Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 7 12 2005 Madrid 37 Madrileños y visitantes han comenzado a disfrutar este puente de la Constitución, un año más, de la nieve, el frío y la diversión La escapada de los madrileños durante el puente no ha impedido que las estaciones de esquí de la sierra recibieran miles de visitantes deseosos de estrenar temporada. La ola de frío de hace dos semanas ha permitido adelantar la apertura de pistas Un puente a punto de nieve TEXTO Y FOTO: MIGUEL DOMINGO GARCÍA NAVACERRADA. Nieve, diversión, y bastante frío. Éste es el plan de miles de madrileños que, durante el extenso puente de la Constitución, han decidido estrenar la nueva temporada de esquí en las dos estaciones madrileñas: la de Valdesquí y la de Navacerrada. Ambas vivieron ayer el día con más visitantes desde que abrieran sus pistas, la primera el pasado 1 de diciembre, y Navacerrada el sábado día 3. Al margen de algo de niebla, el tiempo fue benévolo, después de un lunes de fuerte viento, que obligó a los responsables de ambas estaciones a poner el cartel de cerrado, y que hizo temer las peores condiciones durante el resto del puente. Es más, hubo que cerrar los aparcamientos, debido a la gran afluencia de tráfico- -se tardó hasta hora y media en recorrer sólo 8 kilómetros- Las condiciones de la nieve también eran inigualables: con una calidad de polvo nieve, el espesor en Valdesquí rondaba los 40 y 70 centímetros, bien compactada. Mientras, en Navacerrada, en una cota de altitud algo menor, alcanzaba los 15 centímetros. La nieve está estupenda para esquiar confirmaba Santiago Herranz, de Robledo de Chavela: Me he levantado a las seis de la mañana para poder encontrar sitio Las pistas eran ayer un hervidero de colores chillones con fondo blanco. Desde la ladera de la Bola del Mundo, más de 2.500 hormiguitas multicolo- res subían lentamente y bajaban a toda velocidad por los 15 kilómetros de pista esquiable de Valdesquí, de un total de 27. Navacerrada abrió ayer dos de las pistas del Telégrafo y del Escaparate, que permitían recorrer sólo 1,5 kilómetros. A primera hora, los aparcamientos de las dos estaciones de la sierra del Guadarrama, y los dispuestos en el puerto de Cotos, estaban ya totalmente ocupados por coches, la mayoría cargados con los equipos de esquí, Las pistas eran ayer un hervidero de colores chillones sobre fondo blanco que subían y bajaban a toda prisa aunque otros eran de familias que sólo iban a jugar con los niños en la nieve. La imagen se había repetido ya el fin de semana, cuando los más adictos a la montaña tomaron sus bártulos para subir a la sierra. Estábamos deseando que abrieran; los que disfrutamos de este deporte tenemos auténtico mono por esquiar durante todo el año afirmaban un grupo de jóvenes, con su snow board cargado a la espalda. Esta modalidad se ha convertido en toda una tendencia entre los más jóvenes, aumentando cada año quienes se decantan por surfear por la nieve. La masiva escapada que es habitual en estos días de fiesta a otras estaciones, pero también a las playas mediterráneas, no impidieron que las modestas estaciones madrileñas alcanzaran cifras de más de 2.500 visitantes en un solo día. Tanta afluencia no suele ser normal en estas fechas, porque todo el mundo sale fuera explicaba Agustín Ramírez Canencia, director de la estación de Valdesquí. Estaciones de fin de semana Ésta y Navacerrada son estaciones de fin de semana reconocía él y muchos usuarios. Quienes vengan estos días son los que tienen que trabajar dice Miguel Ángel Gómez, acompañado de toda su familia. Durante el puente nos iremos a Huesca, porque no tienen nada que ver repetían muchos usuarios este prolongado fin de semana. Son como las hermanas menores de las pirenaicas o la andaluza de Sierra Nevada. Y demasiado caras para los pocos kilómetros que ofrecen apuntaban no sin cierta indignación. Este año, la temporada se ha adelantado de nuevo unos días, explica el director de Valdesquí. Navacerrada, una semana antes de la apertura, apenas contaba con parches de hielo por la sequía. En Valdesquí estuvimos a punto de abrir a mediados de noviembre, algo inusual- -afirma Ramírez- pero el tiempo finalmente nos lo impidió; antes solíamos abrir a mediados de este mes Las primeras lluvias de otoño dieron cierta esperanza que remató la ola de frío y nieve que hace una semana cubrió de un suficiente manto blanco la sierra madrileña. La travesía, una aventura en la montaña El esquí madrileño no se limita estos días a disfrutar de las pistas oficiales Los más avezados y aventureros tendrán una alternativa en la montaña fuera de las pistas: el esquí de travesía, una modalidad de senderismo, con esquí, que encuentra en la sierra de Guadarrama un espacio precioso para visitar Lo afirman Mariano González y César Ávalos, dos amantes de los deportes de riesgo, y miembros de la asociación PicoMonte, que cada fin de semana organiza escapadas para hacer deporte y disfrutar la naturaleza mucho más cerca, de manera menos artificial Es más barato, porque no hay que pagar entradas, pero sobre todo es más aventurero, aunque también más peligroso, hay que conocer bien las rutas