Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 8 12 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil DE REPENTE, UN DICTADOR OCO más de un año ha durado el idilio. ElPSOE comprobó ayer los efectos contraproducentes de convertir a un dictador (el último de todo Occidente) en aliado preferente. Fidel Castro ha arremetido contra la secretaria de Relaciones Internacionales, Trinidad Jiménez, después de que ésta amparase a un disidente (de ideología socialdemócrata) maltratado, como todos los cubanos, por el tirano habanero. El empellón verbal viene a despejar a los socialistas de toda duda que les pudiera caber sobre el error profundo que fue convertirse en valedores del régimen tras su llegada a La Moncloa. Fue Rodríguez Zapatero quien llevó a la UE a cambiar su política y a levantar las sanciones diplomáticas impuestas al castrismo. Hace meses- -tras la última ola represiva- -que Europa se ha dado cuenta de su equivocación y la Eurocámara ha terminado por conceder el premio Sajarov a las Damas Blancas, opositoras al régimen. Es hora de que Zapatero abra los ojos. P SIN SOBRESALTOS EN GALICIA M ARIANO Rajoy puede seguir con tranquilidad el proceso de renovación que se está produciendo en el Partido Popular de Galicia. Hasta el momento, la contienda entre los candidatos se ha desenvuelto sin estridencias ni crisis internas, trasladando a la opinión pública una imagen de responsabilidad y lealtad que habría sido difícil de pronosticar hace sólo unos meses. Hay que tener en cuenta que los populares gallegos se enfrentan a un doble desafío: buscar un sucesor a Manuel Fraga, que ha sido la columna vertebral del PP en Galicia y factor de unión en tiempos de crisis, y reorganizar el partido como oposición y alternativa de gobierno a la coalición del PSG con el Bloque Nacionalista Gallego. Ambas empresas auguraban serios riesgos para el PP, porque muchos temían que el relevo de Fraga destapara las tensiones internas acumuladas entre los sectores del partido durante los últimos tiempos y que cerca estuvieron de provocar una escisión meses antes de las elecciones autonómicas de junio. También se dudaba de la capacidad del PP para mantener su cohesión después de la pérdida de la Xunta, en la idea de que la conservación del poder era condición absoluta de la unidad del partido en Galicia. Por ahora, los resultados desmienten rotundamente la posibilidad de que tales riesgos se materialicen. Obviamente, no han faltado críticas a diversos aspectos del procedimiento electoral interno, pero ninguno de los candidatos que ya han renunciado a dirigir el PP gallego- -Xosé Cuiña y Enrique López Veiga- -han tachado la limpieza de unos resultados que ponen al ex vicepresidente de la Xunta Alberto Núñez Feijoo en el umbral del relevo a Manuel Fraga. El PP sabía bien lo que arriesgaba abriendo fracturas en una comunidad autónoma donde conserva buena parte del poder municipal y provincial y en la que ha recibido de forma clara el respaldo mayoritario de los votantes gallegos, aunque no suficiente- -a un escaño de la mayoría absoluta- -para conservar la Xunta. En este sentido, el mantenimiento de las diferencias entre los candidatos dentro de los cauces internos, sin tentaciones rupturistas, es una demostra- ción de unidad imprescindible para un partido que ya tiene que pensar en los comicios municipales de 2007 como antesala de las elecciones generales del año siguiente. Si finalmente Núñez Feijoo y Xosé Manuel Barreiro pactan una candidatura única para el Congreso del partido, el PP gallego habrá superado de forma óptima esta transición. La expectativa de los populares gallegos es, por tanto, la de ser alternativa inmediata a un gobierno de coalición que no fue resultado de una coalición electoral previa, pero sí fue efecto de la tardanza del PP en afrontar una renovación que la sociedad gallega demandaba. Ahora se está produciendo y lo importante para el proyecto nacional que dirige Rajoy es que, junto a la sucesión de personas, se abra también un debate sobre la relación de este nuevo PP con la sociedad gallega, especialmente con los sectores urbanos y los jóvenes, determinantes unos y otros en el cambio político en Galicia producido tras las elecciones autonómicas. Quizá no se trate tanto de elevar el nivel de galleguismo del partido, como algunos proponen, cuanto de cambiar el estilo de ejercer el poder político que aún conserva el PP, lastrado en parte por la imagen de clientelismo que se había dado hasta ahora. Lo que está sucediendo en Galicia tiene también una importante proyección nacional para el PP. Demuestra que hay capacidad de renovación de dirigentes y de ideas, que es posible el reformismo desde dentro y la continuidad de los proyectos políticos y que las derrotas electorales no merman la unidad del partido. Desde el 14- M, el PP ha celebrado decenas de congresos regionales y provinciales, sin hurtarse al control democrático de la militancia y culminando lo que fue un paso inesperado a la oposición con una dirección nacional consolidada en torno al liderazgo de Mariano Rajoy. El PP gallego debe rematar este proceso de renovación general y ofrecer a Rajoy y a su equipo la posibilidad de empezar un nuevo año político muy complejo, en el que la democracia española va a necesitar, más que nunca, una oposición fuerte y unida. Fidel Castro AFP SAFARI EXTREMEÑO E UN PRIMER PASO L relato pormenorizado de las cacerías ilegales de tigres y leones que se celebraban en una finca extremeña, revelado anteayer por ABC, da buena medida de lo espantoso y desastroso que puede resultar el comportamiento humano. La primera consideración es apartar este episodio de la actividad cinegética y circunscribirlo a un fusilamiento inmisericorde de animales una vez que salían de la jaula. Quienes organizaban tan estrafalaria y salvaje batida nada tienen que ver con un cazador convencional. De ahí que resulte pertinente felicitar a la Guardia Civil por la detención de los responsables de un pseudo- safari que dibuja la catadura moral de sus autores. E L plan suscrito por el Ministerio de Administraciones Públicas y los sindicatos representa un primer paso para conciliar la vida laboral de los funcionarios con sus obligaciones familiares y domésticas. Entre otras medidas aprobadas, muchas de las cuales entrarán en vigor a comienzos del próximo año, los funcionarios verán aumentado su permiso de paternidad hasta diez días y podrán aumentar el de maternidad en cuatro semanas, acumulando las horas de lactancia. En ningún caso saldrán de su trabajo después de las seis de la tarde. También se prevén otras medidas para los funcionarios que tienen a su cargo parientes enfermos o hijos discapacitados. En teoría, el objetivo no es trabajar menos horas, sino distribuirlas más adecuadamente para facilitar el mejor cumplimiento de sus obligaciones familiares. Por ello resulta esencial que con la aplicación de estas medidas no se vean perjudicados los derechos y la atención de los administrados. Y no será fácil. Las medidas aprobadas entrañan un primer paso necesario para conciliar la vida laboral y la familiar, y merecen, por ello, en principio, una aprobación tan clara como mati- zada. No obstante, exhiben cierto carácter electoralista y presentan limitaciones. La pega principal va referida a que se crea un agravio respecto a otros funcionarios, de otras administraciones, y por extensión al resto de los trabajadores, con lo que se corre el riesgo de convertir a los empleados públicos en una casta. Ya hay colectivos que están denunciando la desigualdad que genera el Gobierno con este plan. Además, el tratamiento laboral de la paternidad continúa siendo insuficiente y muy por debajo de las legislaciones de muchos países europeos. La baja por maternidad es notoriamente insuficiente. No se trata de mayor o menor generosidad, sino de estricta justicia. No cabe lamentar los bajos índices de natalidad si no se adoptan medidas para facilitar la conciliación de la paternidad con el trabajo. Estas medidas repercuten en beneficio de toda la sociedad y no sólo en el de sus directamente beneficiados. Pero habrá que ampliar estos beneficios aprobados tanto en su ámbito de aplicación como en su contenido, así como medir con cuidado el coste económico- -que lo habrá si se extiende el ejemplo- -de esta iniciativa para las arcas públicas. CRISPADO CRISPADOR L presidente de La Caixa la crispación generada por la dichosa opa le recuerda alMovimiento Nacional Ricardo Fornesa ha dado un paso atrás en la línea moderada y sensata que había demostrado en anteriores declaraciones públicas (la última en una visita a Andalucía ante un grupo de empresarios) y ha optado por el símil grueso y desenfocado. Resulta un sinsentido quejarse de la crispación y seguidamente realizar un discurso que lo que hace es acrecentar el fenómeno. Mejor haría, quizás, en ayudar a serenar el debate suscitado por la compra de Endesa si, como él mismo insiste, no conviene mezclar la economía y la política. A