Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Madrid MIÉRCOLES 7 12 2005 ABC (Viene de la página anterior) cios en el subsuelo. La otra parada que, en su día, tendrá este segundo túnel de la risa será Alonso Martínez. De momento, el comienzo de sus obras no tiene fecha y menos aún ahora que ha fracasado la firma del convenio para su construcción entre las tres Administraciones implicadas. Según el acuerdo verbal, Fomento pagaba el 50 por ciento del coste, mientras que la Comunidad, el 35, y el Ayuntamiento, un 15. No es que haya habido cambios en esta distribución, que todos parecen aceptar, sino que la Comunidad quería, como condición imprescindible, que en el protocolo de la firma figurase el dinero fijo que les tocaría pagar, sin esperar al convenio posterior. Este convenio debería ratificar la actuación y ajustar el monto económico. Por ello no se presentó a la firma y arrastró al Ayuntamiento, puesto que sus responsables consideraron que de nada servía la firma de dos, cuanto tenían que ser tres. Tras este frenazo no se sabe quién decidirá dar un nuevo paso para tratar de llega a un acuerdo. Los usuarios siguen esperando. 900.000 viajeros Así, como hemos dicho, la única parada con que contará este túnel durante un año será la de Nuevos Ministerios, cuya construcción está muy avanzada. Pese a ello, los responsables de Fomento consideran que su apertura beneficiará ya, aunque la infraestructura esté incompleta, a los 900.000 viajeros que utilizan los Cercanías a diario. Actualmente, los usuarios de las líneas C- 1 y C- 2, procedentes del Corredor del Henares, entran directamente al túnel de la risa que lleva muchos años en servicio, mientras que los viajeros de las líneas C- 3, C- 4 y C- 5 se ven obligados a hacer un transbordo, con lo que colapsan Atocha y los trenes son insuficientes, ya que el túnel viejo está saturado. No se pueden poner más trenes para atender la creciente demanda de los Cercanías de Renfe. La tuneladora Excavolina terminó el pasado mes de julio la conexión entre Atocha y Nuevos Ministerios Con la apertura del nuevo trazado, las cosas cambiarán. Las líneas C- 3 y C- 4 utilizarán estas instalaciones y los usuarios ya no se verán obligados a bajarse del tren y subirse a otro para continuar el viaje. Con ello, según las previsiones de Renfe, se ahorrarán unos 15 minutos de viaje. Lógicamente, como carambola, los viajeros de todas las Cercanías se verán también favorecidos. Los únicos que deberán seguir haciendo el transbordo, pese al funcionamiento de los dos túneles de la risa y aunque estén en servicio todas las estaciones, serán los usuarios de la C- 5, que hoy se dividen entre los otros trenes de Cercanías y la línea 1 del Metro. Su ventaja es que cuentan con otros puntos de unión con el subterráneo. CHEMA BARROSO Excavolina llegó desde Atocha en julio Una gran expectación rodeó la llegada de la tuneladora Excavolina a Nuevos Ministerios, desde Atocha, el día 28 del pasado mes de julio. Había comenzado sus trabajos en junio del año anterior para, tras horadar 5 kilómetros del subsuelo madrileño, alcanzar la zona sur del hueco abierto para la construcción de la estación de Nuevos Ministerios. Su trazado, con ocho salidas de emergencia y nueve pozos de ventilación, había discurrido por Atocha, Antón Martín y Sol para continuar hacia Alonso Martínez siguiendo la calle de Zurbano y alcanzar su punto final en el patio de Fomento. La estación de Nuevos Ministerios, que podrá ser utilizada por personas con movilidad reducida, está acabada al 90 por ciento y ya sólo le resta colocar los suministros de agua y electricidad. En el túnel hasta Chamartín, por su parte, están construidas, al 80 por ciento, las cuatro salidas de emergencia que, cada 500 metros, estarán situadas en Castellana, Doctor Fleming y la calle de la Madre Molas. La llegada de La Castellana hasta Nuevos Ministerios supondrá un encuentro y el fin de una importante fase de las obras para este nuevo trazado subterráneo que unirá Atocha y Chamartín pasando por puntos neurálgicos de la ciudad. Para que se cumpla el objetivo de la obra todavía faltan muchos meses. Retrasar la circulación El trazado subterráneo sólo contará, durante el primer año, con una estación intermedia en Nuevos Ministerios Pese a ello, todos deberán esperar, los que menos hasta 2007. Aunque parte de estas infraestructuras- -el tramo ente Nuevos Ministerios y Chamartín- -se termine el próximo año, no se podrá poner en servicio por su falta de continuidad. Cospedal cree que la aportación del Estado para el transporte público discrimina a Madrid M. CONTRERAS MADRID. Las aportaciones económicas del Estado al transporte madrileño no le cuadran a la consejera de Infraestructuras, María Dolores de Cospedal, quien aseguró que una vez más, Madrid está en desventaja frente a Barcelona. Los contratosprograma aprobados por el Estado- -dijo- -para el Consorcio Regional de Transportes de Madrid y la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona, en el periodo 1999- 2001, señalaban 455 millones de euros y 286, respectivamente. Los correspondientes al periodo 2002- 2004 marcaban unos importes de 452 millones para Madrid y 380 para Barcelona En Madrid- -añadió- el importe coincidía con lo consignado en los Presupuestos. Para Barcelona figuraban 305. La diferencia, 75, se estableció que fuera cancelada por el Estado en cuatro años a partir de 2006 Como conclusión de lo consignado en ambos períodos, la consejera considera que la aportación a Madrid ha disminuido en casi 3 millones de euros, lo que supone un- 0,66 por ciento, mientras que para Barcelona ha aumentado 19 millones, un incremento del 6,7 por ciento. Además, los 75 millones adicionales han profundizado en la diferencia y le suponen a Barcelona un incremento de 93 millones, frente a la rebaja para la aportación al transporte de la capital No encuentra Cospedal las bases para esas diferencias: Las ratios empleadas para cuantificar las aportaciones son similares para ambas poblaciones, ya que, por ejemplo, el crecimiento ha sido de un 7,03 para Madrid y de un 6,55 para Barcelona Tampoco avala la diferencia, según la consejera, la oferta de coches por kilómetro (media de kilómetros que hace un tren cada día multiplicada por el número de trenes) ya que la de Madrid en el último periodo era de 507 millones de kilómetros y la de Barcelona de 260 millones. Lo mismo sucede con el número de viajeros, cifrados para la capital en 1.564 millones y para Barcelona en 868. Al aplicar a todas estas bases las aportaciones reales del Estado- -añadió- se observa que, por habitante, bajó en Madrid de los 83,96 euros del primer periodo a 77,93 del segundo, mientras que los 0,99 euros por kilómetro descendieron a 0,89, y los 0,30 euros por viajero se quedaron en 0,29 Los datos de Barcelona, asegura Cospedal, van al contrario.