Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8 12 2005 Nacional 19 El alumno atacado en Valencia sigue compartiendo colegio con sus agresores La Fiscalía no ha adoptado aún medidas cautelares en el caso b Las vejaciones fueron grabadas La reforma de la ley prevé el alejamiento C. M. MADRID. El anteproyecto de ley que introducirá reformas sustanciales en la Ley del Menor, tramitado por el Consejo de Ministros el pasado octubre, establece por primera vez medidas de alejamiento o incomunicación para el agresor menor de edad, entre otros casos, en los de acoso escolar. Esas medidas se podrán aplicar respecto de la víctima, de su entorno o de aquellas personas que determine el juez y pueden suponer que el acosador tenga que abandonar el aula donde estudia la víctima o incluso el colegio. Esa es la principal novedad del anteproyecto respecto del acoso escolar, donde las medidas de carácter educativo son las más frecuentes. Algunas de las que se aplican, según la gravedad del caso y la situación personal del menor, son: Libertad vigilada: se imponen tareas de ayuda a compañeros de clase, redacciones para que reflexione sobre el daño causado a la víctima... Prestaciones en beneficio de la comunidad: deben cumplirse durante fines de semana, días festivos y vacaciones. Realización de tareas socioeducativas: asistencia a talleres ocupacionales, a aulas de educación compensatoria o a cursos donde el menor aprenda a socializarse y a relacionarse. Permanencia de fines de semana en el domicilio del menor: se imponen tareas sociales durante estos arrestos, sobre todo para menores que cometan actos de vandalismo o agresiones leves. supuestamente por los menores con un teléfono móvil, aunque los agresores sostienen que han borrado las imágenes D. V. VALENCIA. La Fiscalía de Menores de Valencia ha abierto diligencias preliminares contra cuatro adolescentes de entre 14 y 16 años, acusados de agredir en tres ocasiones a un alumno de tercero de ESO del Instituto Juan de Garay, en el barrio de Patraix, que declararon ante la Policía la semana pasada y quedaron bajo custodia de sus padres. La Fiscalía no ha adoptado, de momento, ninguna medida cautelar. Otros seis menores de 14 años- -que no son imputables- -participaron como testigos en las palizas ocurridas los días 6, 16 y 17 de noviembre a las puertas del centro escolar, según informó el consejero de Educación, Alejandro Font de Mora. Las vejaciones fueron grabadas supuestamente por los menores con un teléfono móvil, aunque los agresores argumentaron ante la dirección del centro escolar que ese documento había sido borrado, una circunstancia que investiga el Grupo de Menores de la Policía (Grume) En esa grabación podía apreciarse, según fuentes de la investigación, cómo lloraba y pedía auxilio el niño, al tiempo que se cubría la cara con las manos informa Ep. Según el consejero, el vídeo se borró y no está circulando aunque admitió que es muy preocupante porque significa un elemento más de vejación hacia el niño. Instituto de Valencia donde estudian la víctima y sus agresores rrespondientes expedientes administrativos, ahora en suspenso, dado que el caso está en manos de la Fiscalía de Menores que es la competente para decidir si imputa o no a los autores de las palizas. Sobre la víctima y los graves episodios que ha sufrido han trascendido pocos detalles. En apariencia no hay ningún móvil que explique estas agresiones. El grupo estaba liderado por cuatro adolescentes, algunos alumnos del Juan de Garay y otros escolares de un centro próximo. La Fiscalía señaló ayer que tiene identificados a cinco menores, cuatro de 15 años y uno de 14 por su presunta implicación en los hechos. Al parecer, ninguno tiene antecedentes. Ahora se investiga si al menos otro niño del mismo instituto ha sido víctima de estos matones aunque no habría denunciado los hechos por miedo a que tomaran represalias. Según la Policía, este adolescente acude al colegio acompañado por sus padres que han tenido que pedir permiso en sus respectivos trabajos. El director del IES dijo que le consta que ha sido ame- EDUARDO MANZANA Colaboración de los padres Después de la segunda paliza- -el día 16- la víctima fue atendida en urgencias en un hospital de Valencia ante las lesiones que le causaron los puntapiés y puñetazos recibidos. Dos días más tarde, el niño dejó de ir al instituto y la dirección del centro comenzó a investigar lo que ocurría. Tanto la dirección del instituto como el consejero de Educación aseguraron que hasta ese momento no se había informado de estos episodios ni a los profesores ni al director. El responsable del IES, Joaquim Carrión, se entrevistó entonces con los presuntos agresores, con la víctima y con los padres de todos ellos y encontró una buena colaboración por parte de los progenitores, indicó Font de Mora. El siguiente paso fue dar cuenta de lo ocurrido a la inspección de Educación y denunciar los hechos ante la Policía. Tanto el director del centro escolar como el consejero señalaron que todos los padres habían estado a la altura de las circunstancias Font de Mora confirmó que se han abierto los co- nazado por los mismos chicos pero no hay nada más Mientras la Fiscalía de Menores decide si imputa o no a los presuntos agresores, las dos víctimas continúan acudiendo a clase y viendo las caras a quienes, en un caso, le amenazaron y, en otro, le dieron tres palizas. El consejero argumentó que el propio fiscal no ha adoptado medidas cautelares puesto que la convivencia se restableció antes de la actuación de la Policía La Fiscalía tomará declaración en los próximos días a víctimas y agresores- -que no han sido presentados como detenidos por los agentes del Grume- -y decidirá si amplía la investigación o pide que se celebre juicio. Tampoco se ha pronunciado aún sobre la Otro escolar también fue víctima del grupo, según la Policía, aunque no lo ha denunciado por miedo a las represalias posibilidad de solicitar medidas cautelares. Tanto el centro escolar como la Consejería se apresuraron a destacar que el instituto en cuyos alrededores ocurrieron las agresiones es un colegio que funciona con toda normalidad y que lo ocurrido es un hecho aislado, aunque preocupante. No había noticias que hicieran pensar en absoluto que esto pudiera ocurrir dijo el director, Joaquim Carrión. De hecho, la semana pasada pensábamos que el caso estaba bajo control Por su parte, el consejero de Justicia, Miguel Peralta, calificó de dramáticos y lamentables los hechos y recordó la urgencia de reformar la Ley del Menor. El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, señaló que las denuncias por acoso escolar en esta comunidad han aumentado casi un 400 por ciento en este año con respecto a 2004. A su juicio, no significa un incremento de los casos, sino de las denuncias porque ha aumentado la sensibilidad social ante el problema y la implicación de las Fiscalías