Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8 12 2005 Nacional 13 EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN LA FINANCIACIÓN Las posturas maximalistas sobre financiación autonómica que contiene el Estatuto de Cataluña contrastan con las exigencias del proyecto andaluz, que aumentan la corresponsabilidad fiscal, pero dentro de los límites aceptables para el Gobierno El modelo andaluz versus el catalán TEXTO: YOLANDA GÓMEZ MADRID. La vicepresidencia económica del Gobierno, que dirige Pedro Solbes, tiene muy claros cuáles son los límites que no puede sobrepasar el sistema de financiación de las comunidades autónomas. El tributo que grava los beneficios empresariales, el Impuesto sobre Sociedades, es intocable y quedará en manos del Estado. Las comunidades tampoco tendrán capacidad normativa sobre el IVA o los impuestos especiales sobre alcohol, tabaco o hidrocarburos. Las autonomías podrán crear agencias tributarias para gestionar sus propios impuestos, pero la estatal seguirá siendo la encargada de gestionar, recaudar e inspeccionar tributos como Sociedades, IVA o IRPF, ya que de otro modo se fomentaría el fraude fiscal y se impediría prestar servicios importantes a los ciudadanos como la elaboración de la declaración de la renta. El sistema de cupo o concierto y la bilateralidad en las relaciones fiscales entre Estado y autonomías no se extenderá a comunidades distintas del País Vasco y Navarra. Con estas premisas, está claro que la propuesta de financiación que incluye el proyecto de Estatuto de Cataluña no es asumible para la vicepresidencia económica. Cataluña plantea que sea la Generalitat quien recaude todos los impuestos que soportan ciudadanos y empresas en su territorio para después devolver una parte al Estado en pago de sus servicios. Además propone una relación de bilateralidad entre el Estado y el gobierno catalán, que en una negociación entre iguales decidirán que parte se devuelve a la Hacienda central. Frente a esta propuesta maximalista, en Andalucía se ultima un borrador de Estatuto con un modelo de financiación que sí podría cumplir los límites fijados por el Gobierno, y que el PSOE propugna como posible alternativa al Estatuto catalán. La apuesta andaluza pasa por crear un espacio fiscal propio para la comunidad, sobre el que tener capacidad normativa y facultades de gestión, recaudación e inspección. Andalucía pide para sí la cesión de todos los tributos estatales salvo uno, el de Sociedades, el que Solbes ya ha dicho que es intocable. Además, sobre la cesión de tributos como el IRPF, el IVA o los Impuestos Especiales, se especifica que se respetarán los límites que establezca la ley de Financiación de comunidades autónomas. La multilateralidad aparece como uno de los principios básicos del sistema de financiación, frente a la bilateralidad de la propuesta catalana, y se pretende crear una agencia tributaria propia, pero de colaboración y auxilio con el Estado, y para la gestión, recaudación e inspección de los impuestos que les corresponda. Maragall y Chaves, en una rueda de prensa conjunta en Sevilla, el pasado año EFE SEMEJANZAS Y DIVERGENCIAS ENTRE LOS SISTEMAS DE FINANCIACIÓN Actual Las comunidades se financian con tasas y con la recaudación total que obtienen por el Impuesto sobre el Patrimonio; Sucesiones y Donaciones; los impuestos sobre el juego y el de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. En el IRPF tienen cedido el 33 de lo que pagan los residentes. Sobre este porcentaje tienen competencias normativas en la tarifa y en las deducciones. En IVA la cesión es del 35 de la recaudación y en los impuestos especiales sobre cervezas, alcoholes, hidrocarburos y tabaco, alcanza el 40 En estos tributos no tienen ninguna capacidad normativa. En el impuesto de matriculación y de electricidad, tienen el 100 El céntimo sanitario, que se aplica sobre el consumo minorista de hidrocarburos es otra de las fuentes de financiación. Pueden llegar a aplicar hasta 4,8 céntimos por litro consumido. Existe un fondo de suficiencia que cubre la diferencia entre las necesidades de financiación de las comunidades y lo que obtienen con estos impuestos. Hay una Agencia Tributaria estatal que se encarga de gestionar, recaudar e inspeccionar los impuestos cedidos. Propuesta andaluza La comunidad dispondrá de un espacio fiscal propio integrado por sus recursos tributarios en el que ejercerá la gestión, liquidación, inspección, revisión y recaudación de los impuestos. El espacio fiscal propio estará constituido por los tributos propios, los cedidos por el Estado y los recargos sobre tributos estatales. Multilateralidad es uno de los principios con el que se define el sistema de financiación, lo que implica la participación de todas las autonomías. El Estado cedería a la comunidad el IRPF, Patrimonio, Sucesiones y Donaciones, Transmisiones y Actos Jurídicos documentados, el IVA, los tributos sobre el juego y los impuestos especiales, es decir, todos los impuestos salvo el de Sociedades. No obstante, se establece que la cesión respetará los límites que fije la ley de financiación de las comunidades autónomas. Se creará una agencia tributaria autonómica que se encargará de aplicar los tributos propios de la comunidad y de las funciones de gestión, inspección y recaudación que le correspondan sobre los impuestos cedidos. Se asegura la colaboración con la agencia estatal. Proyecto de Estatuto de Cataluña Los recursos de la Generalitat estarán constituidos por los tributos propios, los impuestos estatales soportados en Cataluña, y los recargos sobre tributos estatales, entre otros. La Generalitat tiene capacidad normativa y responsabilidad fiscal sobre todos los impuestos estatales soportados en el territorio, ya sean propios o cedidos por el Estado, incluido el Impuesto sobre Sociedades. La capacidad normativa incluye, en todo caso, fijar tipos, exenciones, reducciones y bonificaciones sobre todos los impuestos. La gestión, recaudación, liquidación e inspección de todos los tributos estatales soportados en Cataluña corresponde a su agencia tributaria. Una parte de los impuestos cedidos a Cataluña se devuelven al Estado para la financiación de sus servicios y competencias. Vincula la solidaridad con el resto de comunidades al esfuerzo fiscal que éstas realicen. Se crea una Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales EstadoGeneralidad. Este organismo bilateral sería el encargado de determinar la aportación catalana al Estado.