Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional LA LEAL OPOSICIÓN DEL REINO UNIDO MIÉRCOLES 7 12 2005 ABC David Cameron fue proclamado ayer nuevo líder del Partido Conservador británico al obtener el 67,6 por ciento de los votos en las primarias tories frente al 32,3 por ciento de su rival, David Davis El pequeño David armó su honda EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Hace siete meses, cuando al día siguiente de las elecciones generales comenzó la carrera para sustituir a Michael Howard como líder tory David Cameron era casi un desconocido en Westminster, en cuyo Parlamento sólo llevaba cuatro años de diputado, y desde luego su nombre no decía nada al gran público. Hoy se medirá con Tony Blair en los Comunes en el semanal cara a cara entre el primer ministro y el líder de la oposición, después de que ayer Cameron fuera proclamado nuevo jefe de los tories -el quinto en ocho años- -tras obtener el apoyo de dos tercios de la militancia conservadora. Más que examinar antagonismos entre Blair y Cameron, muchos estarán hoy más pendientes de sus semejanzas. El propio Cameron ha llegado a definirse a sí mismo como el heredero de Blair (como éste se había proclamado heredero de Margaret Thatcher) y los analistas no han dejado de presentarlo como el Blair de la derecha Su rival es Brown, el ministro de Hacienda E. J. B. LONDRES. Cameron se medirá hoy en el Parlamento con Blair, pero su rival electoral será en realidad Gordon Brown, ministro de Hacienda y previsto sucesor al frente del laborismo en algún momento de esta legislatura, o al menos cuando lleguen los siguientes comicios, en 2009 o 2010. Las últimas encuestas señalaban que en una pugna electoral Cameron vencería a Blair, pero perdería frente a Brown. La verdad es que el futuro está abierto. Dependerá de la capacidad de Cameron de levantar una ola de entusiasmo entre el electorado y de que se instale la idea de que, por más que haya un recambio de Tony Blair por Gordon Brown, éste no haría más que perpetuar un laborismo que lleva demasiado tiempo en el poder. Aunque al final puede que lo que cuente sea sólo la economía, y a Brown se le están comenzando a torcer los números. Esperanza de renovación Incluso más joven que Blair cuando éste se hizo con las riendas del laborismo (Blair tenía entonces 41 años; Cameron cuenta con 39) de oratoria igualmente convincente y de semejante capacidad para transmitir ilusión, Cameron se ha impuesto en las primarias tories porque encarna la esperanza de la renovación y de la victoria electoral para un partido que lleva demasiado tiempo en la oposición. Y eso con un discurso centrado, dispuesto a cambios notorios sobre posiciones largamente defendidas por su partido, como hizo Blair. Las primarias han sido una lucha entre dos David. Uno de ellos, David Davis, ejerció de Goliat durante gran parte de la contienda. A sus 56 años y con larga experiencia política, Davis fue el claro favorito hasta que a principios de octubre llegó el congreso del partido. Allí Cameron armó su honda y disparó: pronunció un excelente discurso sin papeles que cautivó al auditorio y desarboló a su gran contrincante. Desde ese momento, las tornas fueron cambiando, y cuando el grupo parlamentario realizó una primera criba, el joven David ya había cogido la delantera. Quizás el mayor mérito del nuevo líder conservador no fuera tanto su acierto en el discurso del congreso de Blackpool como el haber aguantado el escrutinio público durante el mes y medio que ha durado el debate entre la militancia. Su admisión indirecta de haber tomado cocaína, al menos en alguna ocasión antes de ser diputado, no le ha restado apoyo, como tampoco su insistencia en quedarse en el parapeto de la imagen, mientras Davis persistía en presentar un programa de medidas más concretas. David Cameron, con su esposa, nada más ser proclamado nuevo líder tory La cuidada buena imagen de Cameron, un experto en comunicación (fue jefe de relaciones públicas de una cadena de televisión) es la que lo ha enaltecido. Después sus conexiones con el establishment le han abierto muchas puertas: enseñanza secundaria en el exclusivo Eton, estudios universi- REUTERS tarios en Oxford, matrimonio con una joven rica (Samantha, hija de un terrateniente) vivienda en Notting Hill... Incluso se han publicado árboles genealógicos que indican que tanto Cameron como su esposa están emparentados con la familia real a través de hijos ilegítimos de dos monarcas. Cameron ganó posiciones cuando fue nombrado por Howard coordinador del programa electoral de los últimos comicios, y luego responsable de educación. Hay quien ve a Howard como la mano escondida que supo colocar a Cameron en primer plano en el momento oportuno. Davis ofrece apoyo y unidad E. J. BLASCO LONDRES. David Davis supo perder. Nada más anunciarse el resultado, comentó que no se ha elegido sólo al líder tory sino al próximo primer ministro. Davis calificó de democrático, inteligente, civilizado y maduro el proceso de votación interna, en el que ciertamente ambos contendientes han guardado las formas en la multitud de debates que han celebrado a lo largo del país, y ofreció su apoyo a Cameron. Desde luego en ello le iba el futuro, porque Davis desea seguir en el primer plano de la política de su partido y depende de Cameron otorgarle un puesto en su nuevo equipo. Hecho a sí mismo, hijo de madre soltera y antiguo soldado de los cuerpos especiales de las SAS, Davis ha tenido la habilidad de no romper en ningún momento los puentes con Cameron, probablemente a la espera en activo de una nueva oportunidad por si el nuevo líder no llega demasiado lejos. Pudo haber tirado la toalla semanas atrás, pero prefirió seguir hasta el final para contar con un porcentaje de votos- -un nada desdeñable 32,8 por ciento- -que avalen la obtención de un puesto destacado en la era Cameron. En cualquier caso, Davis no encabeza ninguna corriente ideológica dentro del partido que pueda cuestionar desde dentro la línea renovadora que David Davis AP desea impulsar Cameron. Ambos han coincidido en muchos puntos durante el proceso de primarias.