Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8 12 2005 Nacional 21 El presidente aragonés se conforma con una rebaja parcial de las tarifas del AVE b El acuerdo que se perfila con Fomento, que provoca las protestas de PP y CHA, no prevé reducir el precio en los horarios punta ROBERTO PÉREZ ZARAGOZA. La intensidad con la que el Gobierno aragonés reclamaba una equiparación de las tarifas del AVE Madrid- Lérida respecto a las que se aplican en las líneas Madrid- Sevilla y Madrid- Toledo parece que pierde fuelle. El deseo por cerrar un acuerdo cuanto antes, para apaciguar la polémica por el diferencial de precios que sufren quienes usan el AVE Madrid- Lérida, hace que se estén quedando por el camino algunas de las exigencias que, por unanimidad, todos los grupos políticos aragoneses dictaron en las Cortes regionales hace unos días, con los votos incluidos del PSOE y sus socios en el Ejecutivo autónomo, el PAR. El acuerdo que se está perfilando en estos momentos plantea una rebaja de los billetes, pero sólo en los horarios valle es decir, en los de menos demanda, no en las horas punta, cuando más viajeros hay. En el caso de los trenes Altaria, la rebaja también dependería del horario al que circulen. Respecto a las lanzaderas que se solicitan para conectar a Huesca y Calatayud, se plantea como una posibilidad que no llegaría antes del segundo semestre de 2006. La avalancha humana hizo que se vivieran situaciones de auténtica confusión FIDEL RASO Caos en Ceuta por una nueva marea humana de más de 4.000 porteadores La Policia Local tuvo que reforzar a la Nacional y a la Guardia Civil b La tensa situación vivida por el riesgo de aplastamientos en el puente del Biutz se saldó con tres mujeres heridas y varias armas blancas decomisadas CARMEN ECHARRI CEUTA. Tres mujeres heridas y varias armas blancas decomisadas son el resultado de las nuevas avalanchas sucedidas ayer en el puente del Biutz, en donde llegaron a acumularse más de 4.000 personas. El riesgo de producirse aplastamientos provocó la llamada de urgencia de los policías nacionales que se encontraban en el tramo fronterizo de Ceuta con Marruecos a la Policía Local que, por vez primera, tuvo que actuar en el lugar, pese a no tener competencias, para evitar que los propios porteadores marroquíes se aplastaran en su intento por pasar las mercancías adquiridas al reino alauita. En total fueron 30 agentes de Policía Nacional, Policía Local y Guardia Civil, los que, porra en mano, reorganizaron a la masa de personas acumuladas abriendo caminos en donde únicamente había tumultos. Tres mujeres fueron atendidas por unidades médicas aquejadas de ataques de asfixia y ansiedad provocadas por la avalanchas humanas registradas. La acción policial se ha tenido que llevar a cabo para evitar que se aplastaran unos a otros. Ha sido un descontrol, así no se puede seguir manifesta- ban a ABC los policías actuantes en la zona. El origen de estos colapsos es, para los agentes, único: los policías marroquíes que controlan el puente. Son estos los que cobran a los porteadores por pasar la mercancía de manera corrupta y los que provocan retrasos en las entradas debido a que los porteadores se niegan a utilizar el puente e intentan a la desesperada saltar por encima de las verjas o sortear otras salidas paralelas, provocando taponamientos y avalanchas como la sufrida ayer. El Ejército abandona la valla de Melilla La Comandancia General de Melilla ha ordenado a los soldados que vigilaban la valla que separa la Ciudad Autónoma de Marruecos que se retiren de la verja después dos meses sin avalanchas de subsaharianos. Los cerca de 500 militares, pertenecientes principalmente a los cuerpos de la Legión y Regulares, comenzaron a hacer guardias permanentes de 24 horas desde el pasado 3 de octubre. La retirada de los efectivos militares de la verja coincide con la llegada hoy a Melilla de una delegación de 18 eurodiputados. Bajo la amenaza de movilizaciones policiales lanzada por el Sindicato Unificado de Policía, la Delegación del Gobierno se ha comprometido a analizar este caso, fijando un encuentro con el secretario general del sindicato para la semana próxima. Sobre la mesa están las peticiones de incremento de personal, ya que de forma rutinaria sólo ocho policías deben controlar avalanchas de entre 3.000 y 4.000 marroquíes, y de mejora de infraestructuras, solicitándose un incremento de las vallas que separan a los porteadores del puente para evitar saltos que son los que pueden provocar aplastamientos. Iglesias, optimista De mantenerse en estos términos, el acuerdo entre el Gobierno aragonés y el Ministerio de Fomento no cumpliría el texto que pactaron todos los grupos políticos en las Cortes de Aragón el pasado 25 de noviembre. El presidente aragonés, Marcelino Iglesias, afirmó ayer que el próximo día 13 se cerrará el acuerdo con Fomento, cumpliendo así el compromiso que alcanzó con él en Teruel la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, el pasado lunes. Iglesias recordó que De la Vega se comprometió a que los precios de la línea Madrid- Zaragoza y ZaragozaHuesca serán similares a los del trazado Madrid- Sevilla. A la oposición, sin embargo, no le convence cómo se está fraguando el acuerdo. El portavoz del PP en las Cortes regionales, Antonio Suárez, acusó ayer a Marcelino Iglesias de negociar a la baja con el Gobierno central. Por su parte, el secretario general de CHA, José Antonio Acero, advirtió que su partido no aceptará un resultado final que sea una mera inocentada, que ponga parches sin resolver el problema de fondo Indignación Los policías nacionales han mostrado su indignación por el desgaste sufrido en este punto, abierto por la Delegación del Gobierno el pasado mes de julio pero carente de medidas de seguridad que garanticen tanto el trabajo de la Policía como el bienestar de los porteadores que a diario entran a Ceuta para comprar mercancía que luego venden en Marruecos, debiendo hacerlo en el horario permitido de ocho de la mañana a una de la tarde. Fuentes de la Policía Local han mostrado su malestar por su actuación obligada en este punto ya que los agentes, además de no tener competencias para ejercer la labor de control de masas son obligados a colaborar con la Policía Nacional provocando que su presencia sea menor en las barriadas.