Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 Economía JUEVES 8 12 2005 ABC Seat amenaza con frenar la inversión hasta 2010 si no se pacta el ERE b El consejo de Ford aborda hoy el recorte de 30.000 empleos y el cierre de 10 plantas La compañía había sugerido que sólo despediría a 7.500 trabajadores b Los planes para reestructurar Los sindicatos destacan en su contrainforme la buena salud financiera de la compañía y recuerdan las subvenciones que recibió en los últimos años la ESTHER ARMORA BARCELONA. Segundo intento frustado de la Generalitat por aproximar posturas entre dirección y sindicatos de Seat. Ambas partes mantuvieron ayer su segundo encuentro, aunque, como en el primero- -celebrado el pasado lunes, no hubo acuerdo ni sirvió para acercar posiciones. La compañía insistió en la necesidad de que el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que prevé 1.346 despidos, finalice con extinciones forzosas de contratos mientras los sindicatos siguieron negándose a aceptar un plan que pase por reducir empleo y más de una forma tan drástica según explicó a ABC el presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero (UGT) La filial de Volkswagen (VW) amenazó de nuevo con sacrificar la inversión si no hay finalmente un pacto. Según precisaron portavoces sindicales, durante el encuentro Seat concretó que los 700 millones de inversión aprobados recientemente por el consejo de administración de la compañía son adicionales al desembolso global en el grupo, cuantificado en 2.300 millones de euros. En este sentido, la empresa recordó que si no se pacta el ERE no sólo peligran los 700 millones de inversión, sino el global previsto en el grupo hasta 2010, ya que desde Volkswagen todavía no se entiende que no se haya llegado a un acuerdo compañía automovilística, que contemplan potenciar las ventas de las marcas Mercury y Lincoln, se conocerán el 23 de enero AGENCIAS DETROIT. El grupo estadounidense Ford estudia suprimir entre 25.000 y 30.000 puestos de trabajo y cerrar diez plantas de producción de vehículos y componentes en Norteamérica durante los próximos cinco años. Según informaba ayer la prensa local de Detroit, directivos de la compañía analizarán esta propuesta en la reunión que hoy celebra el consejo de administración, dentro del plan de reestructuración que la empresa piensa acometer. De confirmarse, los recortes serán mayores que los sugeridos por Ford en informes anteriores, que indicaban que la empresa podría cerrar cinco plantas en Norteamérica, eliminando unos 7. 500 puestos de trabajo. Hasta el momento, Ford ha confirmado que prevé cerrar plantas, pero no cuántas. Este año la empresa ha suprimido 3.000 puestos de trabajo. Tom Hoyt, portavoz de Ford, ratificó ayer que en la agenda del consejo de administración de la compañía figura el plan de reestructuración, aunque no precisó cuántas bajas laborales contempla porque todavía no ha sido acabado. La prensa destaca que esta reducción de empleos es más profunda de lo esperada, lo que demuestra la urgencia del consejero delegado de la compañía, Bill Ford, en restaurar las débiles operaciones norteamericanas del fabricante automovilístico Bill Ford prometió poner en marcha cambios de amplio calado en la estructura del grupo, que deberán ser anunciados el próximo 23 de enero, según Gerald Bantom, vicepresidente de United Auto Workers, responsable de defender los intereses de los trabajadores en las negociaciones que el sindicato mantiene con Ford. La multinacional anunciará en las próximas semanas que unos siete ejecutivos abandonarán la compañía. Las mismas fuentes precisan que las líneas generales del plan de reestructuración fueron acordadas durante una reunión el pasado mes de octubre entre varios directivos en Carolina del Sur. El cierre de plantas también afectará a las fábricas de componentes AFP La reestructuración se aproxima a la iniciada por GM, que sufre el declive de sus ventas en América del Norte El presidente de la división norteamericana de Ford, Mark Fields, tratará en el consejo de hoy los aspectos básicos de este plan de reestructuración, entre los que se incluyen las previsiones de presupuesto para 2006 y 2007, entre otros. Fields también presentará un plan para revitalizar las marcas Ford, Mercury y Lincoln, con una nueva estrategia concebida para atraer hacia estas marcas automovilísticas a los compradores más jóvenes. Los rumores relacionados con el recorte de plantilla han llegado a Europa. Según la prensa alemana, Ford contempla eliminar otros 500 empleos, que se sumarán a los 750 trabajadores que ya han abandonado voluntariamente la firma este año. Ford registró unas pérdidas netas de 284 millones de dólares (238 millones de euros) en el tercer trimestre del año, frente a un beneficio de 266 millones de dólares (223,5 millones de euros) en el mismo periodo de 2004. Esta reestructuración de Ford se aproxima a la iniciada por General Motors (GM) que sufre el declive de sus ventas en América del Norte. General Motors tiene previsto eliminar 30.000 empleos de aquí a 2008 y cerrar completa o parcialmente doce fábricas. La empresa presentará otro plan El inspector de Trabajo de la Generalitat, Javier Suquía, reclamó a la empresa que el lunes presente una propuesta más rebajada, que minimice la cifra de despidos y que vaya acompañada de un buen plan social La compañía se mostró ayer dispuesta a considerar la posibilidad de que se produzcan prejubilaciones de empleados de 59 años. El mediador reclamó a los sindicatos que no planteen nuevas movilizaciones hasta el próximo día 19, fecha en la que, de no haber acuerdo, deberá pronunciarse la Generalitat. En su contrainforme, los sindicatos destacaron la buena salud financiera de la compañía automovilística, las subvenciones públicas recibidas en los últimos años y la condonación de la deuda. Las Federaciones del Metal de los sindicatos representados en el comité se reunirán mañana con la directora de Asuntos Laborales de la Generalitat, Mar Serna. El RACE alerta sobre los problemas de seguridad que presenta el primer vehículo chino vendido en Europa ABC MADRID. El todoterreno de origen chino Jiangling Landwind presenta graves problemas de seguridad en las pruebas de choque frontal y lateral realizadas por algunos de los principales clubes automovilistas europeos, entre los que se encuenra el RACE. Los test de seguridad pasiva a este modelo se realizaron con motivo de la llegada al mercado europeo de este vehículo, el primero procedente de China, cuyo precio base de venta es de 15.295 euros. El estudio refleja que este vehículo no dispone de elementos de seguridad que ya son prácticamente estándar en todos los modelos que se venden en Europa, como el ABS o el airbag del acompañante. El informe aprecia en el choque frontal serios errores de diseño y fabricación, con una reducción en la zona de supervivencia que ocasiona graves daños para los ocupantes. Existe una gran deformación de todo el salpicadero, y la rueda delantera llega a introducirse dentro del habitáculo. Las consecuencias son daños fatales en la cabeza, llegando el cuerpo a quedar atrapado y las piernas muy dañadas añade.