Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Espectáculos MIÉRCOLES 7 12 2005 ABC Ángel Pavlovsky inaugura hoy el ciclo Círculo Cabaret b En su nuevo espectáculo, Hoy, La Habana abre sus puertas al mejor cine iberoamericano b Ayer abrió sus puertas el festival de la capital cubana, donde se rendirá homenaje a García Márquez y se prestará especial atención al cine argentino y brasileño EFE LA HABANA. Los amantes del buen cine, y en especial del cine iberoamericano, tienen una cita a la que no pueden faltar en La Habana, que acoge, desde ayer y hasta el 16 de diciembre, el XXVII Festival del Nuevo Cine Latinoamericano. Brasil y Argentina son los países más representados en esta edición de la que se ha consolidado como una de las citas cinematográficas de referencia en la región. Los aficionados al séptimo arte podrán disfrutar de más de 540 películas, entre cortos, largometrajes, cintas de animación y documentales de más de una veintena de países. Más de ochenta películas se proyectarán en la sección oficial y optarán por un Coral, el premio del festival. De ellas, diecinueve serán largometrajes en la categoría de ficción y otros tantos en el concurso de óperas primas, con Brasil, Argentina, Cuba y México a la cabeza. La proyección de la argentina Iluminados por el fuego de Tristán Bauer, abrió oficialmente anoche el Festival. El filme obtuvo el Premio Especial del Jurado del Festival de Cine de San Sebastián y ha sido designada para representar a Argentina en los premios Goya. La cinta de Bauer, que se sumerge en la guerra de las Malvinas por medio de los recuerdos de un periodista, es la más popular de las doce películas argentinas que se proyectarán durante el Festival, incluída El aura elegida por ese país para aspirar al Oscar. Brasil es el segundo país más representado, con tres largos y seis películas debutantes, junto con la versión de La mala hora de Ruy Guerra, basada en la novela homónima del escritor colombiano Gabriel García Márquez. El novelista, que se encuentra desde hace semanas en La Habana, será homenajeado en el festival, como creador de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano (FNCL) que funciona en La Habana desde hace veinte años. España estará representada en el festival por el escritor Juan Madrid, que forma parte del jurado, y se esperan las visitas del realizador Juanma Bajo Ulloa y de la actriz Mercedes Sampietro, que ha concluído recientemente en Cuba el rodaje de La edad de la peseta Fuera de concurso se proyectará Habana Blues de Benito Zambrano, y se rendirá homenaje a Manuel Altolaguirre, de quien se recordará su colaboración con Buñuel. siempre, todavía... el actor argentino vuelve al contacto directo con el público, que había abandonado en anteriores trabajos J. B. MADRID. El inclasificable e irreprimible Ángel Pavlovsky abre hoy con su espectáculo Hoy, siempre, todavía... el ciclo Cabaret Círculo organizado por el Círculo de Bellas Artes, que quiere llevar hasta su escenario la esencia canalla y festiva de este género. Pavlovsky estará en escena hasta el 13 de diciembre, y posteriormente intervendrán Cabo San Roque, un conjunto de siete músicos que emplean los más distintos objetos y materiales como instrumentos; y la Fanfare Ciocarlia, una divertida orquesta de metales. Ángel Pavlovsky vuelve con Hoy, siempre, todavía... al contacto con el público, que había dejado de lado en sus últimos trabajos. En el espectáculo da vida a una mujer rubia, La Pavlovsky; una actriz muy mentirosa según su creador. Quiero darle buen humor- -dice el artista- un humor bien entendido, que sea provocador para crear solidaridad con el público. Quiero huir de tópicos y moralinas porque el público es inteligente y, una vez hecha la conexión con ellos, se produce un milagro que convierte la fantasía en cotidianeidad. Y tenemos que ser conscientes de ello Pavlovsky, que actúa acompañado por los pianistas Joan Aymerich y Bárbara Granados, aborda en este espectáculo asuntos como las guerras, el hambre o los malos tratos. No hay grandes textos, pero son muy sentidos dice Pavlovsky, que añade que quiere recordar al espectador que todos los problemas existen. Sería una ingenuidad pretender divorciar los medios de expresión artística de la realidad Ángel Pavlovsky vuelve a Madrid dos años después de su última actuación, con un espectáculo titulado Alas furtivas que se presentó en el teatro María Guerrero dentro del ciclo Confidencias del Centro Dramático Nacional. Nacido en Argentina y establecido en Barcelona hace treinta años, a lo largo de este tiempo ha mostrado su singularidad- -en todos los sentidos- -como actor y como autor, y se ha prodigado tanto sobre los escenarios como en los platós de televisión y los estudios de radio. Imaginativo, irónico, tierno, provocador, divertido, Ángel Pavlovsky es un francotirador que, como dice en su peculiar biografía, que concluye con un significativo Sobrevive ama profundamente su profesión aunque... detesta redactar currículums José Cubiles, en una imagen de archivo ABC Una biografía recupera la figura del pianista y maestro de pianistas José Cubiles Una vida para el piano ha sido escrita por el crítico musical José Luis García del Busto b Entre los alumnos de Cubiles figuran los pianistas Joaquín Achúcarro, Manuel Carra, Jacinto Matute, Félix Lavilla, Guillermo González o Rafael Orozco S. GAVIÑA MADRID. A pesar de su reconocimiento como intérprete y como maestro de intérpretes, la figura de José Cubiles (1894- 1971) es poco conocida entre la gran mayoría. Por eso, la Asociación Musical que lleva su nombre y que dirige Luis Izquierdo se ha empeñado en recuperarla y difundirla. Para ello, y con motivo de su centenario, organizó un ciclo de conciertos y grabó un disco con fragmentos de sus interpretaciones, y ahora ha impulsado la escritura de la que es su primera biografía, Una vida para el piano que ha corrido a cargo del crítico musical José Luis García del Busto. Por sus características especiales, por el tipo de artista que era, Cubiles no ha dejado un legado disfrutable por las generaciones actuales explica García del Busto. Amigo de algunos de sus mejores discípulos el crítico musical ha contado con inestimables colaboradores a la hora de reconstruir la memoria de quien esculpió algunos de los talentos pianísticos más importantes de nuestro país como Joaquín Achúcarro, Manuel Carra, Jacinto Matute, Rogelio Rodríguez Gavilanes, Rafael Orozco... Su objetivo no ha sido contar una mera biografía, sino aportar más luces sobre el artista y el maestro. Después de esta ardua investigación, Cubiles surge como una personalidad amable, simpática, muy volcada hacia la docencia por la que abandonó los grandes escenarios. Y es que siendo muy joven tuvo la oportunidad de entrar como profesor numerario en el Conservatorio, y se sometió a una disciplina académica que le cortó las alas para volar como concertista internacional. Poco a poco descubrió que estaba allí su vocación más honda. Y logró alcanzar un ideal: la cátedra de virtuosismo que se creó para él y a su medida- -el primer premiado, en 1945, fue Antonio Iglesias- De eso hablan sus alumnos- -apunta- De que le gustaba mucho modelar el sonido, y profundizar en el contenido de las partituras. Madurarlas. Ponía frenos a los ímpetus de los jóvenes Así lo confiesa el propio Joaquín Achúcarro en el libro cuando afirma: Conmigo utilizaba la estratagema de herir mi amor propio, de tal manera que, para él, siempre estaba mal lo que yo hacía, con lo que conseguía que, al volver a casa, yo estudiara dos o tres horas Su faceta como intérprete tampoco paso inadvertida. Otro crítico, Antonio Fernandez- Cid, dijo de él: Es uno de los pilares de la interpretación pianística española Una interpretación de la que apenas quedan testimonios por su rechazo a las grabaciones. Cubiles tenía un concepto diferente, no le gustaban las grabaciones dentro del estudio, esa frialdad de machacar una obra en trocitos. Admiraba a aquellos que eran capaces, y sobre todo a su amigo Arthur Rubinstein. Pero a él no le gustaba el tipo de pianista moderno