Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 VIERNES 9 12 2005 ABC Nacional Inquietud en Gobierno y PSOE por la imagen de descoordinación que dan Bono y Moratinos El ministro de Defensa deja en entredicho al de Exteriores al desmentir que vaya a ir a Angola de la dirección socialista tachan de desleal el comportamiento de Bono, al que atribuyen la pretensión de ocupar una posición especial dentro del Gabinete G. LÓPEZ ALBA L. L. CARO L. AYLLÓN MADRID ALMERÍA MAPUTO. La sucesión de desencuentros y enfrentamientos públicos entre los ministros de Defensa, José Bono, y de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, es motivo de preocupación tanto en el Gobierno como en la dirección del PSOE, donde inquieta la imagen que se proyecta de descoordinación y enfrentamiento dentro del Ejecutivo, según fuentes gubernamentales y socialistas consultadas por ABC. Esta preocupación se acentúa por el hecho de que se trata de dos de los Ministerios de más peso político y con competencias en muchos casos fronterizas, por lo que- -según admiten esos interlocutores- son las dos áreas que tendrían que estar más coordinadas Si todo ello ya es causa suficiente de preocupación, aumenta aún más porque las disputas entre ambos ministros tienen como cauce los medios de comunicación y se producen en un momento en que la estrategia del PP pasa en buena medida por subrayar la incompetencia de José Luis Rodríguez Zapatero para gobernar España. b Sectores del Ejecutivo y ENFRENTAMIENTO VERBAL Bono desmiente: El ministro de Defensa de España no tiene prevista ninguna visita a Angola ni en 2005 ni en 2006. El Ministerio no se dedica a vender artículos relacionados con la Defensa Moratinos se justifica: Las operaciones económicas y comerciales se discuten entre empresas y algunos departamentos pueden tener mayor o menor interés Defensa insiste por escrito: Defensa no ha recibido ninguna petición de apoyo a los intereses comerciales de empresas españolas en el sector industrial en Angola didos a Venezuela- -y la posibilidad de un viaje de Bono a Angola con el recuerdo de una reciente visita de su homólogo angoleño. Añaden que el ministro ni siquiera abordó el asunto en su entrevista con el presidente del país. La reacción de Bono, que se enteró por la prensa- -según aseguran tanto él mismo como sus colaboradores- Moratinos y Bono conversan durante un reciente Pleno en el Congreso no se hizo esperar y se produjo en unos términos que ponen en entredicho a Moratinos. ra recordar que si viajó a Venezuela para presenciar la firma de los recientes contratos de venta de varios buques y aviones fue por encargo del Consejo de Ministros- -en el que él mismo forzó el debate para que constara como decisión colegiada- y por tratarse de una venta histórica equivalente al presupuesto anual de Sanidad y de Cultura juntos. Duro desmentido de Bono Desde Almería, donde ayer presidía los actos de la Inmaculada- -patrona de la Infantería- y con un tono deliberadamente grave que dejaba traslucir su malestar, dijo: Sólo tengo la información que he leído en los periódicos. El ministro de Defensa de España no tiene prevista ninguna visita a Angola ni en 2005 ni en 2006 Agregó que fui invitado por mi colega angoleño en mayo de este año, se le contestó agradeciéndole y diciéndole que ya se buscarían fechas, pero siete meses después no se han concretado Ácido y cortante, fue más allá al advertir de que el Ministerio de Defensa no se dedica a vender artículos relacionados con la Defensa, ni tampoco el Gobierno de España Y aprovechó pa- Explicaciones internas y comunicado Fuentes gubernamentales y de Exteriores aseguran que Bono recibió toda clase de explicaciones para aclarar que se trataba de un malentendido No obstante, después de que esas explicaciones ya le hubieran sido trasladadas según aseguran esos interlocutores, Defensa emitió un comunicado de cinco puntos, en el que se reproducen los mismos reproches y en similares términos a los utilizados por el ministro. Además, se puntualiza que la invi- Anuncio con malentendido El último episodio de la escalada de enfrentamientos entre Bono y Moratinos se ha producido a raíz del anuncio de la posible venta de aviones a Angola y de una visita del ministro de Defensa a ese país. El ministro de Exteriores anunció ese posible viaje durante su comparecencia ante los periodistas en Luanda, el miércoles, y, a preguntas de aquéllos, comentó el interés de alguna empresa española en una operación comercial de esa naturaleza, aunque sin establecer una conexión directa entre ambas cosas. Fuentes próximas aseguran que se trató de un malentendido propiciado por un colaborador de Moratinos, que había comentado previamente la existencia de gestiones para la venta de aviones de transporte fabricados por CASA- -similares a los venABC MADRID. Los celos y recelos mutuos que ya no se molestan en ocultar públicamente José Bono y Miguel Ángel Moratinos han acabado por evidenciar, con el episodio de Angola, que ni se entienden ni se coordinan. Pero no era el primer momento. Con Venezuela y Filipinas como fondo, no ha transcurrido más tiempo que el de dos semanas. Ambos dejan traslucir un hondo malestar por lo que interpretan como injerencias del uno en los asuntos Meses de celos y recelos mutuos del otro sin que el propio presidente Zapatero consiga poner coto a tal falta de entendimiento. Ni siquiera los esfuerzos de las últimas horas por parte de Moratinos por disipar confusiones son suficientes como para dejar de interpretar que van por libre en su pugna por exhibir méritos propios. Ambos parecen haberse aficionado a trasladar a la opinión pública comunicados y desmentidos mutuos. A finales de noviembre, Bono se atribuyó haber conseguido en Filipinas la paralización de la pena de muerte para el preso español Francisco Larrañaga, pero pocas horas después Exteriores se apresuró a enviar un comunicado oficial a la agencia Efe reivindicando el éxito de la gestión para Moratinos unos meses antes. Después vino la formalización de los contratos para la venta de barcos y aviones a Venezuela, a la que asistió el propio Bono dando pie a Hugo Chávez a atacar a Estados Unidos y al reproche que su embajador en Madrid hizo a Moratinos. Los celos parecen venir de lejos y Bono, con una agenda de presencia en el exterior muy estudiada, nunca ha dejado de prestar oídos a quienes le adulan atribuyéndole más influencia que al propio Moratinos. Incluso, meses atrás, y en pleno distanciamiento entre España y Estados Unidos, Bono consiguió de su homólogo, Donald Rumsfeld, más atenciones y sonrisas de las que jamás ha prestado Condoleezza Rice a Miguel Ángel Moratinos.