Algunos de ellos, como Abu Qutada, considerado el jefe de Al Qaida en Europa, han vuelto a ser detenidos tras el 7- J para su extradición. Los aliados aceptan las explicaciones de Rice sobre los vuelos de la CIA en Europa Washington se compromete a respetar la Convención contra la Tortura b Rice asegura que EE. UU. no ha utilizado ningún vuelo, ni el espacio aéreo de los países de la OTAN para transportar a nadie a lugares donde puedan ser torturados ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. Los aliados de Estados Unidos han aceptado las explicaciones de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, sobre las actividades de la CIA en Europa y se han dado por satisfechos con la promesa de que Estados Unidos se compromete a respetar los principios de la Convención contra la Tortura y la Convención de Ginebra en el trato de las personas detenidas en el marco de la lucha antiterrorista. Rice se ha dedicado a explicar a sus colegas de la Alianza Atlántica su visión sobre los dilemas que debemos afrontar en la lucha contra el terrorismo porque siendo cierto que todos debemos reconocer que es nuestra obligación proteger la vida de los ciudadanos inocentes, sabemos que debe hacerse de la manera correcta La secretaria de Estado había asegurado la víspera que, en la política de EE. UU. sus obligaciones dentro de la Convención contra la Tortura se extienden a todo el personal norteamericano, en cualquier lugar en que se encuentren, dentro o fuera de EE. UU. en un intento de calmar los temores de muchos aliados que han visto en los últimos tiempos extrañas intervenciones de los servicios secretos de Washington. Algunos periodistas le preguntaron si no temía que esa afirmación se convirtiese en un arma contra ella misma, en el caso de que se descubriesen en el futuro casos de tortura o de tratamientos inhumanos, a lo que Rice respon- 26 países aliados a solas, sin embajadores, y Rice aseguró ayer que agradece el apoyo recibido En esta guerra, la información es clave y estamos obligados a utilizar cada una de las herramientas de las que disponemos para intentar prevenir los delitos La secretaria de Estado también ha asegurado que la CIA no ha utilizado ningún vuelo ni el espacio aéreo de los países de la OTAN para transportar a nadie a lugares donde puedan ser torturados sino que el transporte de detenidos a un lugar donde pueden ser acusados es una práctica habitual y en todo caso Estados Unidos es un Estado de derecho y el presidente no va a pedir a sus funcionarios que hagan cosas ilegales Aclarar el panorama Para el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, éste no es un asunto que implique directamente a la Alianza, que tiene sus propias reglas para efectuar detenciones pero las explicaciones de Rice contribuyeron a aclarar el panorama Que se haya sabido, ninguno de los ministros quiso ahondar en este tema tan espinoso, a pesar de que la norteamericana ni siquiera habló de las supuestas cárceles secretas en países como Polonia y Rumania cuya existencia ha sido denunciada en la Prensa, lo que sigue dejando muchas incógnitas sobre lo que han hecho los servicios secretos norteamericanos en Europa estos últimos meses. Para España, representada por el secretario de Estado Bernardino León, ya que el ministro Miguel Ángel Moratinos se encuentra en África, las explicaciones sobre las decenas de vuelos de aviones de la CIA en Mallorca y Tenerife han sido satisfactorias a pesar de que se ha comprobado que el avión en el que se transportó a Afganistán a un ciudadano alemán de origen libanés secuestrado en Macedonia y liberado tres meses después, salió de la capital balear. Francia, que es uno de los países que más estrechamente colabora con Estados Unidos en el campo de los servicios secretos, ha considerado suficiente la promesa de que se ha respetado la soberanía de los países aliados y la Convención sobre la Tortura El ministro Douste- Blazy dijo, sin embargo, que no veía razones para oponerse a la transparencia cuando le preguntaron si pensaba que el Consejo de Europa debería paralizar la investigación abierta sobre las actividades de la CIA. Este tema ha eclipsado el principal acuerdo de la reunión de otoño, que ha sido la ampliación hacia el sur del área de intervención de la Alianza Atlántica en Afganistán. Los ministros acordaron también una nueva colaboración entre la misión de la OTAN propiamente dicha (ISAF) y la que manda EE. UU. (Libertad Duradera) Condoleezza Rice ayer en la OTAN EPA dió diciendo que Estados Unidos no está implicado en ningún caso de este tipo, pero nadie es perfecto y si algo así fuera descubierto, sucedería igual que con la cárcel (iraquí) de Abu Ghraib, donde los excesos fueron investigados y los culpables castigados. Si se descubren otros casos, serán investigados; esa es la promesa que podemos hacer El asunto se había tratado en la cena que celebraron el miércoles por la noche los ministros de Exteriores de los La Casa Blanca respalda a los sheriffs aéreos que mataron a un enfermo mental en Miami MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Un hombre se comporta de forma extraña, grita que tiene una bomba en la maleta, no responde a las órdenes de la Policía, y hace ademán de alcanzar la bolsa. Reacción: disparar a matar, para que no pueda detonarla. La descripción de los trágicos sucesos del miércoles en el aeropuerto de Miami se ajustan a lo previsto por las reglas de actuación de los sheriffs aéreos según un portavoz de este cuerpo policial. Por eso la Casa Blanca, aunque lamenta la muerte de un hombre que resultó ser inocente, recordó ayer que la actuación de los agentes parece ser consistente con el entrenamiento que reciben Scott McClellan, portavoz de la Casa Blanca, admitió que el incidente que acabó con la vida de Rigoberto Alpizar, de 44 años, puede dar pie a que se modifiquen los protocolos vigentes. Hasta ahora estos cuerpos que actúan en situaciones límite y viajan en los aviones de incógnito no tienen tiempo para negociaciones porque sólo disponen de una décima de segundo para salvar la vida de mucha gente les defendió el portavoz de su departamento. Alpizar, natural de Costa Rica, pero naturalizado estadounidense des- de que se casase con Anne Buechner hace 22 años, no portaba ningún explosivo. La pareja procedía de Ecuador, a donde según un vecino habían ido en viaje misionero y se disponían a realizar la última parte del trayecto de vuelta a su casa, a las afueras de Orlando. Lo que sucedió en los minutos que precedieron a su muerte sigue siendo confuso. Ya sentados en el avión, con las puertas a punto de cerrarse, la mujer recibió una llamada que, según otros pasajeros, le puso muy nerviosa. El marido se dirigió a toda velocidad hacia la salida con su maleta, mientras ella sacaba la suya del compartimento superior. Dos agentes encubiertos que viajaban en primera clase sacaron las pistolas y le ordenaron que se tirara al suelo. Su esposa trató de detenerlos al grito de Mi marido, mi marido! ¡Está enfermo! en inglés y español. Demasiado tarde.