Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional JUEVES 8 12 2005 ABC DRISS YETÚ Primer ministro de Marruecos España quiere construir la tercera valla de Melilla en territorio marroquí RABAT. Se trata de territorio marroquí recalca con una sonrisa pero con contundencia Driss Yetú, primer ministro de Marruecos, ante un grupo de periodistas internacionales, a la pregunta de ABC sobre la polémica construcción de la tercera valla destinada a frenar la inmigración clandestina en la frontera española de Melilla. Una situación que, según Yetú, hay que atajar desde todos los flancos, porque Marruecos solo no puede resolver todos los problemas -En nuestro país hay divergencia de opiniones sobre los logros conseguidos en la última Cumbre Euromediterránea celebrada en Barcelona. ¿Cuál es su valoración al respecto? -Es una etapa. No se puede decir que no se ha hecho nada desde que en 1995 comenzó el proceso de Barcelona. No sería justo, desde entonces hemos vivido grandes reformas. La mayor parte de los países del sur del Mediterráneo ya no son los de 1995, han conseguido avances importantes y, en algunos casos, espectaculares. Nuestras legislaciones son más modernas y nuestras economías más abiertas, nuestros productos acceden más libremente al mercado europeo. A través de los fondos Meda hemos recibido una ayuda sustancial- -si es o no suficiente, eso es otra historia, pero ahí está- Pero todo esto sigue siendo poco. En particular, no hemos podido apagar los focos de tensión que persisten al sur del Mediterráneo. El conflicto de Oriente Próximo sigue ahí y no hemos resuelto este problema, que está en el origen de muchos otros para los países de ambos lados del Mediterráneo y para toda la comunidad internacional. También se han abierto nuevos focos de tensión. Hay que hacer más esfuerzos y tener más voluntad para apagarlos. ¿Qué le parece que finalmente no se haya podido llegar a una definición común de terrorismo? -Lo importante es que ésta es la primera vez que todos los países al norte y al sur del Mediterráneo están de acuerdo para trabajar conjuntamente y dar prioridad al establecimiento de una política contra el terrorismo. -El Euromed apuesta por destinar recursos financieros sustanciales pero el diferencial de desarrollo entre la ribera norte y la sur del Mediterráneo no deja de aumentar cada año... -La situación impone una revisión global y una movilización de recursos mucho más importantes para afrontar los problemas del sur y ayudar a corregir este retraso. Nos falta visión. Se habla de política de vecindad, pero no de los medios financieros que deben Con las conclusiones de la Cumbre Euromediterránea de Barcelona aún humeantes, Yetú pide contenidos concretos a la relación entre Marruecos y la UE TEXTO CARLOTA FOMINAYA FOTO IGNACIO GIL Driss Yetú recibió a los periodistas en sus oficinas de Rabat Se habla de política de vecindad, pero no de los medios financieros para ella Hay que acortar el diferencial de desarrollo ayudando a los países emisores de emigración en su propio terreno acompañarla. La inmigración se explica por este diferencial de desarrollo. Hay que ayudar a los países emisores de emigración en su propio terreno. Cuanto más se tarde, más grave será el problema, y más presión habrá sobre los países de acogida. ¿Ve factible así una mayor vinculación de Marruecos con Europa? -Su Majestad Hassan II fue el primero en solicitar la adhesión de Marruecos a la Unión Europea. Hoy somos conscientes del problema que supone la ampliación al Este de Europa, pero sí pedimos un contenido concreto a la Política de Vecindad en el Mediterráneo. En Barcelona ya hemos dejado claro que Marruecos está dispuesto a desempeñar todo su papel en el desarrollo de la región. ¿Qué tipo de medidas han tomado en Rabat para garantizar que no vuelva a haber una invasión de inmigración clandestina en Ceuta o Melilla, como las acaecidas en nuestras fronteras recientemente? -Hay una gran colaboración entre Marruecos y sus socios, en especial, con Francia y España. Nuestro país despliega esfuerzos extremadamente importantes. Tenemos 10.000 efectivos dispuestos para proteger las fronteras y el litoral. Pero el hecho de que exista esa mayor vigilancia en el litoral ha provocado que la presión se centrara en las dos vías continentales que quedaban: Ceuta y Melilla, dando lugar a los sucesos conocidos. Lo lamentamos sinceramente. Reconocemos que nos hemos visto sorprendidos por la amplitud del problema. Y por supuesto estamos haciendo frente en colaboración con los países amigos del sur del Sahara. Así procedemos a su repatriación, de acuerdo con ellos, en condiciones óptimas, a menudo en avión y con el acompañamiento necesario. Esto no quiere decir que en los primeros días no haya habido fallos, que todos intentamos corregir de inmediato. No tenemos problemas con España en este aspecto, tampoco sentimos que hayamos faltado a nuestras responsabilidades. Al contrario, estamos colaborando de forma estrecha con el Gobierno español para hacer frente a este fenómeno. -En España se tiene la sensación de que todo esto no parece suficiente... -Marruecos soporta el peso esencial, pero si hay países que quieren desarrollar la acción humanitaria e ir más lejos, la respuesta es fácil. Nuestro país no puede resolver solo todos los problemas. No se nos puede pedir que bloqueemos a los inmigrantes, que despleguemos fuerzas por todas nuestras fronteras, que protejamos de la emigración clandestina a los países del norte y, al mismo tiempo, plantearnos exigencias de difícil cumplimiento. -Parece que España, por su parte, tiene dificultades para construir la tercera valla en Melilla. Exteriores denuncia que el Ejército marroquí ha ocupado la franja de terreno donde debía instalarse la cerca. -Es que se trata de territorio marroquí. Nuestra posición sobre Ceuta y Melilla es conocida, como también lo es la de España. Todos lo sabemos. Pero nuestra voluntad es colaborar estrechamente para hacer frente común al grave problema de la inmigración.