Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9 12 2005 Nacional LA JUSTICIA UNIVERSAL ACORRALA A LOS GENOCIDAS 17 Ante Gotovina, sargento de la Legión Extranjera, se forjó en los bajos fondos de la delincuencia francesa... Después de Bin Laden y Karadzic, era el criminal más perseguido Asesino a sangre fría o héroe nacional SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL El croata se alojaba en el Hotel Bitácora, en Playa de las Américas ACAN Un escondite para la mafia B. S. El sur de Tenerife ha estado en los últimos años en las primeras páginas de la prensa por haber sido lugar de operaciones del crimen organizado. El definido como el más rico de los criminales ingleses John Palmer, fue encarcelado en mayo de 2001 tras ser condenado a ocho años de prisión por estafa. Palmer controlaba once apartoteles en el sur de la isla y era dueño de una fortuna calculada en 300 millones de libras esterlinas. En noviembre de 2001, una operación de la Policía Nacional coordinada por el juez Garzón logró descabezar una banda dedicada a la estafa y extorsión de ciudadanos alemanes y británicos. El líder era el libanés Mohamed Jamil Derbah, quien fue arrestado con 17 de sus secuaces. El grupo mafioso se había establecido en el sur de Tenerife y en su momento se calculó que obtenía más de 2.000 millones de pesetas anuales gracias a sus reiteradas estafas. El modus operandi consistía en vender apartamentos de multipro- piedad que, en realidad, no existían. Al mismo tiempo, obtenían sus fondos de la clonación de tarjetas de crédito, el blanqueo de capitales y la extorsión de empresarios. Derbah, que era lugarteniente de John Palmer, aparece vinculado también con las organizaciones terroristas islámicas Hizbolá y Amal, como parte de sus negocios en el tráfico de armas. Entre los bienes confiscados había un avión Boeing 747, dinero en efectivo de distintos países y armas. ción. Esa noche, este empleado actuaba en un espectáculo del hotel. Gotovina asistió al show, tomó un café y una botella de agua, mientras leía el periódico. Dejó algo de propina; lo mismo que a la camarera de su habitación, a quien le había dado poco antes diez euros como recompensa por su trabajo. El prófugo se había registrado en la habitación 108. Un turista escocés, de 72 años, se mostró sorprendido cuando supo que enfrente de su habitación se alojaba Gotovina: Oía, a través de la puerta, el sonido de la televisión, de la cadena CNN y BBC, ambas en inglés, por lo que suponía que se trataba de un británico Al decirle quién era su compañero de pasillo, no se lo creía: ¿Y yo estuve estos días durmiendo tan cerca de alguien tan peligroso? Tras pasar la noche en los calabozos de la comisaría de Policía de Arona (a 75 kilómetros de Santa Cruz) Gotovina despegó en un avión militar desde el aeropuerto Tenerife Sur Rei- na Sofía rumbo a la Península. Después de su llegada a la base aérea de Torrejón, a las siete menos cuarto de la tarde, fue trasladado a la Audiencia Nacional, donde el juez de guardia, Félix Degayón, le informó de los cargos que se le imputan (infracción de las leyes o usos de guerra y crímenes de lesa humanidad) y acordó su entrega inmediata al Tribunal de La Haya, del que partió la orden de detención internacional. LIUBLIANA. Gotovina es un patriota y un héroe nacional Es la frase siempre a flor de labios entre sus muy numerosos partidarios y entre no pocos croatas que piensan que no es justo canjearlo a cambio de la adhesión a la Unión Europea. Ante Gotovina, como muchos de los improvisados jefes militares que surgieron, en uno y otro bando, durante el sangriento conflicto de la ex Yugoslavia, procedía de los bajos fondos. En su caso, de la criminalidad organizada francesa. Nació en la isla mediterránea de Pasman hace 50 años. A los 16, se fugó de casa, y a los 18 se alistó en la Legión Extranjera francesa, en cuyas filas sirvió como sargento en África, Guatemala y Paraguay durante trece años. Fue perseguido por la Justicia francesa por diversos delitos y, en 1991, tras deambular unos años entre la delincuencia de varios países suramericanos, se interesó por el conflicto entre croatas y serbios. Veinte años después, regresó a su país y se alistó con nombre falso en el Ejército croata. A primeros de 1992 ya se había convertido en vicecomandante de las unidades especiales del Estado Mayor. En agosto de 1995, ya como miembro del partido Unión Democrática Croata (HDZ) su líder, el difunto presidente Franjo Tudjman, le ascendió al grado de general. Dirigió diversos hechos de armas, como la operación Tormenta (1995) que liberó los territorios ocupados por los serbios. Ante Gotovina AP ciscano. Pero la realidad, al parecer, es que la propia Policía croata le habría facilitado un pasaporte falso que le ha permitido eludir a la justicia internacional durante cuatro años. Operación Tormenta Tras esta operación fueron deportados entre 200.000 y 250.000 serbios de la Krajina, mientras que al menos 150 fueron asesinados a sangre fría por las tropas croatas al mando de Gotovina. Esta es la principal acusación en su contra, que llevó al Tribunal Penal Internacional (TPI) a ordenar su busca y captura en 2001. Terminado el conflicto, en el que se ganó el calificativo de héroe de la guerra patria en el año 2000 vuelve a aparecer en la vida pública croata cuando, junto a otros 11 generales, hace pública una proclama amenazando a las autoridades civiles que investigan los crímenes de guerra de la operación Tormenta Tras su bravata, el presidente Stipe Mesic decide su pase a la situación de retiro. Ante la orden de captura activada por el TPI, Gotovina desaparece de la escena pública, pero permanece en Croacia protegido por sus camaradas de armas. La fiscal Carla del Ponte, la cazacriminales de La Haya, llegó a acusar al Vaticano de que la Iglesia le mantenía oculto en un convento fran- Frío y tranquilo El ex general permanecerá en la prisión de Soto del Real hasta que sea trasladado a Holanda en un avión fletado por la OTAN o en uno dispuesto por las autoridades españolas, un extremo que al cierre de esta edición todavía estaba por confirmar. Fuentes jurídicas aseguraron que durante su comparecencia ante el magistrado, Gotovina se mostró en todo momento frío y tranquilo renunció a un intérprete (pues habla perfectamente castellano) y estuvo asistido por una funcionaria del Consulado de Croacia y un abogado de oficio. Con esta captura ha caído otro de los quince de la baraja los prófugos de guerra objetivo del Tribunal Penal para la antigua Yugoslavia. La recompensa era de 50.000 euros. La UE condicionó las negociaciones con Croacia a su colaboración para buscar criminales EDICTO Don Ramón Badiola Díez, magistrado- juez de Primera Instancia Número 1 de Móstoles HAGO SABER: Que en resolución de esta fecha dictada en el expediente suspensión de pagos número 89 2004 de la Sociedad Aircoil, S. L. he aprobado el convenio propuesto y que, previamente, ha sido votado favorablemente por los acreedores. Dicho convenio se encuentra de manifiesto en Secretaría para que las personas interesadas puedan examinarlo. Dado en Móstoles, a dieciocho de noviembre de dos mil cinco. El La secretario.