Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid JUEVES 8 12 2005 ABC La Campaña contra el Frío cuenta desde ayer, en el Pozo del Tío Raimundo, con 130 nuevas plazas. Otro grano de arena para que los más de 1.500 indigentes que vagan por las calles no arriesguen su vida durmiendo al raso en una noche gélida Sin techo pero sin frío TEXTO: MARÍA ISABEL SERRANO FOTO: IGNACIO GIL MADRID. Una manta muy amorosita, la almohada, un juego de sábanas y otro de toallas blancas componen el pack de cada una de las 130 camas con que cuenta el nuevo centro de acogida para los aproximadamente 1.500 sin techo que vagan por las calles madrileñas. El dispositivo, que forma parte de la Campaña contra el Frío del Ayuntamiento madrileño, está ubicado dentro de la Escuela de Jardinería y Capacitación del Pozo del Tío Raimundo y hace que el total de plazas nocturnas para indigentes llegue a 385 en toda la capital. Las nuevas 130 plazas se utilizarán cuando el resto ya estén ocupadas. Los sin techo serán recogidos, por la noche, por un autobús que saldrá de Atocha y les trasladará hasta el centro del Pozo del Tío Raimundo. Como ocurre en el resto de las unidades de alojamiento municipales, la vuelta- -tras la cena, la pernoctación y el desayuno- -correrá a cuenta de cada persona. La concejal Ana Botella, durante su visita, ayer, a las nuevas instalaciones del Pozo del Tío Raimundo El eslabón perdido Como se sabe, con la extrema bajada de las temperaturas, el Ayuntamiento pone de nuevo en marcha su Campaña contra el Frío que, este año, se inició el 25 de noviembre y concluirá el 31 de marzo. Las instalaciones del barracón- -fabricado por el Ivima- -también constan de duchas, servicios y un espacio donde cenar y desayunar. En una ciudad como Madrid, en continuo, progreso tenemos que prestar todo nuestro apoyo a las personas Aumenta el número de indigentes extranjeros en los alojamientos nocturnos, que ya llegan al 57 por ciento sin techo Son ese eslabón perdido al que no podemos dar de lado dijo ayer Ana Botella, concejal de Empleo y Servicios a la Ciudadanía, durante una visita al nuevo centro. La Campaña contra el Frío, recordó Botella, se establece para dar respuesta a las personas sin hogar que, por diversas circunstancias o decisiones personales, no tienen acceso a los centros especializados de la red estable de atención. Ni una sola persona sin techo sin recibir atención social durante las jornadas de bajas temperaturas insistió la concejal. En definitiva, se trata, por todos los medios, de que ningún indigente corra el peligro de morir solo y de frío en las gélidas noches invernales. El presupuesto de la actual campaña supera los 900.000 euros. Desde el 25 de noviembre y hasta el 4 de diciembre pasados ya se habían producido 1.108 estancias (275 personas distintas) frente a las 718 (195 personas) del año pasado durante el mismo periodo. Destaca la escasa presencia de mujeres en estos alojamientos nocturnos: el 10 por ciento en la actualidad frente al 15 por ciento del año anterior. Botella expresó su preocupación por el aumento de indigentes extranjeros- -en especial, subsaharianos y de Europa del Este- -que ya suponen el 57 por ciento de los alojados.